ESTÁS LEYENDO...

Los niños entre 1 y 5 años, uno de los grupos con ...

Los niños entre 1 y 5 años, uno de los grupos con más riesgo de deshidratación

 Excellence in Paediatrics (EiP) con el apoyo del European Hydration Institute (EHI), fundación que promueve la hidratación humana y sus efectos para la salud, el bienestar y el rendimiento físico y cognitivo, ha realizado un estudio sociológico entre pediatras y padres para evaluar la importancia de una adecuada hidratación sobre la salud, el bienestar y el rendimiento de los niños.
 cosmetica infantil, recién nacido, bebé
Entre las principales conclusiones destaca la consideración de los niños de entre 1 y 5 años como uno de los grupos que presenta mayor riesgo de deshidratación, lo que requiere de un control de la ingesta de líquidos por parte de los padres y de los profesionales médicos.

En el estudio, en el que participaron también padres, más de 900 de todo el mundo, cabe destacar la mayor relevancia que los padres españoles conceden a los temas de hidratación. En concreto, en España la importancia de la hidratación se sitúa por delante de temas tan preocupantes como la obesidad infantil o el uso que hacen los niños de móviles e internet.

Zumos de frutas y leche, junto al agua
El estudio, que también ha examinado el conocimiento sobre las recomendaciones para la correcta ingesta diaria de agua y  la contribución de las diferentes bebidas y comidas, concluye que, además del agua, la leche y los zumos son las bebidas más recomendables para mejorar la hidratación de los niños.

Los resultados de esta investigación se han presentado en el marco del Congreso para Padres 2012, la primera conferencia global de salud para padres que tiene lugar en Madrid junto al congreso 2012 de la Excellence in Paediatrics  (EiP).

Según diversos estudios médicos, una pérdida de agua superior al 1% afecta ya al rendimiento mental o cognitivo, y también afecta a la capacidad de toma de decisiones. También se ha comprobado que una pérdida de agua del 2% del peso corporal o superior afecta a la memoria a corto plazo, la atención y la eficiencia aritmética, y también que la persona puede estar menos alerta, sentir un cansancio superior, y que el esfuerzo que ha de realizar para lograr algo, o la concentración que ha de dedicarle, son superiores. Estos efectos son, sin duda, de gran importancia a la hora de desarrollar un trabajo que requiera un esfuerzo mental.

El Profesor Lluís Serra-Majem, miembro del Comité Científico Asesor del EHI y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria comenta: “Las encuestas nutricionales realizadas en población infantil y adolescentes muestran que no beben lo suficiente”. Además, en este sentido el profesor añade: “Comenzar la jornada bien hidratado, empezando por una ingesta adecuada de agua y zumo de frutas en el desayuno y manteniéndola a lo largo del día cada pequeños periodos de tiempo, ya que no sirve hidratarse solo a primera hora del dia. Un estudio reciente en escolares de entre 9 y 11 años hecho en Francia ha demostrado que la mayoría comenzaba la jornada escolar con un déficit hídrico resultado de no haber tomado suficiente agua proveniente tanto de alimentos como de bebidas durante el desayuno. Y al hablar de agua me refiero a todas las fuentes de agua: alimentos, sobre todo frutas, ensaladas y hortalizas, y bebidas”.

Los profesionales, por consiguiente, recomiendan estar alerta y detectar  situaciones en las que se produzca dolor de cabeza, escozor de ojos, cansancio, dificultad de concentración, aumento de la temperatura corporal…  ya que se puede estar produciendo una situación de deshidratación.