ESTÁS LEYENDO...

Los ojos, “chivatos” de muchas enferme...

Los ojos, “chivatos” de muchas enfermedades

Los ojos, “chivatos” de muchas enfermedades

Dice la sabiduría popular que los ojos son el reflejo del alma, pero también nos pueden indicar si padecemos diferentes patologías. “Los ojos son una buena ventana para la detección de enfermedades por la fácil accesibilidad y la inocuidad de las pruebas a las que podemos someterlos para diagnosticarlas”, afirma el Dr. David Antolín, director médico de Clinilaser.

Más allá de las enfermedades que afectan propiamente a estos órganos, existen otras que dejan sus huellas en ellos. Tanto es así que, a veces, ante la falta de otros síntomas, algunas enfermedades son detectadas durante las revisiones oftalmológicas periódicas, un motivo más para hacer caso a los expertos y acudir periódicamente a ‘pasar revista’.

Cada enfermedad, una señal

En el caso de la retina, podemos verla afectada por altos niveles de azúcar cuando hay una diabetes, o con hemorragias y vasos sanguíneos estrechados si tenemos hipertensión arterial. “Y aunque es menos frecuente, también en ella podemos detectar un carcinoma de pulmón al verse la aparición de un lunar o mancha en la retina, cuando esto es así pedimos estudios que confirmen la sospecha de encontrarnos ante una metástasis coroidea de dicho tumor”, señala el Dr. Antolín.

En el caso del estrabismo del adulto, personas que no han sufrido esta afección desde su infancia, este suele ir asociado a ciertas enfermedades, como la enfermedad de Graves-Basedow (enfermedad autoinmune que provoca hipertiroidismo), Miastenia Gravis o tumores del sistema nervioso central (primeros síntomas suelen ser la caída de párpados y visión doble).

“Enfermedades desmielinizantes como la esclerosis múltiple pueden detectarse por un episodio de neuritis óptica. Es una inflamación del nervio óptico que incluso a veces no podemos detectarlas en el fondo de ojo, pero la alteración de las pupilas y en la visión delos colores (discromatopsia) además de visión borrosa leve y un mínimo dolor al mover los ojos, pueden ayudarnos al diagnóstico” indica el experto.

Más evidentes son los síntomas asociados a las enfermedades del hígado e incluso de la vesícula biliar, ya que la ictericia producida por una bilirrubina alta tiñe de amarillo la esclera. “Incluso la Enfermedad de Wilson, difícil de diagnosticar por tener unos síntomas similares a otras enfermedades hepáticas, podemos detectarla en casi la mitad de los afectados por la presencia de un anillo en la córnea, llamado de Kayser-Fleischer”, señala la oftalmóloga. Esta degeneración hepato-lenticular, consecuencia de una alteración congénita del metabolismo del cobre, presente en nuestra dieta, origina una acumulación progresiva de este metal en prácticamente todos los tejidos del organismo, especialmente en el hígado, el cerebro, la córnea y los riñones.

El estrés también puede dar la cara a través de los ojos. El temblor en uno de nuestros párpados (movimiento involuntario del músculo de Muller) o la inflamación de los globos oculares son algunos de los síntomas. “Incluso por su causa, podríamos llegar a ver borroso o distorsionado y a perder la visión de forma momentánea y repentina. El motivo se debe a una coroidopatia serosa central, causada por una inflamación de la mácula. Es un cuadro transitorio, por lo que no precisa de tratamiento oftalmológico en la mayoría de los casos, pero que nos alerta de que el estrés que padecemos ha llegado a niveles demasiado altos y que deberíamos vigilar”, explica el experto de Clinilaser.

Los ojos inflamados también pueden ser causados por enfermedades de los senos nasales, la tiroides, la enfermedad de Crohn, etc. “Si el paciente viene con un edema palpebral de los dos ojos o los globos oculares en proptosis (ojos saltones), lo relacionamos también con otros desórdenes hormonales o con patologías renales”, concluye el Dr. David Antolín.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?
  1. Inma

    23 agosto

    Y si la escalera de un ojo es blanca y la otra grisácea?
    Gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.