ESTÁS LEYENDO...

Los pacientes VIH+ pueden envejecer hasta diez año...

Los pacientes VIH+ pueden envejecer hasta diez años de forma prematura

Entre las principales conclusiones de la “I Jornada de Actualización en Infección por VIH para Atención Primaria” que se ha celebrado este fin de semana en Barcelona, los expertos han señalado que el manejo de la polimedicación de los pacientes VIH+ y el diagnóstico precoz de la infección son los principales retos en la infección en Atención Primaria.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEste encuentro se enmarca en la formación continuada del “Aula Clinic” del Hospital Clinic de Barcelona y cuenta con el apoyo del Consell Catalá de Formació Continuada de Professions Sanitaries y la colaboración de la compañía biofarmacéutica Gilead.

Durante la formación, se ha puesto de manifiesto cómo en los últimos años se han producido importantes avances en el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la infección por VIH que han permitido que la esperanza de vida de los pacientes VIH sea la misma que la de la población general.

En este sentido el doctor Felipe García, coordinador de la jornada y Director de la Unidad de Cuidado Compartido del VIH-Atención Primaria del Hospital Clinic, considera que “debido a la activación continua del sistema inmunitario, los pacientes VIH+ envejecen alrededor de diez años antes y tienen un riesgo más alto de padecer enfermedades cardiovasculares, cognitivas, cáncer y alteraciones del sistema inmunológico que la población no infectada”.

Este hecho significa que de manera frecuente los profesionales de Atención Primaria encuentran un perfil de paciente relativamente joven, que además de recibir tratamiento antirretroviral, está polimedicado por este tipo de patologías.  

Al respecto el doctor Gatell, Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona apunta “A causa de los problemas de salud adicionales que surgen por la evolución del envejecimiento de los pacientes VIH+ hay que tener en cuenta las posibles?interacciones entre?otros?medicamentos?y?la?terapia?antirretroviral”. Y añade “por esta razón, el acceso a regímenes de tratamiento simplificados, como el Single Tablet Regimen (STR por sus siglas en inglés), con un buen perfil de tolerabilidad que aumenten las opciones terapéuticas de los pacientes VIH+, les permitan alcanzar una mejor adherencia al tratamiento y mayor satisfacción con esta medicación”.

El 46% de las infecciones que se diagnostican en España se detectan tarde
De las 4.000 infecciones que se detectan cada año en España, un 46% de ellas tiene diagnóstico tardío. Por otra parte, un tercio de las personas que padecen VIH en nuestro país desconocen su estado serológico y este hecho es una de las principales vías de transmisión del VIH.

Durante la jornada celebrada en Barcelona, los expertos han señalado, una vez más, los beneficios del diagnóstico precoz para la propia salud del paciente, la salud pública y los costes ocasionados al sistema sanitario. “Se calcula que por cada persona diagnosticada precozmente se evita la transmisión a tres personas pero es necesario crear una estrategia para conseguir el diagnóstico precoz en España, y esta estrategia tiene que estar consensuada con Atención Primaria” apunta el doctor García.

Por su parte el doctor Gatell considera que “para aumentar el diagnóstico precoz existen aspectos prioritarios como la definición de las enfermedades indicadoras de VIH/Sida y el análisis de las barreras que dificultan la detección temprana”. Y añade “además, los últimos estudios de evaluación económica señalan el coste eficacia del diagnóstico precoz”.

Actualmente, existe consenso sobre el impacto positivo del diagnóstico precoz y cómo el tratamiento de las personas diagnosticadas supone una medida relevante para la prevención de nuevas infecciones, mientras que el infradiagnóstico tiene implicaciones negativas para la propagación de la epidemia y la evolución clínica de los propios afectados.

Como conclusión a la jornada, los expertos señalan que es imprescindible mejorar las habilidades clínicas de los profesionales sanitarios sobre prácticas de riesgo. La sensibilización, formación y e información del personal sanitario es necesaria para identificar marcadores clínicos y conductuales y promover el diagnóstico precoz.