ESTÁS LEYENDO...

Los pediatras recuerdan la importancia de la lectu...

Los pediatras recuerdan la importancia de la lectura para favorecer el desarrollo cognitivo desde la infancia

Los pediatras recuerdan la importancia de la lectura para favorecer el desarrollo cognitivo desde la infancia

La lectura mejora la capacidad y el progreso lingüístico de los niños. De hecho, cuanto antes se expone un niño a la lectura, mejor es su capacidad lingüística y sus habilidades en ese sentido. La lectura no solo inspira el desarrollo del lenguaje en el niño, sino que también es una buena forma de establecer vínculos duraderos entre padres e hijos.

Según la doctora Begoña Domínguez, presidenta de la Asociación Española de Pediatría deAtención Primaria AEPap desde 2010 a 2016, “la lectura permite a los niños aprender las palabras con mayor rapidez, mejora su comprensión y ejercita su cerebro para que la adquisición del lenguaje, que se produce entre los 10 y los 30 meses, sea lo más rica posible”. Esto afecta también a los adolescentes; los informes PISA (Programme for Internacional Student Assessment) han puesto de manifiesto que el entorno familiar y cultural es uno de los factores más influyentes en los resultados de la comprensión lectora de los alumnos de 15 años.

Según la doctora Domínguez, “las áreas cognitivas del cerebro se estimulan con la lectura y los aspectos emocionales de nuestro desarrollo también evolucionan favorablemente con este hábito”. Además, algunos tipos de lecturas pueden ayudar a los padres a solventar o abordar problemas que van surgiendo en el desarrollo personal de sus hijos (por ejemplo, hay cuentos para tratar temas como el control de esfínteres, el miedo a la oscuridad, los celos a sus hermanos, etc.).

La implicación de la pediatría, fundamental para el fomento de la lectura
Según datos del Ministerio de Educación,  el 79% de las familias con niños menores de seis años les leen en casa tres horas a la semana de media y el 84.7% de los niños entre seis y 13 años leen libros que no son de texto durante más de tres horas semanales. Cuando se pregunta a los niños, el 78.3% responde que sus padres leen habitualmente, lo cual es muy importante para dar ejemplo y crear el hábito en ellos, y un 96.7% que en su colegio también les animan a leer.

La doctora Esther Serrano, pediatra de AEPap, señala que “la lectura es un método estupendo para mejorar el aprendizaje de los niños, su desarrollo y su maduración; ayuda en su desarrollo cultural, pero también en su maduración psico-afectiva”.

En este sentido, los profesionales recuerdan que cualquier tipo de lectura puede ser buena para la educación y el desarrollo de los niños y que es bueno dejar que ellos elijan sus libros preferidos y tengan sus propios gustos. “De esa manera”, señala la doctora Serrano, “los padres pueden compartir con ellos sus aficiones y sus gustos. La falta de interés por los temas que se les impongan puede generar apatía y rechazo ante la lectura, por lo que es conveniente dejarles elegir”. En cuanto al tipo de lectura y el formato, los hábitos de lectura han cambiado: actualmente, el 46.6% de los niños de 13 años lee en formato digital, la mayoría en ordenador, y el 81.1% utiliza Internet para buscar información.

La implicación de los pediatras y la enfermería pediátrica en estas recomendaciones, que se suma a la de maestros y bibliotecarios, es muy valiosa, principalmente porque, mucho antes de ir a la escuela, los bebés van a la consulta del pediatra y sus consejos pueden contribuir a adelantar la implicación de los padres en el desarrollo lingüístico de sus hijos, principalmente a través de la lectura en voz alta.

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.