ESTÁS LEYENDO...

Los viajes largos y las horas al ordenador aumenta...

Los viajes largos y las horas al ordenador aumentan el riesgo de trombosis

Los viajes largos y las horas al ordenador aumentan el riesgo de trombosis

El verano es una época asociada al tiempo libre, al recreo y a los viajes. Los españoles aprovechan el periodo estival para realizar desplazamientos largos en avión, tren, autobús o coche. Como ejemplo, la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé para este año 80 millones de desplazamientos de largo recorrido por carretera. Por este motivo, se debe tomar muy en cuenta que el estar sentado durante muchas horas en estos desplazamientos acarrea un riesgo de sufrir trombosis, riesgo que se presenta, incluso, y por el mismo motivo, en aquellos realizados a través de internet o las redes sociales, según ha dado a conocer la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV) a través de uno de sus miembros, el doctor Fidel Fernández Quesada, Vicepresidente del Capítulo de Flebología y Linfología (CEFyL) de la citada sociedad. “La inmovilidad, el reposo prolongado y la compresión de estructuras venosas están relacionadas con la aparición de trombosis, por lo que estos mecanismos son los que se implican también en las trombosis relacionadas con los viajes”, agrega.

Este experto, profesor de Cirugía de la Universidad de Granada, define la trombosis como la aparición de un coágulo (que es un proceso natural que se produce en la sangre para detener las hemorragias) fuera de lugar. “Cuando nos hacemos una herida, la sangre sale por la zona que ha perdido la integridad, pero hay unos mecanismos (cascada de la coagulación) que se activan para detener y cohibir las hemorragias. Si estos mecanismos, sean por la causa que sean, se producen fuera de este mecanismo normal o de lugar (por ejemplo, se producen en el interior de nuestras venas) hablamos de trombosis venosa”, apunta.

Según la Organización Mundial de la Salud, recuerda el doctor Fernández Quesada, el riesgo de sufrir una trombosis se estima en uno de cada 4.000 o 5.000 vuelos prolongados, cifra que se puede extrapolar a los desplazamientos largos en general. Aunque el riesgo pueda parecer bajo, argumenta, si se considera el número diario de pasajeros que vuelan cada día en el mundo (o que hacen un desplazamiento muy prolongado en coche, autobús o tren) la cifra de casos al año es muy importante, más en épocas como el verano.

El doctor Fernández Quesada argumenta que hay una serie de situaciones que aumentan el riesgo en pacientes susceptibles: “los que han sufrido una trombosis previa, están convalecientes de una cirugía o una enfermedad reciente, aquellas personas que padecen una alteración genética o adquirida que predispone a la trombosis (trombofilias familiares, procesos oncológicos, algunos fármacos, embarazos o uso de tratamientos hormonales)”. Además, añade que el riesgo es mayor en pacientes con obesidad importante o con signos de deshidratación, y que éste se incrementa en función de las horas de inmovilidad y de las condiciones de incomodidad del viaje.

Hace unos años, recuerda que se acuñó “de forma sensacionalista” el nombre de síndrome de la clase turista, pero “viajeros ilustres que viajaban en aviones de lujo como Dick Cheney o Dan Quayle, ambos Vicepresidentes de los Estados Unidos (en el Air Force One, el avión de protocolo de la Casa Blanca), lo han sufrido regresando de vuelos de larga duración al Lejano Oriente, por lo que no es exclusivo ni de cabina turista ni de low cost”.

Implicaciones para la salud

Por último, este experto asegura que la trombosis dificulta el retorno de la sangre de la zona trombosada (ya que el coágulo, el trombo venoso, ocupa la luz de la vena, en parte o en su totalidad) y suele producir hinchazón (edema), dolor y alteraciones de la temperatura, de la movilidad y, en algunos casos, puede desprenderse, viajando por el sistema venoso hasta el corazón (a la aurícula derecha y al ventrículo derecho), desde donde pueden ser bombeados al pulmón, constituyendo una complicación seria y grave llamada embolia pulmonar. En estos casos, se puede producir sensación de inquietud y nerviosismo, opresión y dolor en el tórax y en el costado, disnea (sensación de asfixia y falta de aire), extremo cansancio, cianosis (coloración azulada de dedos o labios) y puede llegar a ser un cuadro muy grave e incluso mortal.

“A medio y a  largo plazo, en la vena que ha sufrido una trombosis, se establece una alteración de la pared que constituye una dificultad permanente de desagüe de la sangre venosa que debe de retornar por la misma, que es lo que denominamos síndrome postrombótico, que cursa con hinchazón, dolor, dificultad para permanecer de pie quieto y que, en casos avanzados, puede dar lugar a aparición de varices secundarias, lesiones de la piel (se pigmenta y sufre alteraciones y sufrimiento) e incluso llegar a producir varicorragias (hemorragia por esas venas dilatadas de la piel) y úlceras”, concluye.

viajes





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.