ESTÁS LEYENDO...

Losartán: evidencias para un cambio en la hiperten...

Losartán: evidencias para un cambio en la hipertensión arterial.

Los resultados de una importante investigación internacional, el estudio LIIFE, demuestran por primera vez que un fármaco antihipertensivo (losartan) es superior al tratamiento convencional (atenolol) en la reducción de la morbimortalidad cardiovascular.

Los ensayos clínicos realizados durante los últimos años han demostrado la eficacia de los medicamentos antihipertensivos del grupo de los diuréticos y betabloqueantes en la reducción de la morbimortalidad en los pacientes hipertensos. Esta es la razón por la que, hasta ahora, estos grupos terapéuticos hayan sido los recomendados por la mayoría de las directrices internacionales como primera opción en el tratamiento antihipertensivo.

Tras conocerse los resultados del estudio LIIFE, presentados a la comunidad científica mundial en el último Congreso del Colegio Americano de Cardiología, no cabe ya ninguna duda de que hemos alcanzado un punto de inflexión en el tratamiento de la hipertensión desde el punto de vista de la reducción de la morbimortalidad cardiovascular.

Esta investigación, en la que han participado más de 9.000 pacientes durante casi 5 años, evidencia por vez primera que el tratamiento basado en la selección inicial de losartán supera significativamente al tratamiento basado en la selección inicial de atenolol en la reducción del riesgo combinado de muerte cardiovascular, accidente cerebrovascular (ictus) e infarto de miocardio. Concretamente, con una similar reducción de las cifras de presión arterial a los 5 años de tratamiento, losartán redujo un 13% más que atenolol el riesgo de padecer complicaciones cardiovasculares mortales y no mortales.

En este estudio, publicado ya en la prestigiosa revista The Lancet, losartán redujo en un 25% el riesgo de accidente cerebrovascular (ictus) respecto a los pacientes tratados con atenolol. Además, redujo en un 25% el riesgo de desarrollar diabetes respecto a atenolol y, algo especialmente relevante, consiguió reducir casi en un 40% el riesgo de muerte por cualquier causa en la población de hipertensos diabéticos, en España alrededor de 3 millones de pacientes.

En definitiva, lo fundamental es que, a pesar de que la presión arterial se redujo por igual tanto en ambos grupos, losartán ofrece beneficios adicionales más allá de la propia reducción de la presión arterial. En este sentido resulta de especial relevancia la mayor regresión de la hipertrofia ventricular izquierda (uno de los factores de riesgo más importantes y prevalentes en los hipertensos) observada en los pacientes tratados con losartán.

Nuestra ética hipocrática nos obliga a ofrecer a los pacientes el mejor tratamiento posible para su dolencia. Ante la evidencia aportada por esta importante investigación deberemos plantearnos un cambio sustancial en el abordaje terapéutico inicial de la hipertensión para ir más allá del control de las cifras de presión, objetivo por otra parte irrenunciable, y valorar todo el beneficio adicional que un fármaco antihipertensivo debe, y puede ya, aportar a los pacientes. La definitiva evidencia de que se pueden salvar más vidas y evitar muchas más complicaciones de la hipertensión, debe ser el parámetro fundamental sobre el que se sustente el cambio de actitud en el tratamiento inicial del hipertenso.

Antonio Coca

Hospital Clínico. IDIBAPS. Universidad de Barcelona.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page