ESTÁS LEYENDO...

Maquillaje de verano. ¡hágase la luz!.

Maquillaje de verano. ¡hágase la luz!.

Sin estridencias, pero con
un toque de glamour: ésta es la pauta que rige las propuestas de maquillaje
para esta temporada en la que, sin duda, hay una protagonista total y absoluta:
una piel sana, cuidada y, por encima de todo, luminosa

Una oda al brillo en todas sus manifestaciones: eso es lo que marcan
las tendencias de temporada en lo que a maquillaje se refiere. El máximo
exponente del gloss
es sin duda la boca, perfilada por unos labios que desprenden destellos de la
gama de los rosas más desinhibidos, pero también los ojos tienen licencia para
brillar. Sin embargo, y a diferencia de otras temporadas, todos los esfuerzos
se han volcado en devolver el protagonismo a la piel del rostro. El ?moreno
cartón? es cosa del pasado: se lleva un dorado sano y uniforme potenciado por
un nuevo concepto de cosmética: el
efecto iluminador.

Rostro: en clave de sol

No hay maquillaje que pueda
reproducir el efecto favorecedor que sobre una tez sana e hidratada tiene un
bronceado ?inteligente?, esto es, dorado y uniforme, sin atisbo de ?efecto
cartón?. La luminosidad es la protagonista absoluta, sin texturas espesas que
se interpongan entre el rostro y la luz ambiental.

-Hay que huir de los
maquillajes mate
, ya que para el verano lo mejor es decantarse por un
maquillaje brillante, que es el más fresco y adecuado para esta época del año.

-Si se aplica base de
maquillaje
, hay que hacerlo en poca cantidad y difuminarla al máximo. Para
ello, hay que extender la crema desde el centro del rostro hacia fuera con
golpecitos, sin arrastrar el producto.

-Para conseguir un resultado
aún más ligero
, se puede extender esta base a los labios y párpados para
unificar la piel y, de paso, fijar la barra y las sombras.

-El cuello suele ser uno de
lo grandes olvidados pero, sin embargo, hay que prodigarle cuidados y
atenciones ahora que sale a la luz, ya que es un auténtico ?chivato? de la
edad. Hay que maquillarlo con mano ligera, pasando la mano o la esponja
suavemente con lo que queda de producto después de haberlo aplicado en el
rostro.

-Los polvos son aliados y
protagonistas absolutos del maquillaje facial: su textura les permite
difuminarse con facilidad, dando paso a un efecto muy natural. Pueden ser
polvos sueltos (los más recomendables), prensados o compactos, y todos se
aplican con la ayuda de un pincel gordo que se hace girar sobre los polvos y se
pasa por la palma de la mano para quitar el exceso. Después, se aplican, de
menos a más, a modo de barrido rápido por toda la cara. Para conseguir ese
efecto natural que se persigue, deben aplicarse sobre una piel limpia y seca,
sobre la que se haya aplicado una hidratante lo más ligera posible (las
texturas ricas ?apelmazan? el efecto).

-Un truco: para
conseguir un efecto saludable y natural, aplica polvos sueltos en frente,
mejillas, nariz y barbilla antes del colorete.

-Qué se lleva: Bases ligeras con un efecto aterciopelado, que
permiten una cobertura a medida. Lo ideal es reservarlas para la noche y,
durante el día, potenciar los efectos del bronceado con los polvos sueltos,
cuyas nuevas formulaciones proporcionan una película supertransparente. En
cuanto a los tonos, se imponen los colores miel y arena, siempre con una
textura nacarada. Los polvos, sin duda, color bronce.

Labios: protagonistas
absolutos

Intensos pero naturales. La
boca es la protagonista del maquillaje de temporada con una premisa: destacar,
pero sin excesos. Independientemente de los tonos que se apliquen, hay que
recordar que los labios son una de las zonas más delicadas del rostro.

-Lo más importante, antes de aplicar color, es lucir una sonrisa sana
que, cuidados dentales aparte, pasa por unos labios cuidados en los que no haya lugar para pellejitos y otras
irregularidades. Para ello, puedes recurrir a un truco que emplean muchas
modelos, esto es, pasar por ellos un cepillo de dientes, con movimientos
circulares, para activar la microcirculación y hacer
que luzcan más sanos y ?sonrosados?. También puedes recurrir a exfoliarlos con
productos específicos que se aplican igual que una barra de labios: se pinta en
una dirección y, con la ayuda de un tissue, se retira
el producto en sentido contrario.

-Para potenciar el volumen y
mejorar su aspecto puedes también hidratarlos con un bálsamo antes de
pintarlos.

-En caso de que los primeros rayos hayan hecho mella en la piel de tus
labios y la empieces a notar reseca, recurre a un tratamiento reparador nocturno muy
sencillo: antes de dormir, aplicar una capa gruesa de vaselina sobre los mismos
y deja que actúe durante toda la noche.

-Aunque el perfilador es un
gran aliado para definir la forma de los labios y hacerlos más voluminosos, hay
que tener mucho cuidado con él en el
maquillaje de verano, ya que puede producir un efecto muy artificial. Lo mejor
es guardarlo hasta el invierno o, en caso de que no puedas pasar sin él,
utiliza uno del tono más suave posible y lo más parecido a la barra que vayas a
aplicar. Más que para resaltar, el cometido del perfilador en el maquillaje
estival queda reducido a corregir y camuflar imperfecciones.

Qué se lleva: Un verano más, el gloss se alza como triunfador
absoluto, tanto para los labios transparentes como para los que incorporan
distintas tonalidades. El brillo es la premisa fundamental que debe cumplir
todo lipstick
de moda, con el objetivo de potenciar la hidratación y resaltar el volumen. En
cuanto a la gama cromática, triunfa el rosa
en toda su extensión. Eso sí: el tono tenue pastel de los inicios primaverales
se radicaliza en gamas más intensas, que se aproximan al fucsia, un tono que,
por otra parte, favorece mucho cuando se luce una tez bronceada.

Ojos

En
compás de espera

 Playa, sol y ojos superrecargados
de maquillaje no hacen buenas migas, de ahí que en la época estival se imponga
un toque de contención a la hora de vestir la mirada.

-En esta época del año lo mejor es acudir al monocolor durante el día y a lo sumo, dos colores para el
maquillaje de noche. En este caso, el tono más claro se aplica siempre, muy
bien difuminado en el párpado superior, reservándose el inferior, o párpado
móvil, para el color más oscuro.

-La clave es conseguir un look muy natural y, para ello, hay que
empezar a aplicar la sombra de ojos lo más cerca posible de las pestañas,
evitando que queden espacios blancos entre ambos.

-El eye liner
es sin duda el mejor aliado para resaltar la mirada y corregir defectos. Pero
en esta época debe rebajar de intensidad. El sempiterno khol
negro, indispensable durante el invierno, deja paso a tonos mucho más naturales
como los grises y verdes metalizados, malvas claros, azules medios y, por
supuesto, el marrón. El trazo debe ser simple y sencillo: no es momento para la
triple raya ni, tampoco para esos coquetos rabillos que apuntan hacia la sien.

-En cuanto a la textura,
hay que guardar bajo llave las sombras en crema y el eye linerlíquido.
La clave para conseguir ese efecto natural es emplear polvos compactos y
lápices (un truco: para que estos se mantengan en perfectas condiciones y no se
vuelvan excesivamente cremosos , consérvalos en la
nevera).

-Las pestañas son la clave
de la mirada veraniega, y el único rasgo que va a admitir ?florituras? esta
temporada. El secreto para realzarlas es utilizar un rizador, con el que se puede
hasta triplicar su espesor. Para que este efecto sea más duradero, se puede
calentar unos segundos la goma del rizador con el secador de pelo para, una vez
caliente, rizar cuidadosamente las pestañas.

-Qué se lleva: En armonía
con los labios, el toque brillante ha subido hasta la mirada; se llevan por
tanto párpados irisados, llenos de luz, obtenida mediante el correcto
difuminado de las sombras en polvo con acabados nacarados.
En cuanto al color, tres tendencias: los tonos tostados,
insustituibles cuando calienta el sol (tierras, naranjas); una gama más
misteriosa, de la mano del verde hoja y un azul intenso; y, en armonía con los
labios, tonalidades cercanas al fucsia, con los que se consigue una mirada más
jovial. Las pestañas se llevan largas, espesas y supertrabajadas,
incluso para ir a la playa, gracias a las virtudes de las máscaras water-proof.

Colorete: en su justa medida

Aporta ese toque de glamour
que todo maquillaje precisa y, además, es un aliado insustituible a la hora de
?marcar pómulo?.

Ni muy oscuro ni excesivamente
rosa
: la clave para acertar con el color del blush
en verano es buscar la gama cromática de los marrones y tostados, ya que ahora
su objetivo no es dar un toque de color saludable al rostro sino potenciar el
bronceado.

-Se debe aplicar siempre en
último lugar
, después de haber maquillado ojos y boca, y encima de los
polvos, para conocer exactamente qué intensidad de tono debemos dar a la cara.

-Se aplica con movimientos
largos y ascendentes
desde el hueso del pómulo hacia las sienes: para que
quede bien difuminado, hay que insistir varias veces, sin añadir producto en el
pincel. Para terminar, se pasan las palmas de las manos, bien limpias y secas,
apretando, sin deslizarlas, para fijar mejor el producto y hacer así que dure
más tiempo.

-Para acertar y colocar el colorete en el sitio justo se puede sonreíral aplicarlo, para tener una buena cobertura natural en el pómulo y
poder así ir aumentando gradualmente el color

Qué se lleva: Oro o
bronce
, mejor en polvo y, siempre, con un acabado nacarado, para potenciar la luz de la piel. Se lleva en la
dosis justa, emulando a ese rubor que queda impreso en la piel tras un paseo
por el campo.

4 IMPRESCINDIBLES DE ÚLTIMA
GENERACIÓN

El iluminador líquido

Cada vez son más las casas cosméticas que ofrecen este novedoso
producto, auténtico multiusos:
corrector, antifatiga y, además, con efecto alisante,
se puede aplicar tanto debajo como encima del maquillaje, potenciando lo positivo,
disimulando lo negativo y, sobre todo, aportando al cutis una luminosidad
especial.

Los coloretes nacarados

Indispensables para conseguir un look saludable y bronceado, que
se funde con la piel proporcionando un efecto bronceado muy natural.

Las barras de labios líquidas

Aúnan la textura de las barras en crema con el efecto perlado de un
brillo de labios. Resultan muy cómodas de transportar y aplicar y proporcionan
ese efecto gloss,
imprescindible esta temporada.

Los coloretes prensados

Tienen la ventaja de que se aplican sin dejar marcas. En sus
formulaciones se incluyen micro-perlas cristalinas y
pigmentos ultra-refinados que le permiten simular a la perfección el rubor
natural de la piel.

Maquillada en verano… sin
que se note

  1. La premisa
    mayor es conseguir un look lo más natural
    posible.
  2. Es
    importante maquillar sólo zonas
    concretas.
    Ir a la playa o a la piscina maquillada de la misma manera
    que se acude a la oficina no sólo no favorece sino que incluso puede
    producir reacciones alérgicas en la piel.
  3. Se trata
    de resaltar (no de disfrazar ni
    camuflar) el bronceado de la piel, y en torno a esta pauta debe girar la
    elección tanto de las texturas como de los colores.
  4. Durante el
    día, basta con usar los tres
    indispensables
    : máscara de ojos, brillo de labios  y un toque de colorete.
  5. Por la noche, en cambio, sí se pueden
    recargar más los tonos e incluso hay ?licencia para innovar?.
  6. En pieles muy morenas, las gamas
    deben subir un tono el color. Por ejemplo, sustituir los pasteles por
    tonos un poco más intensos.
  7. Hay que huir de las texturas en crema.
    Para evitar brillos y potenciar el moreno, nada mejor que las
    composiciones en polvo.
  8. Como regla
    general, a partir de los 40 hay que
    usar menos maquillaje
    , sobre todo en aquellas pieles que se ponen
    morenas con facilidad, ya que el exceso suma años.
  9. El calor,
    la luz del día y las luces de la noche pueden propiciar la aparición de
    brillos, así que las pieles mixtas y grasas deben potenciar el uso de productos matificantes
    y, si el maquillaje empeora el problema, optar por prescindir de él.
  10. La cosmética water-proof es una estupenda aliada
    para ir maquillada a la playa o piscina, pero debe ser eliminada siempre
    con productos específicos, ya que con los productos habituales siempre
    quedan restos en la piel.

COLOR BRONCEADO: CÓMO
ACERTAR

El maquillaje estival tiene una regla que debe seguirse al pie de la
letra si se quiere lucir ese aspecto tan natural que se impone en esta época
del año: no hay que intentar engañar con el tono para simular un bronceado más
intenso. Oscurecer la piel artificialmente mediante maquillaje hace que,
inevitablemente, se enfaticen los rasgos lo que, además de envejecer aún más a
las pieles maduras, produce un efecto muy antinatural a todas luces. Por tanto,
lo más favorecedor es mantener el tono dentro del color natural,
intensificándolo a medida que la piel se va bronceando (la mejor arma para
conseguirlo son los polvos). Otro aspecto que no hay que olvidar es que bajo la
luz estival siempre va a resultar más favorecedor un maquillaje transparente y
prácticamente imperceptible.

Éstas son algunas ?reglas de color? veraniego que pueden resultar muy
útiles:

  • Para los cutis claros:
    todos dorados y albaricoque.
  • Cutis mates: tonos
    tierra, caramelo y cobre.
  • Para los cutis con un
    bronceado dorado
    : los marrones dorados.
  • Para los cutis con un
    bronceado cobre
    : los tonos ocre-anaranjados.
  • Cutis bronceados muy oscuros:
    marrones y chocolates.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page