ESTÁS LEYENDO...

Este verano pon el foco en el mosquito tigre

Este verano pon el foco en el mosquito tigre

Este verano pon el foco en el mosquito tigre

Las lluvias registradas esta primavera prevén una mayor presencia de mosquito tigre en el litoral mediterráneo

Su picadura, cuya duración es más prolongada que la del mosquito común, puede provocar gran inflamación local, erupciones, infecciones secundarias tras el rascado excesivo de la piel e incluso urticaria y shocks anafilácticos.

El mosquito tigre (Aedes albopictus) es una especie invasora cuyas larvas se reproducen con mayor facilidad a medida que suben las temperaturas y en acumulaciones o encharcamientos de agua. Para evitar su propagación, existen programas en Cataluña donde se localizan y matan las larvas en su fase acuática, antes de que pasen a fase aérea. Para ello se vierte un compuesto biológico, la espora Bacillus turingensis, que destruye la larva sin dañar el medio ambiente ni la salud humana.

Mayor presencia de mosquito tigre

Llegó del Sudeste Asiático a Albania en el año 1979, en un cargamento de neumáticos: antes de ser embarcados debió de llover en el puerto, entró agua y se criaron larvas. Se extendió por el Mediterráneo, por toda Italia desde los años noventa, en parte de Suiza, y en Catalunya desde el 2004. Desde que se avistó por primera vez en Cataluña procedente de Italia o Suiza, se ha ido extendiendo principalmente por la cuenca del Ebro y el arco mediterráneo. Aunque la trasmisión de estos virus es baja durante el invierno, con el verano se dispara por las temperaturas y las vacaciones a países del Caribe, América Latina, así como algunas zonas de Polinesia y África ecuatorial y el sureste asiático. Hay que tener en cuenta que España es un referente mundial turístico y recibimos millones de turistas de todo el mundo que se mueven a lo largo y ancho de nuestras costas, y eso eleva el riesgo de contagios. Según los expertos, está avanzando hacia Barcelona el mosquito Aedes aegypt, vector de fiebre amarilla y dengue, que ya viajó en el siglo XVIII, en los barcos desde Centroamérica, provocando dengue y fiebre amarilla: en el año 1800 este mosquito provocó la muerte de 20.000 barceloneses.

    Un mosquito no pica más a una persona que a otra por tener “sangre dulce sino porque los sensores detectan qué cuerpo emite más calor, qué respiración exhala más CO 2 y qué glándulas sudoríparas exudan más ácido láctico: todo eso atrae al mosquito.

Una puerta a enfermedades tropicales

A diferencia del mosquito común, cuyas picaduras no generan más que simples molestias, el mosquito tigre es un importante vector de enfermedades tropicales como el dengue, el zika, el chikunguña, la fiebre amarilla, la malaria o la meningitis. Según la doctora Clara Pérez Padilla, Jefa de Alergología del Hospital Vithas Xanit Internacional, “las reacciones son similares a las provocadas por el mosquito común: endurecimiento de la piel, enrojecimiento, picor local, etc., pero las del mosquito tigre son, normalmente, picaduras múltiples y mucho más dolorosas, debido a que hay mayor inflamación de la piel y requieren más días para su curación total”. Pueden picar en cualquier parte del cuerpo, pero sobre todo en las piernas. Excepcionalmente, en pacientes alérgicos al veneno podría aparecer urticaria generalizada, e incluso shock anafiláctico”. Al inocular un anestésico y un anticoagulante, nuestros anticuerpos se activan: de ahí la inflamación y el picor.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.