¿Me lo pregunta por algo?.

-Estoy confundida

-¿Y eso?

-Porque vengo del médico y mire lo
que me ha puesto en el volante

-Vamos a ver. Aquí pone ?vigilia?

-Ahí está el asunto. ¿Cómo me pone
vigilia si yo no pruebo la carne?

-Ahora el que está confundido soy yo
y como no se explique…

-Es que le he dicho al médico que
llevo muchas noches sin pegar ojo

-Pues por eso ha puesto lo de vigilia

-¿Y eso es un plan?

-La vigilia significa estar
despierto. Lo contrario del sueño

-¿Y nada más que me ha puesto eso?

-Nada más. Pero algo le habrá
explicado

-Es que no me ha preguntado nada. Me
ha metido un rollo sobre angustia, depresión y no sé qué más

-¿Y no le ha recetado?

-Yo creía, al verlo escribir, que me
había mandado algo pero cuando he leído lo de vigilia me he confundido

-Lo que le ha escrito es sólo el
diagnóstico

-Bueno, ¿entonces que tomo?

-Vayamos por partes, ¿cuánto tiempo
lleva usted sin dormir de noche?

-Unos quince días

-Entonces es un insomnio transitorio.
Si llevase más de tres meses se podría calificar como insomnio crónico, que ya
sería preocupante

-Hay veces que se me ponen las
piernas nerviosas y no paro de moverlas

-Eso es el síndrome de las piernas
inquietas

-¿Y eso es malo?

-En absoluto. Es una manifestación,
más, del insomnio que parece agudizarse con ciertas carencias como falta de
azúcar o potasio. ¿Usted trabaja en la calle?

-No. Soy ama de casa. ¿Me lo pregunta
por algo?

-Es que con frecuencia los cambios de
turnos laborales afectan al sueño. ¿Cena mucho?

-No. Soy de poquito comer. ¿Me lo
pregunta por algo?

-Hay veces que una cena copiosa  produce reflujo de los ácidos gástricos.
¿Toma usted café o alcohol?

-No. Soy abstemia y el café me
excita. ¿Me lo pregunta por algo?

– Porque el alcohol, aunque momentáneamente
adormece, puede excitar. ¿Toma alguna medicamento?

-No. Alguna pastilla para el dolor de
cabeza. ¿Me lo pregunta por algo?

-Es que hay medicamentos que, como
efecto secundario,  producen insomnio.
¿Padece de cistitis o incontinencia urinaria?

-No. Hay veces que me levanto a hacer
pipí cuando he bebido mucha agua. ¿Me lo pregunta por
algo?

-Con este tipo de dolencias cuesta
trabajo coger el sueño. ¿Tiene dificultades respiratorias?

-¡Uy me
está usted poniendo nerviosa con tanta pregunta!. ¿Me
ve usted mala cara?

-No señora. Las preguntas son
necesarias para averiguar las causas de una dolencia

-Eso es verdad porque en el Seguro no
preguntan nada

-¿Sufre de apnea?.
Le explico. ¿Nota que se despierta de golpe? ¿O le avisan de que ha dejado de
respirar?

-¡Uy que
miedo!. ¿Dejar de respirar?

-No se preocupe. La apnea es la
interrupción periódica de la respiración. Es muy frecuente que le avisen a
quien la padece.

.A mí no me avisa nadie

-¿Duerme sola?

– Duermo con mi marido que, de un
tiempo a esta parte, nada más acostarse, se queda roncando como un tronco

-¿Llevan mucho tiempo casados?

-Un año. Y esto no le había pasado
nunca

-Pues es un síntoma precoz

-¿Y qué me recomienda?

-Cambiarse de cama
, de habitación y… de casa, a ser posible

-¡Con qué facilidad lo dice usted!. ¿Es usted casado?

-No señora.¿Me
lo pregunta por algo?

                               Pedro
Caballero-Infante P.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page