ESTÁS LEYENDO...

Médicos de familia expertos en bioética analizan l...

Médicos de familia expertos en bioética analizan la duda vacunal

Médicos de familia expertos en bioética analizan la duda vacunal

La duda vacunal está aumentando en el mundo, especialmente en Europa y en los países con vacunación obligatoria ¿Qué debemos hacer los profesionales y las instituciones?” A partir de esta premisa, el Grupo de Trabajo en Bioética de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha analizado el estado de la cuestión en España para concluir que “la imposición de programas de vacunación obligatoria contribuye a aumentar la duda vacunal, además de debilitar la confianza de la sociedad en los profesionales sanitarios”.

En el grupo de trabajo de Bioética participan expertos de toda España.  Para sostener este argumento, Grupo de Expertos en Bioética de semFYC se han basado, en parte, en datos de un reciente estudio internacional impulsado por The Vaccine Confidence (un programa que cuenta con la colaboración de la OMS o UNICEF).

Este estudio revela que, en España, la población escéptica respecto a la seguridad de las vacunas (8.93%) y a su efectividad (7.11%) es inferior a la media europea, donde un 17% de la población estima que las vacunas no son seguras y un 11.3% considera que no tienen probada efectividad. Las cifras quedan lejos de países como Francia donde, con un calendario de vacunación más coercitivo, registran elevadas ratios de rechazo. En el país vecino, hasta un 40.97% de la ciudadanía estima que las vacunas no son suficientemente seguras.

Entender el fenómeno vacuna-escéptico
Para Abel Novoa, coordinador del Grupo de Trabajo sobre Bioética de la semFYC, el creciente número de personas que expresan su desconfianza sobre la seguridad y eficacia de las vacunas se explica por “la creciente cientificación de la sociedad; las estrategias de empoderamiento en salud de los ciudadanos; las evidencias reveladas sobre la influencia de los intereses comerciales en el conocimiento biomédico; o los daños producidos por la progresiva medicalización de la vida”.

Para este Grupo de Trabajo, la clave para que el profesional especializado en medicina de familia y comunitaria responda ante esta situación reside en “explorar la duda vacunal de manera sistemática, aunque no se hayan expresado explícitamente en la consulta de modo que, ante posiciones contrarias a las vacunas o de duda vacunal, se aporten argumentos en términos razonables y respetuosos. Este es el único camino para fortalecer la confianza”. Las instituciones profesionales también deben generar confianza “fomentando la mejora del gobierno del conocimiento biomédico con más transparencia y mejor rendición de cuentas de todos los agentes implicados así como impulsando la participación ciudadana en las decisiones de salud pública”, sostiene Abel Novoa, coordinador del Grupo de Trabajo sobre Bioética de la semFYC. Además, Abel Novoa avisa de que “debido a que la sociedad está cada vez más informada y que el conocimiento científico es siempre provisional y, a veces, contradictorio, es previsible que la duda vacunal siga aumentando; no podemos mirar hacia otro lado y buscar atajos”.

El documento de los expertos en bioética defiende que “no es productivo para la búsqueda de soluciones, ni hay argumentos éticos suficientemente sólidos, interpretar la duda vacunal y las posiciones contrarias a las vacunas como un problema de ignorancia, de maltrato parental o de daño grave para la salud pública y el bien común.”

semFYC y las políticas de vacunación
Desde hace años, la semFYC emite informes sobre vacunaciones en España a través de su programa PAPPS. semFYC considera que es tan importante disponer de una vacuna como alcanzar un acuerdo de consenso para todo el territorio español cuando se decide un cambio en el calendario vacunal. La semFYC, además, estima que las vacunas que han demostrado ser eficaces deben implantarse de forma simultánea y atendiendo a los problemas de accesibilidad que han mostrado algunos colectivos sociales desfavorecidos.

En sus posicionamiento la semFYC estima que las vacunas que han demostrado ser eficaces y que gozan de consenso científico deben implantarse a través de la recomendación, que no obligación, de forma simultánea y homogénea. Es importante resaltar que la semFYC viene defendiendo que la adopción de medidas en política de vacunas tenga efecto sobre todos los colectivos de manera conjunta.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.