ESTÁS LEYENDO...

MEJORAS EN LA CALIDAD DE VIDA

MEJORAS EN LA CALIDAD DE VIDA


Una vez que la enfermedad ya está instalada, el objetivo es mejorar en lo posible la calidad de vida del paciente y, mientras se avanza en la consecución de nuevas vías de curación, lograr mejoras en la aplicación de los tratamientos y en los mecanismos de ayuda al alcance de los enfermos.


 

 Con un correcto tratamiento de la enfermedad, se logran mejoras significativas en la calidad de vida




 


ARTRITIS REUMATOIDE, altamente incapacitante

Esta enfermedad crónica autoinmune ocasiona inflamación de las articulaciones y de los tejidos circundantes y que además puede afectar a otros órganos causando dolor, inflamación, rigidez, y pérdida de la función de las articulaciones. La artritis reumatoide se puede padecer durante un corto periodo de tiempo en el que los síntomas pueden aparecer y desaparecer, o de forma severa que puede durar toda la vida. Es entre dos y tres veces más común en mujeres que en hombres y altamente incapacitante.


 


Objetivo: tratar la enfermedad a tiempo



 

1.

No existe prevención conocida, sin embargo es posible prevenir el daño mayor en las articulaciones



con un tratamiento adecuado al principio de la enfermedad. Tradicionalmente se han utilizado medicamentos que mitigan el dolor y fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME), que detienen la progresión del daño en las articulaciones. Pero hay aproximadamente un 30% de enfermos en los que los FAME clásicos no son eficaces, y para muchos de esos pacientes la llegada a comienzos del siglo XXI de los primeros FAME biológicos (infliximab, etanercept y adalimumab) ha supuesto una auténtica revolución. “Los fármacos biológicos han tenido un claro impacto de esperanza” –asegura el doctor Federico Navarro, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Virgen Macarena de Sevilla-: “Ahora nos encontramos con fármacos que, además de controlar los síntomas, el dolor y la inflamación, también son capaces de prevenir la incapacidad y el daño estructural”.


 

2.

Se ha observado, sin embargo, que hay una gran proporción de pacientes que no responden al tratamiento con los FAME biológicos. Para ellos ha aparecido una nueva familia de fármacos moduladores del funcionamiento de los linfocitos T, que son las células del sistema inmune que se encuentran al principio de la cadena de acontecimientos inflamatorios que conducen a la artritis reumatoide. Abanacept es el primer fármaco de esta nueva familia.


 

3.

En los últimos tiempos el hospital de día ha ido cobrando mayor importancia en el control de determinadas dolencias gracias a las terapias que en él se dispensan, llegando como es el caso de la artritis reumatoide a suponer un significativo avance en la eficacia terapéutica, con la consiguiente mejora en la calida de vida y el pronóstico de los pacientes. Permite abordar de forma integral el tratamiento de los pacientes.


 


ESCLEROSIS MÚLTIPLE






En España hay alrededor de 30.000 personas afectadas por esclerosis múltiple (EM), una enfermedad crónica del sistema nervioso central. Esta dolencia inflamatoria y neurodegenerativa afecta a la mielina (sustancia blanca del cerebro y de la médula espinal) provocando placas escleróticas que impiden el funcionamiento normal  de las fibras nerviosas, vitales para los impulsos conductores.

Sería necesario aumentar la oferta asistencial, así como más información y formación. Al menos así lo concluye la investigación Esclerosis Múltiple en España: realidad, necesidades sociales  y calidad de vida que ha elaborado la Federación Española para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple (FELEM).


 


Objetivo: soluciones para todos los enfermos



 

La respuesta anómala del sistema inmunitario es la principal causa del desarrollo de la Esclerosis Múltiple (EM), ya que los linfocitos (un tipo de glóbulos blancos) migran a través de la barrera hematoencefálica hasta el cerebro. Este hecho origina inflamación y la destrucción de la mielina que recubre los axones neuronales. Para evitar que estas lesiones se produzcan, una forma importante de tratamiento de la EM  es impedir la migración de estos linfocitos del sistema inmunitario al SNC y frenar o ralentizar el deterioro cerebral. Natalizumab es un nuevo anticuerpo monoclonal anti-integrina alfa-4, una molécula situada en la superficie de algunos glóbulos blancos necesaria para que se adhieran a la capa interna de los vasos sanguíneos, antes de migrar a los tejidos y ejercer desde allí una acción agresiva.

“Gracias a la aplicación de este anticuerpo monoclonal los linfocitos no son capaces de atravesar el SNC y por lo tanto no se puede producir el fenómeno inflamatorio”, explica el doctor Xavier Montalbán, jefe de la Unidad de Neuroinmunología del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona. Natalizumab está indicado para pacientes que a pesar de estar siendo tratados con los fármacos convencionales continúan teniendo brotes de la enfermedad de forma continua. “También existe un grupo de pacientes que debutan con una forma muy agresiva de EM, con muchos brotes que pueden dejar secuelas inmediatamente, y que pueden ser tratados con resultados muy positivos con este anticuerpo monoclonal”, explica el doctor Montalbán. El fármaco está aprobado ya por la FDA en Estados Unidos y en algunos países de la Unión Europea ya se utiliza de forma habitual. En España se encuentra en fase de fijación de precio por el Ministerio de Sanidad y Consumo, pero ya se ha comenzado a tratar a pacientes con natalizumab solicitándolo a través del procedimiento de Medicación Extranjera.


 




 




TRASPLANTADOS


España es el primer país del mundo en número de trasplante de riñón e hígado. En este contexto, La Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH) y la Fundación Renal ALCER han querido conocer ahora cómo es la calidad de vida de estos pacientes, así como el nivel de cumplimiento de los tratamientos que les permiten sobrevivir. Las conclusiones se han recogido en un estudio, “Adherencia a la terapia inmunosupresora en adultos que han recibido un trasplante renal/hepático”. Entre los resultados destaca que los pacientes españoles cumplen mejor su tratamiento que pacientes de Estados Unidos y otros países europeos.



 


Objetivo: simplificar tratamientos


 

En este estudio los pacientes han señalado como principales barreras para el cumplimiento de su tratamiento terapéutico demasiadas tomas al día y demasiadas pastillas en una toma. Y es que la toma de la medicación les limita y dificulta su vida diaria. En cuanto a los tratamientos inmunosupresores, la encuesta realizada por FNETH y ALCER ha reflejado que los trasplantados hepáticos toman principalmente un solo medicamento inmunosupresor, mientras que los pacientes renales toman entre dos y tres, destacando entre ellos como más utilizado tacrolimus.


 

Como explica el doctor Evaristo Varo, jefe de servicio de la Unidad de Trasplante Abdominal del Hospital Clínico de Santiago de Compostela y presidente de la Sociedad Española de Trasplante Hepático, el objetivo en esta área terapéutica es seguir estudiando nuevas dianas terapéuticas para hacer fármacos que sean cada vez más efectivos, trabajando para incrementar la supervivencia del paciente pero también la calidad de vida. Por ello, la formulación de tacrolimus actual, de liberación prolongada, que permite por tanto tomarse una sola vez al día, “aporta lo fundamental para el enfermo: la mínima tomas al día, -afirma Varo-. Porque con la encuesta a los pacientes hemos visto que toman una gran cantidad de medicamentos y todo lo que sea disminuir frecuencia es una ventaja muy importante para el enfermo”.


 





COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page