ESTÁS LEYENDO...

MELANOMA. 10 años de cruzada

MELANOMA. 10 años de cruzada

MELANOMA. 10 años de cruzada


La campaña Euromelanoma cumple 10 años. Organizada anualmente por la Academia Española de Dermatología y Venereología, tiene como objetivo divulgar los daños que el sol puede causar a nuestra piel y avanzar en la prevención de las lesiones que provoca. Una lucha sin tregua que dura ya una década.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de piel es el más frecuente en los seres humanos. Cada año se diagnostican 2 millones de nuevos casos en todo el mundo. De entre los distintos tipos de tumores que afectan a la piel, el melanoma es el que causa mayor mortalidad y en 2010 se prevé que uno de cada 50 niños nacidos padecerá, al menos, un melanoma a lo largo de su vida.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosSegún la Academia Española de Dermatología y Venereología -AEDV- el cambio climático empeorará notablemente la situación actual del cáncer de piel, ya que aumentarán los días de sol, la temperatura, y el número de horas de exposición a la radiación (el agente cancerígeno más conocido en la actualidad). A esto se añade, según la Academia, que los efectos del sol sobre la piel son acumulativos, esto es, consecuencia de las excesivas radiaciones tomadas desde la infancia. De este modo, la exposición al sol recibida antes de los 20 años se relaciona más con el melanoma maligno que la recibida a partir de los 30.


3 CLAVES para prevenir los daños ocasionados por el sol



1. Autoexamen de piel. Conocer nuestra piel es importante para poder detectar cualquier anomalía. En este sentido los especialistas han incorporado un nuevo método para ayudarnos en esta tarea: el “signo del patito feo”. Se basa en el concepto de que el melanoma tiene una apariencia distinta, es “el patito feo” del resto de lesiones pigmentadas (lunares) de nuestra piel: por su forma, tamaño, relieve o sensaciones que provoca como picor repentino o sangrado. 

2. Fotoprotección. La primera recomendación es reducir el tiempo de exposición a los rayos solares, no sólo en la playa, también durante la realización de la práctica deportiva o de actividades al aire libre. La realidad es que tomamos demasiado el sol.
En segundo lugar debemos protegernos frente a las radiaciones nocivas, lo que dependerá de nuestro fototipo de piel. Este viene definido por el color de la piel y del cabello (cuanto más claros mayor es la vulnerabilidad al sol), la tendencia a las quemaduras solares y la aptitud ante el bronceado. Una vez que conocemos nuestro fototipo, podremos elegir la fotoprotección adecuada en forma de cosmético o cremas solares. Un protector solar deberá proteger frente a las radiaciones ultravioleta (UVB y UVA) y frente a los radicales libres, aceleradores del envejecimiento cutáneo (mediante agentes anti-radicalares como la Vitamina C y E o precursores de las mismas).

3. Visita al dermatólogo. Al menos, una vez al año, y siempre que se advierta que un lunar cambia de forma, tamaño, color u otro signo anormal, se ha de visitar al especialista. Es fundamental, ya que el diagnóstico precoz del melanoma hace posible su curación; en cambio, en un estadio más tardío, puede extenderse a otros órganos del cuerpo dificultando su  curación.

¿Quieres saber cuál es tu fototipo de piel y qué protección necesita? Visita la página web prevenciondelmelanoma.es





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?