ESTÁS LEYENDO...

Melanoma: el riesgo del ejercicio al aire libre

Melanoma: el riesgo del ejercicio al aire libre

Bristol-Myers Squibb, en colaboración con Melanoma España y el Grupo Español Multidisciplinar de Melanoma (GEM), ha puesto en marcha la campaña de concienciación “Que el melanoma no nuble tus metas” con el objetivo de informar a la sociedad sobre la importancia de la prevención del melanoma, sus factores de riesgo y las graves consecuencias de esta enfermedad.

Esta iniciativa ha contado con varias actividades durante el mes de julio. La primera de ellas ha sido una acción a pie de calle en la que Pablo Villalobos, atleta de nivel internacional, ha informado y concienciado sobre los riesgos del melanoma a diferentes personas que se encontraban realizando actividades al aire libre (running, yoga, tomar el sol, etc.).

Posteriormente, se ha organizado un taller informativo dirigido a deportistas y grupos aficionados a las actividades al aire libre, ya que son un colectivo con un alto índice de exposición solar. En el evento, han participado junto a Pablo Villalobos, el doctor Dr. Juan Francisco Rodríguez Moreno, oncólogo y coordinador del programa de cáncer de piel del Centro Integral Oncológico Clara Campal HM (CIOCC); Marta Fuentes, presidenta de la Fundación Melanoma España; y Cristina Mitre, periodista, escritora y promotora del movimiento social “Mujeres que Corren”.

El peligro de realizar actividades al aire libre

Entre los principales factores que pueden aumentar las posibilidades de padecer melanoma se encuentran: los antecedentes genéticos, los lunares atípicos y la exposición a los rayos UV. En este último caso, los especialistas afirman que la prevención es fundamental. Para el Dr. Ricardo Fernández de Misa, dermatólogo del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Tenerife), “las personas que realizan actividades al aire libre están en continuo contacto con rayos UV. Además, la sudoración que se produce durante el ejercicio físico disminuye la protección ejercida por las cremas fotoprotectoras, facilitando el riesgo de quemaduras solares. Y hay que subrayar que el melanoma se relaciona directamente con las quemaduras solares, más que con la acumulación crónica de radiación UV. Estás tiene aún mayor relevancia en la infancia”.

En este sentido, el especialista remarcó de forma especial los riesgos asociados a no tomar las precauciones adecuadas. “Si bien hacer deporte tiene numerosos beneficios para la salud, en muchas ocasiones nos olvidamos de los riesgos que tiene el exceso de exposición solar para nuestra piel”. La prevención primaria (es decir, la que intenta evitar el desarrollo de la enfermedad) es fundamental y debe darse a lo largo de todo el año, no sólo en verano. “En España, culturalmente asumimos un elevado número de horas de sol en contexto recreaciona y, por ello, es importante que evitemos la exposición solar en las horas centrales del día, que nos protejamos con ropa adecuada y que complementemos estas medidas con la utilización de protectores solares adecuados.”

Por otro lado, el doctor también destacó la importancia de la prevención secundaria; es decir, detectar la enfermedad lo más precozmente posible. En este caso, aprender a identificar cuándo una lesión cutánea muestra cambios que podrían indicar que se trata de un melanoma. “En este sentido”, añadió, “hay que conocer la regla ABCD, un método que puede ayudar a identificar las señales más comunes del melanoma. Y, si existen dudas, consultar al dermatólogo”.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.