ESTÁS LEYENDO...

Menús navideños. más moderación y sentido común....

Menús navideños. más moderación y sentido común.

Muchas proteínas, muchas grasas, mucho azúcar? y poca
fibra vegetal. Éste es el balance nutricional de los menús navideños, menos
saludables de lo que cabría desear 

Una celebración no es tal sin
una buena mesa que la acompañe: pescados, mariscos, carnes grasas, carnes de
caza ricas en purinas, patés, dulces, turrones, frutos secos? Frente a
semejantes manjares resulta difícil mantener no sólo el tipo, sino la prudencia,
lo que evidentemente tiene repercusiones directas sobre nuestro aparato
digestivo y sobre nuestro bienestar físico posterior.

Por eso, estas Navidades los
expertos recomiendan comer con moderación. Las urgencias hospitalarias en estas
fechas aumentan un 20% a causa de los abusos alimentarios y de las
intoxicaciones etílicas, según datos de la Sociedad Española de Medicina de
Emergencias (SEMES). Recuerda que ?darte un atracón? puede producirte una
indigestión, e incluso llevarte al hospital.

Haciendo horas ?extra?

Comer en exceso obliga a
nuestro aparato digestivo a realizar sobreesfuerzos y a hacer horas ?extra?, lo
que, en el mejor de los casos, enlentece  las digestiones y provoca problemas de
tránsito. Ardores, acidez, pesadez, flatulencia, hinchazón, dolor abdominal,
dolores de cabeza, alternancia de estreñimiento y diarrea, náuseas y vómitos
forman parte de la sintomatología clásica que caracteriza a una indigestión,
fenómeno en el que los intestinos y el estómago, desbordados por el consumo
anormal de lípidos (grasas) y otros nutrientes, no pueden desempeñar su rol.

Pero lo que es más grave, un
atracón puede producir o agravar problemas gástricos del tipo úlceras, reflujo gastroesofágico, cólicos de hígado, insuficiencias renales
o diabetes, de manera que quienes tienen alguna de estas patologías deben tener
especial precaución y seguir más que nunca las indicaciones y pautas marcadas
por su médico o farmacéutico.

Indigestión y dieta blanda

Ante una indigestión, ¿qué
hacer para que el aparato digestivo vuelva a funcionar con normalidad? En
primer lugar ponerse a dieta durante
uno o dos días y beber mucho líquido: agua, infusiones, caldos y sopas de verduras?
Los días siguientes conviene hacer una dieta blanda e ir introduciendo los
alimentos progresivamente, evitando por supuesto las grasas, las féculas y el
alcohol. En caso de padecer reflujo gastroesofágico
(RGO), hay que evitar las bebidas alcohólicas, los platos grasos o muy
especiados o el café. En caso de flatulencia, dolor o hinchazón abdominal, hay
que huir de los alimentos que puedan fermentar, como las alubias, el jugo de
manzana, la col, el apio, las uvas o los plátanos, así como de las bebidas
gaseosas y el alcohol.

Cuenta con tu farmacéutico

En segundo lugar hay que
considerar la posibilidad de tomar algún
medicamento
para tratar la indigestión, hecho que debe ser evaluado por tu
médico o farmacéutico. Ellos sabrán decirte qué medicamento tomar y en qué
dosis, según el grado de indigestión alcanzada. En el arsenal de  medicamentos para tratar los síntomas, se
sitúan:

  1. Los preparados
    a base de enzimas digestivas
    que facilitan la digestión y completan la
    degradación de los alimentos.
  2. Los medicamentos colagogos y coleréticos, que aumentan
    la secreción biliar y el vaciado de la vesícula biliar, respectivamente.
  3. Los hepatoprotectores que impiden la fijación de las grasas
    o lípidos a nivel del hígado.
  4. Productos
    carbonatados
    que protegen la
    mucosa gastrointestinal y luchan contra el meteorismo.
  5. Laxantes
    suaves
    en caso de estreñimiento.
  6. Antidiarreicos
    en caso de diarreas.
  7. Antiácidos
    (bien sean para chupar,
    masticar, beber o en forma de comprimidos efervescentes) para tratar las
    quemaduras del estómago y los reflujos ácidos.
  8. Antihistamínicos
    anti H2
    para
    limitar la secreción ácida del estómago.
  9. Antiespasmódicos contra los dolores de estómago.
  10. Productos
    contra las náuseas.
  11. Productos
    homeopáticos,
    bien sirvan para
    tratar varios aspectos de la indigestión, bien sirvan para tratar algún
    síntoma preciso, como la flatulencia. En el tratamiento de la indigestión,
    la homeopatía puede utilizarse tanto para prevenirla como para tratarla.
  12. Productos
    fitoterapéuticos,
    como la alcachofa, el diente de león, la fumaria, (http://lanaturaleza.hypermart.net/fumaria.htm)
    o el boldo, y que de hecho pueden encontrarse en muchas especialidades
    farmacéuticas. 

El alcohol en Nochevieja

Si los atracones de comida
son frecuentes, las intoxicaciones etílicas pueden llegar al 300% en
Nochevieja, según SEMES. Beber alcohol inmoderadamente puede producir desde una
esofagitis aguda (inflamación del esófago producida
por el reflujo de ácido y sustancias agresivas como el alcohol o por la ingesta
de comidas copiosas o excesivamente grasas) a una gastritis aguda y hemorrágica,
y a una pancreatitis aguda, propiciadas todas ellas por las sustancias
agresivas del alcohol y el reflujo de ácido, y que mejoran considerablemente
con el reposo y una dieta suave.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page