ESTÁS LEYENDO...

Metanfetamina: de la “disco” a urgencias

Metanfetamina: de la “disco” a urgencias

Metanfetamina: de la “disco” a urgencias

La metanfetamina es la sustancia recreativa que llevó el pasado año a más jóvenes a urgencias en todo el mundo. En declive hace unos años, esta droga que antaño se consumía en nichos culturales, está resurgiendo entre los más jóvenes, fundamentalmente entre las mujeres, también entre semana.

La metanfetamina, una de las drogas más nocivas y peligrosas, es la sustancia recreativa que causó más urgencias hospitalarias a nivel mundial, en relación al número de consumidores. Así lo destaca el Global Drug Survey 2017 (GDS), la mayor encuesta de drogas a nivel global en la que participan más de 115.000 personas de 50 países, entre ellos España. “La metanfetamina tuvo un declive en España y se convirtió durante años en una droga de consumo en nichos culturales, pero ahora vuelve a estar de moda entre usuarios más jóvenes, en ocasiones en la adolescencia o edades tempranas, y no solo asociada al ocio, como sucedía tradicionalmente, sino también entre semana”, asegura Joaquín Descals, director médico de Triora, clínica de referencia en el tratamiento de las adicciones. “Esto es un fenómeno preocupante, ya que cuanto más precoz es la edad de inicio, más potencial adictivo. Pero, aunque el consumo de metanfetamina está aumentando, la prevalencia en el consumo de cannabis y cocaína sigue siendo mayor.”

Potencial para el abuso masivo

La metanfetamina es un estimulante sumamente adictivo que afecta el sistema nervioso central. Al igual que la anfetamina, la metanfetamina aumenta la actividad y el habla, disminuye el apetito y produce una sensación general de bienestar. Sin embargo, la metanfetamina difiere de la anfetamina en que, cuando se usan en dosis similares, son mayores los niveles de metanfetamina que entran al cerebro, haciéndola una droga estimulante más poderosa con efectos más duraderos y dañinos sobre el sistema nervioso central. Aunque la mayoría de la metanfetamina que se usa en este país viene de laboratorios internacionales o nacionales, también se puede producir fácilmente en pequeños laboratorios clandestinos con ingredientes relativamente económicos que se pueden conseguir sin receta médica. Estos factores hacen de la metanfetamina una droga con un alto potencial para el abuso masivo. Se le conoce comúnmente como “anfeta”, “meta” y “tiza” en español o como “speed”, “meth” y “chalk” en inglés. Generalmente se refiere a la forma de la droga que se puede fumar como “hielo” (“ice”), “cristal” (“crystal”), “arranque” (“crank”) y “vidrio” (“glass”). La metanfetamina de cristal la consumen individuos de todas las edades, pero se usa principalmente como una “droga de discoteca” tomada durante fiestas en clubes nocturnos o en fiestas rave (fiestas caracterizadas por música electrónica de baile rápido, espectáculos de luces y que pueden durar toda la noche). Sus nombres callejeros más comunes son ice o glass.

Según el GDS, los ingresos hospitalarios por cannabis sintético crecen, mientras que las setas alucinógenas se posicionan como los estupefacientes que menos urgencias provocan. Los españoles consumidores de cocaína son los más dispuestos a solicitar ayuda

La carrera de las drogas

A la metanfetamina le sigue a poca distancia el cannabis sintético o spice, una de las drogas más novedosas del mercado que afecta al cerebro de una forma mucho más potente que la marihuana y que originó que uno de cada 30 consumidores buscara tratamiento médico de urgencia. Igualmente, siguen aumentando las asistencias médicas de consumidores de cocaína y MDMA. En el otro extremo, GDS posiciona las setas alucinógenas como las drogas que menos urgencias provocaron, responsables de tan solo el 0,2% de visitas hospitalarias. “Hay que recordar que no hay ninguna droga cuyo consumo sea del todo seguro”, alerta Joaquin Descals. “Es preocupante que muchos de los consumidores de estas sustancias que acaban solicitando ayuda médica hagan uso del policonsumo, mezclando estas drogas con alcohol. Esto puede aumentar el riesgo y ocasionar crisis de pánico, lesiones, desorientación, etc”. GDS también pone el foco en el vaping, la nueva forma de consumir drogas sintéticas disueltas en los cigarrillos electrónicos. Si bien las preparaciones a base de cannabis siguen dominando este terreno, están creciendo las realizadas mediante otras drogas, aunque su uso es aún minoritario.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.