ESTÁS LEYENDO...

Miastenia gravis: ¡Atento a los síntomas!

Miastenia gravis: ¡Atento a los síntomas!

Miastenia gravis: ¡Atento a los síntomas!

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la presencia de debilidad muscular que afecta a distintos grupos de músculos, siendo los oculares, faciales y bulbares los más frecuentemente afectados.

La Sociedad Española de Neurología estima que cerca de 10.000 personas en España padecen esta enfermedad. Tiene mayor incidencia en la edad reproductiva de las mujeres (entre los 20 y los 40 años) y en hombres de entre 50 y 70 años. No obstante, cada vez se diagnostica más a edades avanzadas y es precisamente en el grupo de personas mayores de 65 años, donde en los últimos años se ha registrado el mayor incremento de casos. Se desconoce la causa exacta de la miastenia grave; en algunos casos, está asociada con tumores del timo, glándula que integra el sistema inmunitario y está ubicada en la parte superior del tórax.

Síntomas más habituales

⊕ Debilidad y fatiga muscular
⊕ Caída de párpados
⊕ Visión doble

Sus formas

→ La forma más característica y precoz de esta enfermedad es la ocular: caída de párpados, visión doble y estrabismo son las principales causas que motivan la consulta. Alrededor del 30% de estos casos mantienen los síntomas localizados únicamente en los músculos oculares, pero un 30-40% de los pacientes evolucionarán a una forma generalizada. En el 10-30% restante se puede producir una remisión espontánea, generalmente dentro del primer año, aunque las recaídas son posibles.

→ Otra forma de presentación de la enfermedad es la generalizada, que afecta principalmente a las extremidades superiores, aunque también a las inferiores, así como a los músculos del cuello y el diafragma. Las personas que ven afectados los músculos respiratorios, aproximadamente un 10-15% de los pacientes, representan los casos más graves de miastenia.

¿Cómo se trata?

Aunque hace años la mortalidad asociada a fallos respiratorios podía superar el 30%, hoy en día esta proporción se ha reducido de forma drástica. Aun así, es una patología de riesgo que necesita un seguimiento y tratamiento adecuados. Los nuevos fármacos para la miastenia gravis han permitido que un 90% de los pacientes puedan llevar una vida normal o casi normal. Sin embargo, no se dispone de tratamiento curativo, si bien este ha permitido que muchos pacientes sobrevivan o logren tener mejor calidad de vida.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.