ESTÁS LEYENDO...

MICRONUTRIENTES. El gran déficit del mundo industr...

MICRONUTRIENTES. El gran déficit del mundo industrializado

MICRONUTRIENTES. El gran déficit del mundo industrializado

Una buena nutrición está llamada a mantener un estado de salud normal, optimizar nuestro bienestar y reducir el riesgo de enfermedades. Sin embargo más de la mitad de los españoles no mantiene una dieta equilibrada, variada y moderada. De ahí que en ocasiones, como las previas a un examen o un embarazo, sea conveniente incrementar los niveles de micronutrientes esenciales mediante la toma de suplementos vitamínicos.

“Los desequilibrios del organismo pueden afectar a la respuesta de nuestras defensas y a nuestro estado de ánimo, puesto que el sistema inmunológico está muy ligado al sistema nervioso”, explica Jesús C. Gómez, experto en Nutrición y vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC). La ansiedad, la falta de sueño, las comidas rápidas, los horarios irregulares, el cansancio y la irritabilidad favorecen el desgaste físico y afectan a nuestro equilibrio emocional, situación muy frecuente entre las personas con edades comprendidas entre los 25 y 34 años por su ritmo de vida ajetreado, la falta de tiempo y el estrés.

Si a todo ello unimos una dieta desequilibrada que no cubra nuestras necesidades de micronutrientes estaremos apuntando hacia situaciones de desgaste que terminarán pasándonos factura predisponiéndonos incluso a enfermedades e infecciones. Un dato preocupante: según las conclusiones expuestas en el European Nutritionals Press Workshop organizado recientemente en Madrid por Bayer HealthCare, la insuficiencia de micronutrientes es la condición más común en los países industrializados.


Deficiencias para todos

Idealmente, una dieta suficiente y equilibrada debería cubrir nuestras necesidades de micronutrientes. Sin embargo hay una distancia grande entre lo que es una dieta equilibrada y la realidad de lo que la gente come actualmente. Hay una serie de factores sociales, demográficos, económicos y de estilo de vida que hacen que, actualmente, no se esté cumpliendo esa dieta ideal recomendada, presentando un claro déficit de micronutrientes en la dieta real que seguimos. Estas deficiencias nutricionales afectan a todos los grupos de edad, desde el feto aún en la barriga de su madre hasta la tercera edad.

1. ADOLESCENTES: según el Estudio HELENA (Estilos de vida saludables en la nutrición de los adolescentes europeos) presentado por la profesora González Gross muestra que un 22% de nuestros adolescentes presentan un déficit de hierro y que más de la mitad tienen índices subóptimos de vitamina D, fundamental para el crecimiento y el desarrollo de huesos y dientes. Asimismo, uno de cada cuatro adolescentes presenta sobrepeso u obesidad, relacionadas con un déficit de vitamina B12, de vitamina D y beta-carotenos.

2. MAYORES: según las conclusiones expuestas en el European Nutritionals Press Workshop, las deficiencias de vitaminas D, E y folatos pueden provocar una importante merma de la calidad de vida, produciendo fatiga, debilidad e incremento de la susceptibilidad de contraer infecciones (falta de defensas).

3. EMBARAZO Y LACTANCIA: constituyen dos momentos imprescindibles en los que el aporte de micronutrientes resulta esencial tanto para la madre como para el bebé. La influencia de la nutrición de la madre puede tener particular importancia en el feto y el recién nacido especialmente en lo que respecta a factores neuronales y de comportamiento. Además, los factores nutricionales en el periodo de lactancia tienen efectos acorto plazo sobre el crecimiento, la formación del cuerpo y sus funciones, y a largo plazo, sobre otros aspectos generales de la salud incluyendo riesgo de enfermedades y esperanza de vida.


Suplementos
¿Cuándo y para qué?


Según ha manifestado el doctor Félix Reiff, Jefe Global de Unidades Estratégicas de Negocios de Atención al Consumidor de Bayer HealthCare en Basilea (Suiza), “los  suplementos dietéticos son la clave para mantener una buena salud y el bienestar a cualquier edad”. “Además”, continúa, “constituyen una parte fundamental para que un régimen proporcione bienestar y beneficios para la salud de grupos específicos de población ya que mejoran el rendimiento cognitivo, el estado de ánimo y la fatiga y la energía mediante el aumento de los niveles de micronutrientes. Además, la evidencia de los estudios epidemiológicos muestran que los suplementos nutricionales mejoran el rendimiento cognitivo y disminuyen la incidencia de trastornos del estado de ánimo.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?