ESTÁS LEYENDO...

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ: “Me gustan mucho las farmacias...

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ: “Me gustan mucho las farmacias, cómo huelen y lo limpias que son”

¿Mi plato estrella? Unas carrilleras de cerdo ibérico con salsa de curry tailandés y arroz aromatizado

Desde que en mayo del año pasado perdíamos de vista a Miguel Ángel Muñoz tras la muerte de su personaje en la serie Amar es para siempre, el actor desaparecía de la pequeña pantalla y volaba a Los Ángeles para embarcarse en un nuevo proyecto profesional. De este proyecto y de otros muchos, nos habla en esta interesante entrevista, que nos concedía en calidad de embajador 2017 de la línea de complementos alimenticios “Energy”, de Laboratorios Forté Pharma.

• ¿Qué nos ofrece la línea “Energy” de la que eres imagen?
Nos ofrece un montón de energía necesaria para cuando tienes una actividad deportiva importante y a la vez quieres llevar una vida sana y saludable. Cada uno de los productos de los cuales tengo la suerte de ser imagen me proporciona algo diferente. Intento tomar el multivitamínico todos los días, especialmente cuando tengo que preparar una maratón importante como la de Nueva York, y no saltarme ninguno de ellos. A la vez, me doy alguna que otra ayuda con otros complementos, como por ejemplo Energy Vitalité 4, que lo tomo a veces antes de comenzar a hacer un entrenamiento fuerte del plan que tengo que cumplir, si me veo que estoy un poco cansado y otras veces, cuando me encuentro bien, pues me lo tomo justamente después para poder recuperarme de la mejor manera posible. Adicionalmente cuando estoy haciendo varios trabajos a la vez, como hace poco, con una serie o una obra de teatro, o de repente me viene una vorágine de estudio muy importante, me ayudo con Energy Memorex, y consigo retener en la cabeza todo el texto que me toque.

• Debutaste con 12 años en la gran pantalla con El palomo cojo, ¿fue algo o alguien concreto (una película, alguna experiencia…) lo que te llevó hacia la interpretación? ¿Cómo fueron tus comienzos?
Debuté con 10 años en el ámbito profesional. A esa edad yo jugaba en los benjamines del Real Madrid y una amiga de la familia, actriz, vio una foto mía con la equipación hecha en la plaza de Castilla, y les preguntó a mis padres si podía llevarse la foto. Al poco tiempo me llamaron de una agencia. Me acompañó mi padre a esa primera prueba y me eligieron para hacer un anuncio que nunca se emitió en España, y que era para una campaña internacional de una línea de teléfonos. A mi padre le peguntaron si podían seguir llamándome. Él no tenía mucho interés y les dijo que me preguntaran a mí. Yo accedí y ya la siguiente prueba que hice fue entre más de 1500 niños para ese papel protagonista en la película de Jaime de Armignan, El Palomo Cojo, donde empezó mi carrera. Entre 10 y 11 estuve rodándola hasta que se estrenó en salas.

• La televisión te ha hecho muy popular con series de éxito como Un paso adelante o El síndrome de Ulises, y además te ha abierto grandes puertas ¿no es así?
Efectivamente, la TV te lleva a una popularidad muy grande y el haber participado en estas series, te hace reconocido por el público. Las puertas me las han abierto los proyectos y la suerte también, y que he tenido la suerte de haber trabajado en proyectos con mucha proyección nacional e internacional. Sin ir más lejos la serie Un paso adelante, es la que más se ha vendido al extranjero en la historia de la TV en España. Se ha doblado a 30 idiomas y se ha emitido en más de 70 países con nosotros o con otros actores haciendo de nosotros. Eso me ha llevado a ser conocido en otros países en los que luego, aprendiendo el idioma, he tenido la oportunidad de trabajar. Estoy muy agradecido, no solo a esta serie, sino también a otras como Compañeros, El Síndrome de Ulises, Al salir de clase, etc.

• Concretamente, Un paso adelante te encarriló hacia la música, porque en esta serie se gestó el grupo musical UPA Dance, que lideraste durante algunos años para luego emprender tu carrera en solitario. Lo cierto es que tuviste mucho éxito…
Efectivamente, en Un paso adelante interpretábamos a unos jóvenes que estudiaban en una escuela de artes escénicas, y por lo tanto había que interpretar, bailar y cantar. Dentro de la segunda temporada surgió crear un grupo de música que iba a operar no sólo en la ficción sino también en la realidad. Cuando preguntaron si estábamos interesados, yo levanté la mano el primero y finalmente fuimos seis de nosotros los que decidimos estar ahí. Tuvimos la suerte de tener mucho éxito, ya que vendimos más de 6 discos de platino de la época (100.000 copias cada disco) y nos mantuvimos en el número 1 en las listas durante varias semanas, llenando las plazas de toros de España con una gira increíble. Más adelante, mi personaje, que siguió cantando en la ficción, me abrió las puertas a una carrera en solitario en Francia, ya acabada la serie en España. El éxito y la suerte me acompañaron hasta conseguir discos de oro en todos los países en los que se editó, salvo en España, donde por orden mía el disco no se podía editar, ya que una vez que la serie no se estaba emitiendo, yo quería dejar a un lado este personaje y dedicarme a mi carrera de actor. Durante esos años disfruté mucho y canté con artistas de la talla de Janet Jackson, Escorpions, etc.

• ¿Has abandonado definitivamente tu carrera musical?
Eso nunca se abandona definitivamente. Cuando sabes hacer algo y tienes la suerte de tener buenas experiencias, siempre hay algo ahí que puede resurgir. A mí me gusta hacerlo a través de los personajes de ficción. Por ejemplo, hace años, en la película de Miguel Ángel Lamata, Tensión sexual no resuelta, interpretaba a una estrella del rock y tuve que volver a cantar encima de los escenarios. Me lo pasé muy bien, al igual que en alguna gala de los Goya he hecho algún número musical. Sin embargo, mi vocación como actor para el cine y el teatro es mucho mayor y por lo tanto ahí es donde pongo toda mi energía.

• Nos gustó mucho tu participación en MasterChef (fuiste además el vencedor del concurso) y nos sorprendió tu tesón, tu implicación, junto a una actitud positiva y buen humor… ¿Eres así siempre? ¿Es tu forma de trabajar?
Primero muchas gracias… y la verdad es que sí, soy así, yo me sorprendí también viéndome como espectador en la emisión, porque nunca antes había participado en nada que no tuviese que ver con mi carrera como actor. En los proyectos que me ofrecen nunca nada me ha llamado tanto la atención como hacer una película o una obra de teatro, de hecho, MasterChef me llegó en un momento de mi vida muy oportuno, entre dos obras de teatro, y dije que sí. Y de repente se convirtió en una de las experiencias mejores de mi vida, y cuando yo me vi como espectador, también vi esos valores y esa actitud que nunca había visto en mi. La verdad es que qué bien que sea un programa en el que se transmitan valores positivos y yo los haya podido tener, a pesar de toda la tensión y los momentos que se viven allí. Siempre me tomo la vida de la misma manera que me tomé la competición en MasterChef, de forma muy positiva, con muy buen humor y con mucho esfuerzo. Soy un trabajador incansable, de eso sí que puedo estar orgulloso, aunque no creo que sea mi mejor virtud, ya que a veces paso por encima de mi cuerpo y mi cansancio, pero no puedo ser de otra manera. Cuando me meto en la cama tengo la sensación de no haber podido dar más durante el día, en lo personal y en lo profesional.

• Tras el programa ¿sueles cocinar de vez en cuando? ¿Tu plato estrella…?
Desde que hice el programa no puedo no cocinar. Por suerte tengo mucho trabajo y no puedo cocinar para mí, pero siempre que cocino y tengo tiempo, lo hago con mucho amor, sintiéndome muy orgulloso de lo aprendido y dándome cuenta de que antes no sabía nada. Ahora hasta un sándwich o una ensalada los hago de una manera muy distinta. Lo que sí hago mucho es quedar con amigos, me dicen qué quieren y yo hago la compra y, lo mejor, es que friega otro. ¿Mi plato estrella? Unas carrilleras de cerdo ibérico con salsa de curry tailandés y arroz aromatizado.

• Te marchaste a Los Ángeles con un nuevo proyecto profesional, ¿puedes contarnos de qué se trata?, ¿sigues allí o ya resides en España?
Los Ángeles es mi segunda casa, cuando tengo un parón en España me marcho allí para llenarme de energía y seguir mejorando mi idioma. Desde que aprendí inglés sigo tomando clases y he tenido la suerte también de trabajar en Méjico, en la serie Capadocia, que me salió en Los Ángeles, y también en alguna película. Esto no significa que viva allí, yo vivo donde me lleven el trabajo y la curiosidad, estos ocho años he pasado más tiempo fuera de España que en España. Y del proyecto profesional por el que me preguntas, se trata de una serie de escenas rodadas con mi tata que tiene 92 años. Aunque están hechas con un equipo profesional, son solo para mí y para ella. Una vez cumplido ese sueño, después de 10 años dándole vueltas a cómo lo hacía, estoy viendo si parte de ese material lo comparto o no con el público. Si doy con una fórmula con la que pueda contar algo interesante y bonito que pueda compartir, quizás lo amplíe.

• En cine has participado en una docena de películas, ¿con cuál te quedarías?
Bufff, madre mía, qué difícil (risas). Todos los proyectos son importantes, o al menos yo intento hacerlos importantes para mí. Son muchos años trabajando. No sabría con cuál quedarme. Siempre me quedo con lo último, y lo último ha sido un personaje adicto al porno, muy cómico, y que explica a su madre su adicción, que le ha llevado a separarse de su mujer. Fue muy especial rodar a las órdenes de Joaquin Uristela en una película rodada en un solo plano y en el que no podías fallar. Fue como hacer una obra de teatro en una película. Y digo la última porque no podría quedarme con una sola. Otra de las grandes experiencias de mi carrera fue rodar What about love en Hollywood con actores de la talla de Andy García y Sharon Stone. Un rodaje maravilloso de tres meses por Europa y EEUU, del que me quedan, no solo el recuerdo de la película, sino la amistad de dos buenos amigos a los que veo siempre que puedo.

• ¿Acudes a la farmacia con frecuencia? ¿Le pides asesoramiento al farmacéutico?
Si que acudo con frecuencia, ya que un grandísimo amigo, el doctor Marí, es farmacéutico, así como toda su familia. Tienen farmacias en Ibiza, y si no voy allí, le llamo para que me aconseje cuando tengo algún problemilla. La verdad es que me gustan mucho las farmacias, cómo huelen, lo limpias que son y adicionalmente si tengo un problema menor o necesito alguna crema o complemento alimenticio, prefiero ir allí y no comprarlo en unos grandes almacenes.

• No te gusta el gimnasio, pero sí el deporte ¿cuál o cuáles practicas?
Efectivamente, el gimnasio no me gusta nada, aunque a veces tengo que ir a hacer ejercicios de piernas y abdominales cuando voy a correr una maratón. Aunque me aburre un montón, el deporte, sin embargo, me encanta. Practico todo lo que me ponen por delante, sobre todo me gustan mucho aquellos en los que están implicados los hombros, ya que durante 14 años he tenido problemas y me he tenido que operar de los dos. Los de raqueta, como el tenis o el pádel, que he empezado hace poco, me gustan mucho. También el golf, el kitesurf, wakeboard, el esquí acuático, la equitación, el baloncesto, el balonmano, correr, el tiro al plato… Me divierten todos mucho y los practico por diversión. Nunca los he practicado por estar en forma, aunque claro, es su consecuencia.

• Además eres muy aficionado al yoga ¿qué te aporta?
Pues el yoga me aporta serenidad. Me aporta parar una hora y media y centrarme en el momento presente con mucha exactitud. El repetir todo el tiempo la misma secuencia de posturas y dejar al cuerpo sentirse en ese momento es muy importante. A diferencia del deporte competitivo, en este deporte estás tú solo frente al espejo, haciendo una actividad que cuando llevas mucha práctica, hasta te permite meditar. El yoga que más practico es el “Hastanga”, más deportivo y el que más me gusta, aunque me cuesta hacerlo siempre en el mismo lugar. En Madrid practico el “Bicran Yoga” y en Los Ángeles el “Modo Yoga”, que es quizás el que más me gusta, ya que también es caliente pero menos agresivo para el cuerpo y se practica durante menos tiempo. Siempre pongo una parte espiritual en la práctica del yoga y en algún momento consigo concentrarme, no pensar en nada, y agradecer a la vida el momento presente y la salud de la que dispongo para poder practicarlo.

• Y cuanto a dietas, ¿sigues alguna en especial o comes de todo?
Como de todo, nunca he seguido una dieta concreta. Tengo el cuerpo habituado al deporte y una buena genética que me permite no tener que hacer nada para mantener la línea. Creo que es meritorio y admirable la gente que se cuida y hace dietas. A los que no tenemos que hacerla nos cuesta acercarnos al valor de esfuerzo que hacen estas personas. Yo siempre aconsejo que lo primero es ser feliz y que una dieta no te puede hacer infeliz. Lo que sí se puede es elegir dentro de una dieta lo que más te guste comer y hacer ejercicio físico que te haga sentir bien, sin que suponga un calvario, intentando mantener un equilibrio que te haga sufrir menos.

• Los hombres, cada día más, siguen también una rutina de belleza, ¿es tu caso? ¿cuidas tu piel, el cabello…?
Tengo 34 años y hasta la fecha no he prestado demasiada atención a esto. Por suerte conozco a mucha gente que tiene que ver con marcas y a veces me invitan a probar sus tratamientos y cuando pruebo alguno de ellos me siento mucho mejor y se agradece. En mi trabajo me maquillan todos los días, y después de cada sesión, hago lo pertinente para cuidar mi piel y para no quedarme con ese “pote” que perjudica a la cara y al cuerpo. En cuanto al cabello, pruebo el champú que mejor le va a mi pelo, que es graso. Pero no soy un fanático de la belleza ni de cuidarme, por el momento.

• ¿Con qué proyectos profesionales nos vas a sorprender?
Tengo pendiente de estreno la película What about love, rodada con Andy García y Sharon Stone, y también un documental dirigido por una mujer americana, sobre las víctimas LGTB durante el franquismo, poniendo el foco en la figura de García Lorca. Es curioso que una mujer desde tan lejos se preocupe de nuestra memoria histórica… También tengo pendiente de estreno la película Proyecto Tiempo de Isabel Coixet, y adicionalmente estoy trabajando en una serie de la que no puedo desvelar el nombre aún.

• Y en el plano sentimental, ¿estás contento?
Estoy muy feliz, no suelo hablar de temas privados o personales, porque creo que esa intimidad se debe compartir sólo con la gente más cercana. En ese aspecto soy discreto y reservado. Creo que compartir esta intimidad en las entrevistas o las redes sociales no hace especial a los que tienes al lado. Pero sí puedo decir que estoy muy contento y que ojalá eso siga así mucho tiempo.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.