Muertes en el deporte.

Beber mucho (ya sea agua o bebidas deportivas), antes, durante
y después del ejercicio físico puede provocar la muerte, causando lo que se
conoce como encefalopatía hiponatrémica, una patología que se produce por falta
de sodio y que afecta en mayor medida a mujeres. Así lo ha demostrado un
estudio realizado por expertos en medicina deportiva del Sports Science
Institute de Sudáfrica y publicado recientemente en la revista British Medical Journal. Este
descubrimiento es crucial, ya que desde la aparición de un artículo publicado
en 1969 alentando al mayor consumo de líquidos bajo el argumento de que
aumentaba el rendimiento físico, se han producido más de 30 muertes por falta
de sal en sangre, asociadas a un elevado consumo de líquidos. Concretamente
esto fue lo que le ocurrió el año pasado a una de las participantes de la
maratón de Boston y lo que ha venido ocurriendo intermitentemente entre
militares y deportistas. A la luz de estas investigaciones se ha determinado
que lo ideal es que las personas que realizan ejercicios físicos intensos beban
tan solo cuando tengan sed y en relación a las condiciones ambientales, lo que
suele dar lugar a un consumo de entre 400 ml y 800 ml de líquidos por hora.
Esta medida también ha sido reconocida y aceptada por la Asociación de
Atletismo de EEUU.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page