ESTÁS LEYENDO...

Mujer entre 30 y 50 años, el perfil más habitual d...

Mujer entre 30 y 50 años, el perfil más habitual del paciente de Artritis Reumatoide en España

Mujer entre 30 y 50 años, el perfil más habitual del paciente de Artritis Reumatoide en España
El próximo 12 de octubre se celebra el Día Mundial de la Artritis Reumatoide (AR), una enfermedad crónica del sistema inmunitario que, en contra de lo que se cree, afecta a personas de cualquier edad. De hecho, de las más de 200.000 personas que padecen AR en España 2 de cada 3 son mujeres, en su mayoría de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años. A nivel mundial, esta enfermedad afecta a 5 millones de personas. Además, el carácter crónico de la Artritis Reumatoide unido al envejecimiento de la población podría incrementar su prevalencia en los próximos años.

Dolor, rigidez, hinchazón y pérdida de la movilidad articular son los síntomas más habituales de esta enfermedad, que afecta especialmente a las articulaciones más móviles como las de las manos y los pies, así como muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas. Esto conlleva, en algunos casos, un alto impacto psicológico, especialmente entre el colectivo femenino por ser el más afectado. Concretamente, el 43% de las mujeres que la padecen tiene un bajo estado de ánimo y entorno al 7% padece ansiedad o depresión.

El Dr. Carlos Cara, director médico de UCB comenta que, “la artritis reumatoide puede afectar tanto al plano laboral como familiar y social. Por ello, si tenemos en cuenta el alto grado de prevalencia entre el colectivo femenino, vemos que tiene un alto impacto en la calidad de vida de las mujeres, sobre todo cuando éstas tienen que abordar varios frentes: fuera de casa como mujer trabajadora, dentro del hogar en las tareas domésticas y en su papel de madre”.

Además, siguen existiendo hoy en día mitos y conceptos erróneos entorno a la AR, como que sólo las personas mayores la padecen y no es tan grave, que la artritis reumatoide y la artrosis son iguales o que la persona que la padece probablemente tendrá que dejar de trabajar y acabará en una silla de ruedas irremediablemente. Estos conceptos erróneos tienen repercusiones  directas en los pacientes desde el punto de vista psicológico. Así mismo estos mitos pueden llegar a suponer que, en algunos casos, no se reciba el tratamiento adecuado.

Ante esto el Dr. Cara afirma que “estas ideas erróneas deben dejarse de lado sobre todo porque, aunque la AR sea una enfermedad crónica y degenerativa, en los últimos años se han hecho muchos avances en el tratamiento, lo que ha supuesto que el 94% de las personas que la padecen hagan todas sus actividades habituales de forma independiente. Un claro ejemplo de estos avances son las terapias biológicas”

Además, el Dr. Pablo Talavera, Reumatólogo y Medical Advisor Inmunology de UCB, recuerda que “no se debe olvidar que lo más importante para el paciente es alcanzar la mayor calidad de vida posible. Para ello, el diagnóstico precoz y la máxima colaboración entre el reumatólogo y el paciente es fundamental. De este modo, el paciente dispondrá de la mayor cantidad de herramientas para manejar la enfermedad en el día a día”.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?