ESTÁS LEYENDO...

Narcolepsia: paralizados por el sueño.

Narcolepsia: paralizados por el sueño.

Esta enfermedad produce crisis de sueño incontrolables y suele sobrevenir durante la adolescencia. Las personas afectadas caen rápidamente en un estado de sueño profundo, durante el cual su cuerpo se paraliza momentáneamente, de manera que entre el momento de dormirse y el de despertarse no pueden hacer el menor gesto. Entre otros síntomas de la narcolepsia está la cataplejia, es decir, una pérdida repentina del tono muscular, que incluso puede producir caídas sin dar tiempo a reaccionar. Esta crisis a menudo se produce a raíz de una emoción, ya sea de alegría o de cólera, y durante ella pueden sobrevenir alucinaciones visuales. Sin duda, no hay que tomarla a broma: la narcolepsia puede llevar a pérdidas de empleo y aumenta notablemente el riesgo de accidentes.

La narcolepsia ha interesado a científicos de la Universidad de Stanford (EEUU), quienes para encontrar su origen han estudiado a la única raza de perros que la padece: la raza doberman. En cuanto les dan un trozo de carne, se derrumban. ¿Por qué? En 1999 los científicos descubrieron una mutación genética en estos animales: la hormona llamada hipocretina, implicada en los mecanismos del apetito, se encontraba ausente, de ahí que el receptor cerebral de esta hormona no se activase. Curiosamente, esta sustancia es fundamental para mantenernos despiertos. En el hombre se trata probablemente de una enfermedad autoinmune: nuestro propio organismo destruiría las células que sintetizan la hipocretina en el cerebro. Hoy en día no existe tratamiento para la narcolepsia, así que los enfermos son tratados con antidepresivos que neutralizan las crisis de sueño o con estimulantes del tipo de las anfetaminas. Sin embargo, estos tratamientos simplemente limitan los síntomas, sin curar la enfermedad, para lo que habrá que esperar aún varios años.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page