ESTÁS LEYENDO...

Neumotórax: el candidato ideal

Neumotórax: el candidato ideal

Se produce un neumotórax cuando se acumula aire en la pleura, la membrana que recubre los pulmones, presionando y provocando un colapso parcial de este órgano que causa dolor y trastornos respiratorios.

Debido a la rotura de una vesícula en la superficie del pulmón, el aire comienza a fugarse hacia la cavidad torácica y entra en el espacio entre la pared del pecho y el pulmón (espacio pleural). A medida que el aire aumenta, la presión aumenta y causa el colapso del pulmón, que generalmente es parcial. La presión también impide que el pulmón se expanda cuando se intenta inhalar, causando dolor en el pecho y falta de aliento.

El candidato ideal

El neumotórax es una emergencia médica relativamente común que se puede producir de forma espontánea en personas sanas sin ninguna causa desencadenante o trastorno respiratorio previo. Las personas más predispuestas a sufrir este tipo de neumotórax son los hombres jóvenes, altos y delgados, especialmente si son fumadores. En otros casos, puede producirse como complicación de una enfermedad respiratoria crónica (neumotórax secundario), como enfisema o bronquitis crónica  o debido a un traumatismo (un accidente de tráfico o una herida por arma blanca, por ejemplo).

Síntomas más habituales
Dolor torácico ■ Disnea o dificultad respiratoria ■ Tos seca

El pronóstico

El primer síntoma del neumotórax es un dolor agudo, localizado en el lado del tórax, que aumenta al respirar y al toser, y ocasiona cierta dificultad respiratoria. Ahora bien, en la mayoría de los casos, el neumotórax espontáneo no ocasiona trastornos respiratorios importantes y el aire se reabsorbe sin problemas tras unos días de reposo. Cuando el neumotórax tiene un volumen importante, es preciso vaciarlo, lo que implica insertar un tubo o aguja flexible entre las costillas para eliminar el exceso de aire.

Si además de dolor se presenta dificultad respiratoria importante con sensación de ahogo, hay que solicitar asistencia médica inmediata, porque podría haberse producido un neumotórax por tensión, que provoca un aumento excesivo de la presión alrededor del pulmón obligándolo a colapsarse. Estos casos deben ser tratados inmediatamente.

Aproximadamente en un 50% de los casos el neumotórax es recurrente y el nuevo episodio suele ocurrir uno o dos años después del primero. En estos pacientes se puede recomendar la cirugía para cerrar la zona de la pleura de salida del aire desde el pulmón.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *