ESTÁS LEYENDO...

Nina. triunfando en otros escenarios.

Nina. triunfando en otros escenarios.

En realidad se llama
Ana María Agustí, aunque todos la conocemos por NINA.
Una cantante exigente consigo misma, que desde hace cinco meses acude
diariamente a la Gran Vía madrileña para interpretar uno de los personajes del
musical Mamma Mía!, una
obra que repasa con argumento las canciones de los suecos ABBA y que continúa
llenando el aforo desde su estreno

Alcanzó
su popularidad como azafata en ?Un, Dos Tres?, para participar después en el
Festival de Eurovisión de 1989. Tras un largo paréntesis televisivo, mientras
trabajaba en el teatro, reapareció de nuevo convertida en exigente directora de
Operación Triunfo, papel que ha granjeado polémicas e imitaciones
varias. Actualmente continúa con su espectáculo Mamma
Mía!, un musical que ha cosechado grandes éxitos desde
que se estrenara el pasado mes de diciembre.

Su trayectoria profesional sorprende por
la variedad y versatilidad de géneros, algunos firmados por músicos de la talla
de Arnold Shönberg y otros
firmados por el genio de Cole Porter
(nuevamente en candelero gracias al magnífico film De-Lovely). Ha trabajado con la compañía Dagoll Dagom, el coreógrafo Ramón
Oller o el 
director de escena Calixto Bieito. El teatro
Lope de Vega, su otra casa mientras participa en Mamma
Mía!, acoge las respuestas de esta mujer culta,
directa, sencilla y natural, que se amolda sin problemas a cualquier posado que
le pide nuestra fotógrafa, descubriendo una cara que nada tiene que ver con el
semblante riguroso de Operación Triunfo.       

  • ¿Es importante tener un buen bagaje
    teórico y técnico para hacer un musical?

Aquí, en Mama Mía, el director musical es un
músico con una carrera clásica impresionante, un concertista de piano que a los
20 años abandonó el mundo clásico porque le gustaba más el ámbito comercial, y
se dedicó a producir y dirigir musicales. Si tienes una base buena y firme,
mejor que mejor.

  • ¿Te consideras una cantante de música
    ligera,  una experta en voces o
    simplemente una mujer 
    profesionalmente inquieta?

Yo me considero intérprete, y como tal, siempre
que me han aparecido retos sugerentes, los he llevado a cabo, ya sea para hacer
el Pierrot Lunaire
de Arnold Shönberg, meterme
en la compañía de danza de Ramón Oller o hablar de la
vida de Josephine Baker a
través de sus canciones y de la danza… Me siento intérprete, y lo que me
gusta es contar historias. Si las puedo contar a través de la voz cantada y de
la danza, mejor que mejor.

  • ¿Cuál crees que es el mayor atractivo de
    este musical y por qué piensas que ABBA ha tenido tanto éxito en todo el
    mundo? 

Este espectáculo tiene éxito porque gusta al
público y enamora, y porque el boca a boca funciona de maravilla. Por supuesto
que, hoy en día y con la cantidad de ofertas que hay, tienes que tener una
buena promoción y un buen lanzamiento, pero, ni aún así. Londres y Broadway están plagados de montajes que cierran al cabo de
un mes o de dos meses. Éste es el éxito, un libreto muy potente con unas
canciones conocidas por todos.

  • ¿Tu personaje, Donna,
    es el protagonista principal pero, en la obra cada personaje tiene un
    protagonismo determinado de una y otra forma, no?

Es una obra muy coral, hay siete personajes muy
importantes, la madre y la hija son las protagonistas, y son las que llevan la
historia, pero fíjate, creo que es más protagonista la hija que la madre, Donna, que es mi personaje, y una de las cosas
fundamentales de la obra es la amistad de Donna con
sus dos amigas. Es un guión coral y no hay protagonismo individual, no hay un
papel más importante que otro.

  • ¿Llevas a cabo algún tipo de dieta o de
    alimentación especial para afrontar el escenario cada día?

En este oficio hay que preparase siempre, hagas
lo que hagas, porque se canta con todo el cuerpo, y tienes que estar muy bien
preparado físicamente, muy bien nutrido. Cuando te toca hacer un espectáculo de
este tipo todavía más, porque te dejas la piel en el escenario. Debes estar
como un roble, tienes que tener mucho fondo, porque sino no aguantas. No sé
salir al escenario y estar al 50% o al 75% solamente, me gusta salir y
lanzarme, tirarme y dar toda la energía en cada función.

  • ¿Haces gimnasia?

Depende de las épocas, ahora llevo dos años
haciendo Pilates y musculación, porque me gusta, en
otras épocas había nadado y he hecho danza, casi siempre la hago, es como una
base ¿no?. Depende de las épocas me da por una cosa o
por otra…

  • ¿
    Si te fallase la voz, cómo lo arreglarías ¿qué
    sueles pedir al farmacéutico?

Depende de la patología: si tienes una afonía
total, es decir, ausencia de sonido, no se puede hacer nada. Si tienes una
disfonía leve, depende de los casos pero, evidentemente, no es aconsejable
cantar cuando la voz no está al cien por cien. 
Afortunadamente no pasa nunca, tengo un instrumento muy generoso.

  • Sorprende tu actuación por la extensión de
    voz que muestras, desde los graves más profundos a los agudos más
    intensos…

Si, sí, es cierto. La dificultad  de esto no está en abarcar toda la extensión
de tu voz, que para eso está, o para eso la tienes, aunque haya zonas que
trabajes menos como son  los graves en mi
caso. La dificultad de las canciones es que están enmarcadas en un contexto
dramático y no es lo mismo cantar directamente en un concierto que
cantarlas  enmarcadas en la escena
dramática en la que se integran.

  • ¿Y cuál es tu canción preferida?

Dancing Queen.

  • Cuéntanos una anécdota que hayas tenido
    con algún admirador en estos días?

Me pasó una cosa muy bonita el otro día, no me
había pasado en la vida. Me trajeron una cesta de flores preciosa y una nota de
un señor que me pareció portugués o brasileño, por el apellido. Deduje que era
de Brasil, porque me escribió que venía de muy lejos. Me decía una cosa
preciosa y al día siguiente recibí otra nota, con un ramo de rosas amarillas y
dos cajas de bombones, donde decía que había valido la pena venir a verme desde
Brasil y que nunca olvidaría mis lágrimas al cantar  ?The Winner Takes it
all?.

  • ¿Qué musical te gustaría interpretar si
    pudieras elegir?

Me gustaría hacer la película Yentl, en teatro.
No es un musical pero tiene una banda sonora excepcional, brutal, de Michel Legrand cantada por Barbra Streisand. La historia es
muy buena, y aunque no es una historia nuestra, habla de la capacidad de la
mujer para superarse y emanciparse.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page