ESTÁS LEYENDO...

OBJETIVO: conseguir un embarazo

OBJETIVO: conseguir un embarazo

La frustración de muchas mujeres que ansían tener ese hijo que no llega, puede convertirse en un impedimento en sí mismo para no quedarse embarazada. Los expertos recomiendan no retrasar la maternidad, evitar el estrés, comer adecuadamente y abandonar hábitos malsanos como el alcohol y el tabaco.  

Actualmente entre el 14 y el 15% de las parejas españolas tienen problemas de esterilidad, lo que equivale a unas 500.000 personas aproximadamente, y el número va en aumento, ya que cada año se incorporan a este perfil unas 50.000 parejas más. El retraso de las mujeres  en la maternidad o el descenso en la calidad del esperma en los españoles son, entre otras, algunas de las causas de este incesante aumento. Igualmente, la presión a la que se ven sometidas mientras intentan conseguir un embarazo, las repercusiones que pueda tener en la pareja o la incomodidad de algunos tratamientos son algunos de los aspectos que más interesan a las mujeres.Hombres y mujeres:
¡STOP Tabaco!

El tabaco afecta severamente a nuestro organismo, y también repercute en nuestra salud reproductiva. Actualmente, el 30% de las mujeres en edad reproductiva son fumadoras, un factor determinante que influye directamente en su fertilidad, puesto que merma su capacidad reproductiva. Las mujeres que consumen tabaco suelen tener peor calidad ovocitaria y embrionaria, se incrementan las anomalías cromosómicas y su edad menopáusica se puede adelantar entre uno y cuatro años. Además, en el caso de que tengan que recurrir a un tratamiento de reproducción asistida, las mujeres fumadoras presentan más problemas a la hora de conseguir el embarazo. El efecto que causa el tabaco sobre éstas es comparable a tener diez años más, lo que implica que durante el tratamiento se requiera mayor medicación para la estimulación ovárica, mayor cancelación de ciclos de reproducción asistida y tasas de implantación más bajas.Y no sólo la fertilidad femenina puede verse afectada por el consumo habitual del tabaco, ya que también influye negativamente sobre la calidad del esperma en el hombre. La nicotina y algunos tóxicos que se encuentran en la composición de los cigarrillos pueden originar la fragmentación del ADN del espermatozoide. Esto provoca lesiones en el material genético del espermatozoide que dificultan la consecución del embarazo.

El estrés: ese gran anticonceptivo

Cuando una pareja tiene fervientes deseos de tener un hijo y no lo consigue, es frecuente que surjan miedos, dudas, discusiones e, incluso, sentimientos de culpa. Sin embargo, un año es el plazo normal para lograr un embarazo. Así lo asegura el Instituto Madrileño de Fertilidad, cuyos datos apuntan a que alrededor de un 85% de las parejas jóvenes y sanas que tienen relaciones frecuentes, sin usar métodos anticonceptivos, lograrán un embarazo en el plazo de un año.

Solo después de buscar el embarazo durante un año y no conseguirlo, llegará el momento de consultar a un especialista, que determinará si existe algún problema, físico o biológico, que pueda dificultar la fecundación. Hay una excepción: las parejas cuyos miembros (sobre todo las mujeres) sean mayores de 35 años. En estos casos, la consulta con el especialista debe realizarse seis meses tras intentar, sin éxito, que ella quede embarazada. En estos casos, el tiempo puede ser un factor clave para lograr el ansiado embarazo.

También puede ocurrir que exista una cierta presión social, consciente o inconsciente, que aboca a  tener un hijo: padres que insisten en ser abuelos, o amigas y compañeras de trabajo que se quedan embarazadas, etc. Esta presión por la paternidad no es infrecuente, y detrás de ella puede haber un rechazo inconsciente a tener un bebé, de ahí que sea tan importante la comunicación en la pareja. Frente al estrés que producen estas situaciones, los tratamientos psicoterapéuticos con parejas que no pueden lograr el embarazo revisan el deseo de las dos partes, su relación, su sexualidad e, incluso, su alimentación y estilo de vida.

Decálogo para la maternidad
1. Cuidado con el reloj biológico: la edad es un factor clave para lograr un embarazo. La mujer cada vez se plantea la maternidad más tarde y por cada año que ésta se retrasa las posibilidades de quedarse embarazada se reducen un 5%, debido a la disminución de la calidad ovocitaria y a la reserva de óvulos. A partir de los 35 años empieza a haber más dificultades para concebir e incrementa, además, la posibilidad de trastornos cromosómicos en el bebé y el riesgo de aborto.
2. Olvídate del tabaco y del alcohol: según los expertos de la clínica Ginefiv, las mujeres fumadoras que se someten a tratamientos de fertilidad, requieren en ocasiones más medicación con gonadotropinas para estimular la ovulación y registran tasas de implantación más bajas. En el caso de fumar mucho, hay más posibilidades de sufrir abortos, gestaciones extrauterinas y otras complicaciones como placenta previa, prematuridad…e incluso riesgo de menopausia precoz. En cuanto al alcohol, es recomendable reducir su ingesta y cesarla por completo antes y durante el embarazo.
3. Controla tu peso: ni obesidad ni delgadez extrema: tan perjudicial para la fertilidad es la obesidad como la delgadez excesiva. La primera se asocia a fallos en la ovulación y a mayor riesgo de diabetes gestacional e hipertensión. Respecto al peso muy bajo, puede reducir la producción de la hormona GnRH y alterar la ovulación, así como afectar a la disponibilidad del revestimiento uterino para permitir que el embrión pueda implantarse en él.
4. Cuida tu alimentación: en cuanto a la alimentación, es aconsejable consumir alimentos con alto contenido en antioxidantes (como frutas y verduras), hierro y ácido fólico (presente en alimentos como los cereales y verdudas de hoja verde fundamentalmente) y ácidos grasos omega-3 (que se encuentran de modo natural en los pescados azules como el atún, el salmón, las sardinas o el marisco), ya que pueden mejorar la calidad de los óvulos. Se recomienda no consumir alimentos elaborados con harinas refinadas, ya que aumentan los niveles de insulina que interfieren negativamente en la ovulación. Otro apunte, el café: varios estudios aseguran que más de tres tazas de café al día afectan negativamente a la fertilidad femenina.
5. Relájate y evita el estrés: el estrés puede bajar el nivel de gonadotropinas y aumentar los niveles de prolactina, lo que puede acabar provocando ausencia de ovulación. Además, en mujeres que padecen un alto nivel de ansiedad y estrés las tasas de embarazo bajan y aumentan las posibilidades de sufrir un aborto.
6. Cuenta con tu médico y hazte todas las revisiones ginecológicas oportunas: no hay que descuidar las revisiones ginecológicas anuales y consultar ante cualquier afección o molestia. Es conveniente informar al médico de que se está buscando un bebé, para que compruebe el estado de salud y haga las recomendaciones que considere oportunas. Asimismo, conviene acudir a él si tras un año intentando concebir un hijo de forma natural, éste no llega, para que le haga las pruebas necesarias o le derive a un especialista.
7. Controlar la ingesta de medicamentos: algunos fármacos afectan a la fertilidad o interfieren en los medicamentos de los tratamientos de fertilidad; otros pueden causar defectos en el feto e incluso abortos, por lo que se debe informar al médico si se está tomando algún fármaco.
8. Practica deporte con moderación: aunque el deporte es muy beneficioso para la salud y el bienestar al planear un embarazo es recomendable bajar el ritmo y la intensidad del ejercicio.
9. Mantén siempre una actitud positiva: mantene
r una actitud positiva a la hora de buscar un embarazo o empezar un tratamiento es vital y, sin duda, contribuye a llevarlo mejor y evitar la temida ansiedad. La acupuntura o la asistencia psicológica son de gran ayuda para controlar los aspectos emocionales.
10. La fertilidad es cosa de dos: el hombre es el gran olvidado al hablar de fertilidad; sin embargo, un tercio de las causas de ésta se deben al varón. Para mantener una buena calidad espermática los expertos recomiendan evitar el consumo de tabaco, ya que puede influir en la reducción de la concentración espermática, en su movilidad… Asimismo, cuidar la alimentación, controlar el estrés, reducir la ingesta de alcohol e incluso evitar el uso de ropa interior ajustada, ya que pueden debilitar el esperma.

La opinión de la experta
La doctora Mª José Rodríguez Jiménez es experta en anticoncepción de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia)

¿Cuál es el mejor momento para quedarse embarazada y qué es lo que determina ese momento más fértil?
La mayor posibilidad de conseguir el embarazo ocurre hacia la mitad del ciclo  de la mujer, teniendo en cuenta que la ovulación suele producirse alrededor del día 14ª de un ciclo menstrual  regular, que la vida media del óvulo es aproximadamente de 48 horas y la vida media máxima de los espermatozoides de 6-7 días. Por lo tanto el periodo de mayor fertilidad abarca los  2-3 días previos y posteriores a la fecha calculada de la ovulación.

¿A qué factores se asocia la dificultad en la pareja para concebir un hijo?
Son innumerables porque la fertilidad es mucho menor en la especie humana que en cualquier especie animal. Uno de los más importantes es la edad de la mujer ya que está demostrado que a partir de los 35 años  la posibilidad de embarazo se reduce drásticamente. Otros problemas frecuentes son la irregularidad de los ciclos menstruales y la existencia de ciclos anovulatorios en la mujer y la mala calidad espermática en el varón.

Siempre se ha dicho que cuanto menos te obsesiones, antes te quedas en estado… ¿qué hay de cierto en esta afirmación? ¿En qué medida afectan el factor psicológico y la ansiedad a la hora de tener un hijo?
Es cierto y es algo que se puede constatar a diario en las consultas de Reproducción. Parejas  jóvenes, sanas, en las que no existe ninguna alteración física ni funcional en el aparato reproductivo y que no consiguen la gestación. Es la denominada “esterilidad de causa desconocida “presente en casi 1/3 de las parejas que consultan. Muchas veces, cuando la pareja desiste de su empeño o simplemente  cuando  se opta por una técnica de reproducción asistida, posteriormente se produce el embarazo de forma espontánea. No sabemos cuál es el mecanismo  por el que se actúa pero no se debe olvidar que es el cerebro el que controla la producción de todas las hormonas.

¿Qué consejos daría a una mujer que desea quedarse en estado?
Fundamentalmente que acuda a su ginecólogo o médico de Atención Primaria para realizar una consulta preconcepcional. De esta manera, se actualizará su chequeo (si es necesario o no realizar citología…) y se aconsejará tanto la toma de ácido fólico en los meses previos como la eliminación de hábitos nocivos como el tabaco o el alcohol. Además, si la mujer toma medicación por alguna patología debe asegurarse que la misma no tiene efecto teratogénico o en caso contrario deberá ser modificada por otra que no lo presente.

Los test de ovulación domésticos, ¿en qué proporción aumentan las posibilidades de concebir un hijo?
Los test de ovulación digital detectan el mayor pico de la hormona luteinizante en la orina, que se produce aproximadamente entre 24-36 horas antes de que los ovarios liberen el óvulo; es el proceso conocido como ovulación. El momento de mayor  fertilidad de una mujer coincide con el día en que se detecta el aumento de LH y el día después. El test tarda tan sólo 3 minutos en mostrar el resultado (los dos días más fértiles del ciclo)  y tiene un 99% de fiabilidad. Gracias a su pantalla digital es fácil de entender (“?” cuando se detecta el aumento de LH; “O” cuando no se detecta ninguna aumento de LH. Los estudios han demostrado que hay más mujeres que obtienen un resultado idéntico al de un laboratorio profesional que con otros tests de ovulación.

El conocimiento del ciclo reproductivo es vital a la hora de concebir un hijo, y en ellos se basan los productos disponible en farmacia. ¿Qué diferencias existen entre los test de ovulación y los monitores de fertilidad y para qué sirven cada uno de ellos?
El Monitor de Fertilidad permite a las parejas utilizar del mejor modo posible su fertilidad natural, coordinando las relaciones sexuales con la ovulación de la mujer. La mayoría de los embarazos se producen durante un periodo de 6 días en torno a la ovulación y el monitor es capaz de detectar, a través de un método sencillo y eficaz, el pico de LH y la subida de estrógenos anterior al pico, para así aumentar las probabilidades de concepción. Además facilita los 3 niveles de fertilidad: baja, alta y fertilidad pico. El monitor de fertilidad simplifica el conocimiento del ciclo menstrual llevando la cuenta del día del ciclo e indicando a la mujer cuando debe realizar la prueba. Además, el monitor permite conocer cómo es exactamente el ciclo de la usuaria, construyendo un perfil individual de fertilidad, y le proporciona diariamente información sobre su estado actual: fertilidad baja, alta o máxima. El Monitor Clearblue es el método más avanzado y aumenta la probabilidad de embarazo en un 89%.

¿Qué estudios avalan su calidad y eficacia? ¿Qué porcentaje de fiabilidad proporcionan?
Tanto el test de ovulación como el monitor de fertilidad son productos sanitarios de diagnóstico in-vitro y para su comercialización deben presentar los estudios que avalan su eficacia a las autoridades sanitarias. Dichas autoridades evalúan los estudios aportados y conceden el marcado CE si cumplen con los requerimientos exigidos. Tanto el test de ovulación como el monitor de fertilidad tienen una fiabilidad del 99% en la detección de la hormona luteinizante. Y en el caso del monitor los estudios han demostrado que aumenta las probabilidades de concebir en un 89%.

Existe alguna contraindicación a la hora de utilizar estos métodos naturales. Qué tipo de mujer es la que más los demanda.
Al ser un método natural que no requiere la ingesta de sustancias ni la colocación de dispositivos,  no tiene ningún tipo de contraindicación. Al contrario, puede ayudar a la mujer a conocer mejor su ciclo menstrual. Por lo mismo no es aconsejable  en mujeres con ciclos demasiado cortos o demasiado largos (<23 dias o >35)  ni en mujeres demasiado jóvenes o en la perimenopausia en las que las alteraciones  menstruales son muy frecuentes

¿Hay algo que pueda alterar los resultados obtenidos con estos test? Por ejemplo, una medicación, una enfermedad o tratamiento, el estado de ánimo, factores como el alcohol o el tabaco, etc…
Si. No debe  utilizarse cuando se está recibiendo tratamiento con hormonas femeninas, durante la lactancia, si existe disfunción renal o hepática,  si se ha diagnosticado un síndrome de ovario poliquístico o durante la toma de tetraciclinas.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page