ESTÁS LEYENDO...

Ola de calor: plántale cara en 10 gestos

Ola de calor: plántale cara en 10 gestos

Desde el 1 de junio, el Ministerio de Sanidad ha activado el Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, que cerrará el 15 de septiembre si el calor no aconseja ampliarlo.

Para minimizar los efectos negativos del exceso calor sobre la salud, especialmente en las personas más vulnerables, desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se insiste en un decálogo de recomendaciones generales y en la observancia de un especial cuidado cuando existen factores de riesgo, como son:

·        Ser mayor de 65 años, lactante o menor de 4 años.

·        Padecer enfermedades cardiovasculares, respiratorias y mentales (demencias, Parkinson, Alzheimer,…).

·        Padecer enfermedades crónicas (diabetes mellitus, obesidad mórbida,…).

·        Ciertos tratamientos médicos (diuréticos, neurolépticos, anticolinérgicos y tranquilizantes).

·        Sufrir trastornos de la memoria, dificultades de comprensión o de orientación o poca autonomía en la vida cotidiana.

·        Tener dificultades en la adaptación al calor.

·        Padecer enfermedades agudas durante los episodios de temperaturas excesivas.

·        El consumo de alcohol y otras drogas.

·        Vivir solo, en la calle y/o en condiciones sociales y económicas desfavorables.

·        Ausencia de climatización y viviendas difíciles de refrigerar.

·        Exposición excesiva al calor por razones laborales (trabajo manual en el exterior o que exigen un elevado contacto con ambientes calurosos), deportivas (deportes de gran intensidad física) o de ocio.

·        Contaminación ambiental y ambiente muy urbanizado.

·        Exposición continuada durante varios días a elevadas temperaturas que se mantienen por la noche.

Sanidad recomienda

1.     Beber agua o líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que realices.

2.     No abusar de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal.

3.     Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, hay que prestar especial atención a bebés y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardíacas.

4.     Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que se necesite.

5.     Procurar reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00).

6.     Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.

7.     Nunca dejar a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos).

8.     Consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.

9.     Mantener las medicinas en un lugar fresco: el calor puede alterar su composición y sus efectos.

10. Realizar comidas ligeras que te ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).

Atentos al semáforo del riesgo

El nivel de riesgo se elabora teniendo en cuenta, entre otros factores, las máximas y mínimas a cinco días y la persistencia en el tiempo del exceso de temperatura. Son los siguientes:

·        El nivel 0, verde o ausencia de riesgo cuando se prevé que en ningún día de los siguientes cinco consecutivos sean superadas las temperaturas umbrales.

·        El nivel 1, amarillo o de bajo riesgo cuando se espera que en uno o dos días de los siguientes cinco días consecutivos sean superadas las temperaturas umbrales.

·        El nivel, 2 naranja o de riesgo medio cuando se espera que en tres o cuatro días de los siguientes cinco días consecutivos sean superadas las temperaturas umbrales.

·        El nivel 3, rojo o de alto riesgo se activa cuando se espera que se superen las temperaturas umbrales en cada uno de los cinco días siguientes.

Medicamentos ¡Pregunta a tu farmacéutico!

Los medicamentos que pueden agravar indirectamente los efectos del calor son: los que pueden bajar la presión arterial y por consiguiente inducir una hipoperfusión de ciertos órganos (SNC), especialmente todos los medicamentos anti-hipertensivos y los anti-anginosos; todos los medicamentos que actúan sobre el estado de vigilia (psicótropos en general), pudiendo alterar las facultades de defenderse contra el calor; y por último, el uso de algunas drogas, en particular las sustancias anfetamínicas.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.