ESTÁS LEYENDO...

Ola de calor. alerta bajo el sol.

Ola de calor. alerta bajo el sol.

Las
miles de muertes con que se saldó la ola de calor del pasado verano han llevado
al Gobierno a preparar un dispositivo especial encargado de velar para que no
se produzca una nueva oleada de afectados este año

Las altas temperaturas que los termómetros registraron en
España y el resto de Europa provocaron verdaderos estragos en la población,
siendo muchas las personas que llegaron 
a padecer este síndrome asociado a la exposición de nuestro organismo a
temperaturas elevadas.

¿Qué
es el ?golpe de calor??

El
golpe de calor es un cuadro grave que se origina cuando nuestro organismo
produce una cantidad de calor tan elevada que no puede ser eliminada por el
sistema de refrigeración del propio cuerpo, que funciona mediante la dilatación
de los vasos sanguíneos superficiales y la sudoración. Es lo que se denomina
?termorregulación?, un mecanismo natural que evita que el cuerpo alcance
temperaturas muy elevadas en su interior. Este hecho puede venir provocado
porque la temperatura ambiente es demasiado alta o porque los mecanismos de
eliminación de calor mencionados anteriormente no funcionan correctamente,
aunque lo más habitual es que se produzca una combinación de ambos.

El
exceso de calor produce pérdida de líquidos y de determinados elementos
llamados electrolitos como el sodio, el potasio o el cloro, entre otros, que
son necesarios para el normal funcionamiento de los distintos órganos. Ante la
excesiva pérdida de estos elementos, suelen presentarse problemas multiorgánicos
que derivan en los siguientes síntomas:

·        
Fatiga,
mareo, náuseas, vómitos, aumento de la temperatura, inestabilidad en la marcha,
enrojecimiento de la piel y calambres son síntomas asociados a una
pérdida de  entre el 1 y 5% del peso.

·        
Sed,
dolor de cabeza, falta de aliento, hormigueo en piernas y brazos implican
la pérdida de entre el 6 y el 10% del peso.

·        
Si perdemos entre el 11 y el 20% del peso sentiremos sordera, lengua hinchada,
visión oscurecida, pérdida de conocimiento, convulsiones e incluso estado de
coma.

Niños, ancianos y
personas con hipertensión, diabetes, cardiopatías, obesidad o en tratamiento
contra el alcohol son especialmente susceptibles de sufrir golpes de calor, por
lo que deben extremarse los cuidados.

10 consejos para
prevenirlo

1.       
Trata
de habituarte al calor poco a poco en los días sucesivos.

2.       
Bebe
abundantes líquidos, aunque no sientas sed, evitando bebidas con alto contenido
en alcohol y azúcares.

3.       
Evita
comidas muy copiosas, tomado abundantes verduras y frutas.

4.       
Evita
las exposiciones prolongadas al sol y descansa a la sombra siempre que puedas.

5.       
Reduce
la actividad física y suspéndela en cuento aparezcan calambres musculares,
malestar, debilidad o náuseas.

6.       
Procura
vestir ropas ligeras, de fibras naturales y colores claros.

7.       
Si
te pones bajo el sol, procura usar sombrero, gafas y protectores solares para
la piel.

8.       
Mantén
bajadas las persianas para que tu hogar no se recaliente.

9.       
Permanece
en espacios ventilados o acondicionados.

10.    
Es
recomendable que tomes baños fríos cuando te sientas sofocada.

Cómo actuar si alguien presenta los síntomas (meter en tabla)

v     
Traslada
a la persona afectada a la sombra, o a un lugar fresco y tranquilo.

v     
Mantenle
la cabeza un poco alta.

v     
Refréscale
mojando su ropa con compresas de agua fría y bolsas de hielo sobre la cabeza.

v     
Si
la persona está consciente, debes darle de beber abundante agua.

v     
Solicita
ayuda médica cuanto antes.

Preparados para este verano

Las
más de 20.000 muertes que la ola de calor provocó en toda Europa el pasado
verano han servido de precedente para crear el denominado Plan de Prevención de
la Ola de Calor, similar al que recientemente ha presentado el gobierno de
Francia. Su objetivo no es otro que el de mantener a la población preparada e
informada de cara a posibles situaciones de riesgo y, especialmente, optimizar
los recursos sanitarios para que no se produzcan sobrecargas en los centros
hospitalarios. Este plan ha sido activado el pasado 1 de junio y se mantendrá
hasta el 1 de octubre. Éstas son algunas de sus características:

  1. Incluye un protocolo de actuación en casos de emergencia
    y cuenta con un censo de personas con alto riesgo que estarán en
    permanente contacto con los servicios sanitarios gracias a la
    teleasistencia o ayuda en domicilio, con la que cuentan ya unos 150.000
    españoles.
  2. Se ha habilitado el
    número de teléfono 902 22 22 92 para que los
    ciudadanos puedan realizar sus consultas y, en caso de emergencia,
    solicitar ayuda.
  3. Se han suscrito convenios
    de colaboración con Cruz Roja, Cáritas y la
    Federación Española de Municipios y Provincias
    para coordinar las
    asistencias.
  4. El Instituto Nacional de Meteorología suministrará
    información diaria a las administraciones con todas las previsiones de
    temperatura y los umbrales de riesgo.
  5. Para distribuir mejor las actuaciones dentro de este plan, se han
    establecido tres niveles de intervención en función de
    las necesidades:

v     
Nivel Verde (Información y Vigilancia): se pondrá en marcha todos
los años entre el 1 de junio y el 1 de octubre. Los servicios sociales de cada
municipio elaborarán un censo de personas con alto riesgo para favorecer el
control y les ofrecerán información.

v      Nivel Amarillo (Alerta de
Riesgo): u
na
comisión compuesta por los ministerios de Sanidad, Interior, Asuntos Sociales y
Medio Ambiente alertará a los servicios asistenciales para reforzar el personal
si fuera necesario y descongestionar los servicios de urgencia. Para ello,
tendrán como referencia los informes del Instituto Nacional de Meteorología que
detecten un aumento peligroso de las temperaturas.

v     Nivel Rojo (Medidas de Intervención): de agravarse la situación,
entrarían en juego  los servicios de
Protección Civil y todos los medios de que dispongan el Gobierno y las
autonomías para disminuir el impacto sanitario.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page