ESTÁS LEYENDO...

Oncología personalizada: avanzando en medicina de ...

Oncología personalizada: avanzando en medicina de precisión

Oncología personalizada: avanzando en medicina de precisión

Biopsia líquida, bioinformática e inmunoterapia: el futuro de la oncología personalizada

Las nuevas aplicaciones y complementariedad de la biopsia líquida, la bioinformática y la inmunoterapia avanzan el futuro de la oncología personalizada y abren nuevas vías de crecimiento para la medicina de precisión. Los hospitales españoles están desarrollando un rol crucial en los avances en este tipo de técnicas de análisis a nivel mundial.

Más de 300 investigadores y oncólogos médicos expertos en medicina de precisión se han dado cita el pasado mes de enero en Santiago de Compostela en el III Simposio de Biopsia Líquida, el punto de encuentro de referencia internacional en este ámbito. El evento está organizado por el Grupo de Oncoloxía Médica Translacional (ONCOMET) del Hospital Clínico Universitario compostelano, que el año pasado promovió una exitosa campaña de micromecenazgo para impulsar los avances en este tipo de investigación.

Biopsia líquida, una revolución

Tanto la doctora Eloína Núñez, Gerente del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago como el doctor Rafael López, líder de ONCOMET y jefe del servicio de  Oncología médica del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), han puesto en valor la importancia de los avances en la  aplicación de la biopsia líquida, que hoy es ya una realidad en el tratamiento de tumores de colon, recto y algunos casos de pulmón y melanoma. La biopsia líquida es una técnica que permite realizar pruebas genéticas e identificar variantes y mutaciones a partir de sangre, plasma, suero y orina del paciente. Esta técnica recoge en el momento del análisis lo que está pasando en todo el tumor, incluyendo la metástasis, lo que permite hacer un mejor seguimiento de su evolución e identificar los cambios dinámicos que se producen para poder ofrecer al paciente el mejor tratamiento en cada momento. Esta fórmula, más rápida y segura que las técnicas tradicionales, evita la utilización de agujas y biopsia quirúrgicas, así como las infecciones adquiridas en los hospitales.

En palabras del doctor Rafael López, “estamos hablando de algo que parecía increíble hace cinco años. Que de la sangre de los pacientes extraigamos el material tumoral y de ahí lleguemos a saber si el paciente tiene una mutación o presenta una enfermedad metastásica es como el ejemplo de ir a la luna hace 50 años”. Entre las principales ventajas de esta técnica frente a la biopsia tradicional está el hecho de que es una técnica no invasiva, que evita al paciente las molestias ocasionadas por la intervención de una biopsia tradicional; es más rápida, obteniendo el paciente los resultados en unas 24-28 horas; y recoge información más precisa y actualizada del estado del tumor, lo que permite al oncólogo ofrecer el tratamiento más adecuado en función de las características.

El Instituto ECRI hacía público a principios del año pasado el informe Top 10 Hospital C-Suite Watch List 2017, con una selección de las 10 tecnologías sanitarias emergentes que revolucionarían el mundo de la medicina ese año. Encabezaba la lista la biopsia líquida

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.