ESTÁS LEYENDO...

El 44% de los pacientes con enfermedad mental abus...

El 44% de los pacientes con enfermedad mental abusa del alcohol y otras drogas

El 44% de los pacientes con enfermedad mental abusa del alcohol y otras drogas

El 43% de los enfermos con trastorno bipolar, el 40% de las personas con depresión y el 33% de los pacientes con esquizofrenia presenta un uso problemático del alcohol, lo que empeora la sintomatología, el pronóstico de su enfermedad y dificulta la recuperación. Estos son algunos de los datos expuestos en la Mesa – Debate “Cómo tratar al paciente con trastornos mentales y uso problemático de alcohol”, que se celebra este viernes, 28 de octubre, en el marco del XIX Congreso Nacional de Psiquiatría. Moderada por el Dr. Nestor Szerman,  Jefe de Servicio Salud Mental Retiro, Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, Presidente de la Sociedad Española de Patología Dual y Chair WPA Section on Dual Disorders, cuenta con la participación de los doctores José Martínez-Raga, UDP y PM, Hospital Universitario Doctor Peset, Universitat de Valencia y Universitat CEU – UCH, y Adrián Neyra del Rosario, psiquiatra adjunto, Doctor en Psiquiatría por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Responsable del Programa de Adicciones y Programa de Atención Integral a las Psicosis en Patología Dual, Complejo Hospitalario de Gran Canaria, Dr. Negrín.

Para el Dr. Nestor Szerman, “tenemos un problema, ya que el consumo de alcohol entre los pacientes psiquiátricos es muy frecuente, lo cual empeora el pronóstico y evolución de la enfermedad. Sin embargo, esta situación suele ser desconocida por los psiquiatras, salvo en los casos muy graves. Las causas son tanto el ocultamiento o minimización del problema por parte del paciente como la poca formación de los especialistas en este campo, habitualmente derivado a las redes de adicciones. La evolución, no obstante, de las enfermedades psiquiátricas dependerá del correcto diagnóstico y tratamiento de ambas patologías. Una cantidad importante de pacientes permanece sin un diagnóstico adecuado de este uso problemático de alcohol, lo que empeora la evolución y el pronóstico de estos sujetos condenados a no encontrar la puerta adecuada para atender su problema”.

Según el Dr. José Martínez-Raga, “en un paciente con depresión y trastorno por consumo de alcohol coexistente, existe un riesgo de suicidio 7 veces mayor, peor ajuste social, peor funcionamiento global y satisfacción vital más baja, así como síntomas depresivos más graves y persistentes, mientras que en el caso de ansiedad y trastorno por consumo de alcohol, los síntomas de ansiedad son más graves y persistentes, existe también un mayor riesgo de suicidio y mayor interferencia con el tratamiento debido a la preocupación”.







¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.