ESTÁS LEYENDO...

PALOMA SAN BASILIO: “una actitud vital negativa te...

PALOMA SAN BASILIO: “una actitud vital negativa termina minando tu salud”











Las
dos últimas décadas del pasado siglo fueron para Paloma San Basilio
un maná de números uno con cada álbum editado, su voz era habitual
en las listas de éxito anuales, y no solamente de España sino
también de toda Hispanoamérica.

Recorrió toda América Latina,
cantó con Plácido Domingo y José Carreras y hasta representó a
España en Eurovisión en 1985, pero con la llegada del nuevo siglo y
la digitalización de las grabaciones, el mundo del disco comenzó un
declive galopante del que todavía no se ha recuperado. Paloma ha
continuado cantando y haciendo discos como la gran profesional que es
aunque cada vez ha estado más vinculada al teatro musical. Desde
junio pasado protagoniza otra vez la reposición de la obra que había
estrenado en el Teatro Colliseum en 2001,


My
Fair Lady


(música de Frederick Loewe y
letra de Alan Jay Lerner) esta vez con una nueva producción cuya
gira recorrerá las ciudades de toda nuestra geografía patria.
Además, junto a su hija Ivana Gómez como productora, ha lanzado un
nuevo disco titulado


Amolap


(su nombre al revés), cantando algún tema en inglés e incorporando
sonidos y ritmos plenamente contemporáneos.


 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosPaloma
dígame ¿cómo ha sido eso de grabar con su propia hija?

Ha
sido una experiencia maravillosa, es una chica fantástica y una gran
productora, el disco se hizo gracias a que me puse en sus manos. Ella
sabía muy bien lo que tenía que hacer, no era un disco fácil,
apostamos por una música y unos sonidos distintos de los habituales,
pero ha sido gratificante y regenerador hacerlo, he aprendido
muchísimo y me he sentido revitalizada durante todo este tiempo y le
agradezco a ella no solamente la composición de las nuevas
canciones, como


Yo quiero volar

,
una de las más bonitas que me han escrito nunca, sino también el
trabajo y entender a su madre, quererla y precisamente por eso, poder
hacer el trabajo que ha hecho conmigo.


¿En
qué consiste




Amolap



,
es una ruptura con todo lo que ha hecho anteriormente?


No,
es un poco de todo. Tiene algún tema que es un poco



dance


,
pero también hay baladas y algo de estilo



chill
out.




Es como un recorrido por las distintas rítmicas que hay ahora en el
mercado, que nos gustó incorporar, y algunos temas clásicos que ya
teníamos, y nuevos temas.

Si hace
balance de todo lo que ha hecho a lo largo de su inmensa carrera
¿Cuál cree que puede ser su evolución?

Creo que la evolución ha sido siempre intentar hacer cosas nuevas, e
intentar dejarse empapar por todo lo que te rodea. Permanecer treinta
y tantos años largos en una carrera musical no es fácil si te
dedicas a hacer siempre lo mismo, sería absolutamente imposible, y
un aburrimiento. Siempre he intentado hacer formatos distintos, a lo
mejor con momentos sinfónicos, a veces, y otros un poco más
acústicos o entorno al jazz, o hacer musicales, que es una gran
escuela en dónde te preparas y aprendes y creces mucho como
personaje escénico, que es importante también. Creo que este ha
sido mi deambular, la búsqueda, no tener miedo a afrontar nuevos
retos, no mirar hacia atrás, mirar siempre al presente y un poco
hacia delante…


Ahora
ha vuelto a la carretera y se va de gira con




My
Fair Lady




….


Es
otro viaje apasionante, la verdad es que este año he tenido dos
proyectos que de alguna manera yo imaginé y provoqué. Es importante
no quedarse parado en las épocas de más o menos sequía, hay que
tratar de proponer historias y buscar tu camino. La propuesta del
disco fue una idea que surgió el año pasado y que me ha dado muchas
satisfacciones, me ha regenerado mucho a nivel vocal y me ha
permitido tener contacto con otras generaciones. La propuesta de



My
Fair Lady



es
un poco retomar uno de los mejores musicales de todos los tiempos y
poder hacer con Eliza Doolittle, un personaje maravilloso, lo que
nunca había hecho nunca, que es una gira teatral por toda España.
Hemos comenzado en Tenerife, estrenamos allí a finales de junio y
después hemos estado en Bilbao. El proyecto es muy ilusionante, hay
muchísima gente trabajando, es increíble la maquinaria que se está
moviendo, el vestuario es una auténtica maravilla, creo que será
una producción que va a sorprender mucho. Es distinta a la que
hicimos hace diez años, es importante que la gente lo sepa, porque
se han incluido todas las nuevas tecnologías en el escenario, y el
resultado está siendo fantástico.

¿Qué
secretos guarda a la hora de mantenerse en forma, cuáles son sus
trucos para conservarse siempre tan saludable?


Es
muy importante la propia actitud vital. Puedes hacer mucha gimnasia
pero si tu espíritu es de perfil bajo o si tienes una actitud ante
la vida de estar siempre quejándose o de pensar que todo va mal,
esto va minando tu salud. Lo principal para mí, lo más importante,
es la salud mental, la armonía y el equilibrio personal, y a partir
de ahí tener una forma de vida sana. Me gusta mucho el aire libre,
cuando puedo nadar, nado, o me gusta mucho caminar por el monte, pero
mucho es la actitud. También hay que hacer ejercicio, pero tiene que
ser gratificante, no soy partidaria de hacer deportes masoquistas.
Además, la alimentación debe ser sana. Yo tomo mucha verdura y
fruta, no soy partidaria de las grasas saturadas. Es el cuerpo el que
te va diciendo lo que necesitas tomar, así que hay que escuchar su
sabiduría interior, y te va diciendo lo que debes comer y lo que no,
incluso te aparta de tus malos hábitos, que a veces, son adicciones



.


El
mundo de la música ha sufrido una debacle y un cambio sin
precedentes ¿cómo afronta este cambio tan grande que se está
produciendo?



Es otra época, para todos. Hay una reconversión necesaria, y
debemos pensar que hay ciclos. Hay modelos sociales que antes
cambiaban como consecuencia de las guerras, hacían que todo empezase
de cero. Ahora vivimos en un mundo en el que es bastante difícil una
confrontación bélica. Occidente vive más o menos en paz, y hay
otras maneras de hacer una guerra, a veces pienso que estamos en una
tercera guerra mundial económica. Es importante aprender y darse
cuenta que hay otras formas de vida, y lo mismo pasa con la música,
que no va a desaparecer, no puede desaparecer nunca, pero sí las
fórmulas que había para venderla y los circuitos tradicionales las
grandes empresas. Nos está pasando a todos, y hay que optar por
otros modelos. El ser humano, y Elisa Doolittle lo enseña muy
claramente (ya sabes que vive recogiendo flores del suelo para vender
en Convent Garden…). Ella a base de tesón y de creer en ella misma
es capaz de convertirse en una dama. Todos tenemos algo en nuestras
manos para mejorar, hay que apostar por ello y no pensar que tiene
que ser el Estado o el entorno el que tiene que manejar nuestras
vidas. Hay que recuperar la autonomía y las riendas de nuestras
vidas.

Eso es algo que tuvo claro desde el principio ¿ha sido fácil
para usted salir adelante?

Es difícil cuando dependes siempre de los demás, pero yo desde el
principio me generé mi camino, busqué las opciones, aposté por
alternativas, le di a la imaginación, e incluso visualicé cosas,
sueños a veces. Nunca he estado esperando a que me trajesen algún
trabajo o me pagasen alguna subvención, o a estar metida en algún
grupo de protección, siempre he sido muy independiente y no entiendo
otra forma de funcionar. Seguramente la gente tiene que acostumbrarse
también a trazarse su propio camino.



Seguramente
una recompensa a su trabajo fue obtener en 2006 un





Grammy





Latino por toda su trayectoria…



Sí,
porque fue un



Grammy



a toda mi carrera, fue precioso, y no es algo que te dan porque
tienes un tema que ha sonado mucho o porque hayas vendido un disco,
sino que era un reconocimiento a toda una trayectoria. Me pareció
muy bonito, muy emocionante, porque son los premios más importantes
que hay, me sentí muy contenta cuando recibí este



Grammy



en Nueva York, y ahí está, en mi casa. Es el trofeo más a la
vista, los demás están más guardaditos, porque es un orgullo y
porque no todo el mundo tiene un



Grammy


.

¿Tiene pensado algún plan como colofón a su trayectoria
profesional, un sueño que quisiera alcanzar antes de retirarse?


No
lo sé, no tengo una idea muy clara de hacer un cierre apoteósico,
esto es algo que tiene que ir saliendo. Voy haciendo lo que creo que
tengo que hacer. Tener en mis manos esta producción de



My
Fair Lady




es una suerte, un privilegio maravilloso, después de casi 40 años
de carrera poder estar todavía en una de las grandes producciones
musicales que hay en España, que no tiene nada que envidiar a
ninguna producción del mundo, es un privilegio. A partir de aquí
veremos qué se me ocurre y qué me propone la vida.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page