ESTÁS LEYENDO...

Papiloma plantar: este verano, precaución

Papiloma plantar: este verano, precaución

Un virus, concretamente el virus del papiloma humano (VPH), es el causante de las verrugas plantares que, por esta razón, también se las conoce como papilomas. El calor y la humedad son caldo de cultivo para su desarrollo por lo que en verano se debe extremar la precaución.

El VPH es un virus del que se han se han identificado más de 100 tipos. Unos son de gran riesgo oncogénico (de hecho, el cáncer de cuello de útero está causado por este virus) y, en otros, este riesgo es nulo o mínino, como los que desencadenan las verrugas cutáneas y plantares. Así, los papilomas del pie son proliferaciones benignas causadas por los genotipos 1, 2 y 4, que no suelen derivar en lesiones malignas.

El riesgo de contagio de un papiloma plantar está vigente todo el año, sobre todo si se practican deportes en los que los pies están desnudos y se camina por lugares concurridos. Sin embargo, en verano aumenta el riesgo de incubación del virus por la llegada del calor, el sudor, y las visitas frecuentes a piscinas y duchas de playa.

Cómo son

Las verrugas plantares pueden presentarse de manera aislada o bien agrupada. Suelen tener un aspecto hiperqueratósico, pudiendo confundirse con una callosidad y presentan un halo blanquecino alrededor y un punteado negruzco. Generalmente son dolorosas al pellizco, no al andar, pero en ocasiones pueden resultar muy molestas. Aparecen en las zonas de presión o de roce donde la piel está más debilitada: la planta del pie, el talón o la zona metatarsiana. La verruga crece hacia dentro, al aplastarse al caminar.

A quiénes afecta

Las lesiones pueden darse a cualquier edad, no obstante las estadísticas muestran que el 65% de los afectados está comprendido entre los 5 y 20 años. Una de las principales causas puede radicar en que la población infantil, los adolescentes y adultos jóvenes suelen estar más expuestos a superficies comunes, como piscinas o gimnasios.

¿Cómo prevenir el contagio?

No andar descalzo por lugares con agua estancada frecuentados por mucha gente, hacerlo siempre con chanclas o calcetines de silicona.

Evitar el calor y la humedad excesiva causadas por un calzado poco transpirable o calcetines de tejidos sintéticos.

No intercambiar el calzado ni calcetines con otras personas.

⊕ Mantener una adecuada higiene diaria de los pies y aplicar crema hidratante.

Y si, a pesar de todo, aparece un papiloma, cuanto antes empiece a tratarse, mejor. No se quita solo, por lo que tendremos que recurrir a un profesional que nos indique cómo tratarlo o bien lo eliminará  con ácidos, congelación o lo extirpará.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.