ESTÁS LEYENDO...

Pasión Vega da gracias a la vida

Pasión Vega da gracias a la vida

 entrevistaNacida en Madrid, pero criada en Málaga desde los tres años, comenzó a cantar coplas en concursos de radio, haciendo versiones de los clásicos del género. Con 16 años grabó su primer trabajo y tras él vinieron cinco más. En su último disco, La Reina del Pay Pay (2006), cantaba a dúo con Antonio Banderas, otro malagueño internacional. Creyente y practicante, Ana Vega, de nombre artístico Pasión, es hoy una de las artistas más renombradas de nuestro país. Uno de sus últimos proyectos ha sido la interpretación de tangos junto al tenor José Manuel Zapata en Mano a Mano, un espectáculo que se ofrecía a primeros de octubre en el Teatro Real y que ha vuelto a repetirse de forma solidaria en el centro penitenciario de Aranjuez durante estas últimas Navidades.

Se anunció que participaría en el musical Enamorados Anónimos, un espectáculo montado en torno a la copla que  se ha estrenado en Madrid hace algunos meses ¿cree que este género todavía tiene futuro o pertenece ya al pasado?

No salió al final, no encontraron un momento en que mi aparición tuviese un sentido. Es una gran inversión la que han hecho, y creo que sí, a la gente le interesan estas canciones. Dentro del mundo de la copla, igual que del fado del flamenco, hay grandes intérpretes y grandes canciones, como Concha Buika o Diana Navarro. Estas canciones son clásicos que están ahí y estarán siempre, creo que hay un resurgir de la copla y este musical es un ejemplo.

¿No piensa que la copla se asocia siempre con un estilo de actuación muy determinado, y sobre todo, con una Andalucía que ya no es como era?

Depende lo que entendamos por copla. Ha sido un género y un estilo con muchas mezclas, hay coplas que pueden parecer un chotis o algunas que llevan un tango en el estribillo, o sea, que habría que redefinir lo que es copla. Para mi algún tema de Sabina es una copla, o lo que hacía Carlos Cano, eran coplas. Yo me siento identificada con una Andalucía más moderna o más actual y por eso no llevo mantilla, ni peineta, me siento identificada con otro estilo, pero todos los estilos son igual de respetables, y  creo que mis compañeras y compañeros respetan mi opinión.

¿Cómo se ha sentido interpretando tangos, tanto en el Teatro Real como después en la cárcel de Aranjuez?

La verdad es que ha sido un éxito, el público estaba entregado. Nos llevó más de un mes preparar este espectáculo, elegir el repertorio, coger el tono, con varias semanas de ensayo intensivo, porque eran complicados los temas que cantábamos juntos José Manuel Zapata y yo, al tener unas tesituras tan diferentes. Era difícil ensartar las voces pero al final ha sido un gustazo trabajar con José Manuel, te lo pone todo muy fácil, siempre tiene una sonrisa. Ha sido un trabajo duro pero muy satisfactorio, y un lujo poder presentarlo en el Teatro Real, algo que no estaba nunca dentro de mis planes, puesto que este lugar está reservado para el mundo de la lírica. Estamos todavía recibiendo felicitaciones.

¿Había cantado tangos con anterioridad?

Lo había interpretado sobre todo en casa, entre amigos o para mí sola. En mi casa siempre ha estado muy presente la música de tango, pero exceptuando una cosa que preparé para ir a Buenos Aires, es lo primero que hago de una manea más clásica. Ciertos aromas y recuerdos del tango ya estaban presentes en mis canciones, pero de una manera tan pura, era la primera vez.

¿Cuál es su tango favorito?

Si tuviera que elegir uno sería Cuesta Abajo. Eso de “Si arrastré por este mundo la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser” tiene su miga (risas). Lo incluí en el disco porque me gustaba desde pequeña, por cuestiones familiares, mi padre es muy fan de Carlos Gardel y es una música que siempre ha sonado mucho en casa. Siempre recuerdo el momento de El Día que me quieras y el momento de Cuesta Abajo que tiene una armonía preciosa y un estribillo maravilloso, una letra y una forma de redondear la canción, magnífica.

También en Argentina ha cosechado éxito cantando los clásicos de Gardel y Mercedes Sosa ¿se lo esperaba?

Cuando uno va a un país en donde la música es algo tan querido, donde todo el mundo conoce las canciones populares clásicas su país, es arriesgado cantar un tango o un clásico argentino. El público me lo hubiera demandado si no hubiese preparado nada, era una especie de regalo, de compromiso que tenía con los argentinos. La verdad es que el público se emocionó mucho. Canté Nostalgia y Alfonsina y el Mar…en fin, el público no miente, sino gusta no gusta y te quedas ahí, sin pena ni gloria, pero en este caso nos emocionamos ambas partes, yo y el público. Queremos regresar en mayo, seguramente para hacer un teatro más grande, la anterior vez estuvimos en un teatro chiquitito pero salió tan bien que se vendieron todas las entradas y se quedó mucha gente en la calle.

Precisamente su nuevo disco, Gracias a la Vida, es el título de otra canción muy popular en España y Latinoamérica…

Sí. Es un disco homenaje a los clásicos de siempre latinoamericanos, recopilando las canciones más inolvidables de cada país, de Cuba, Puerto Rico, Argentina, México, Perú, etc. Tiene canciones de Violeta Parra, de Alfredo Jiménez, de Bola de Nieve… Tenía ganas de hacerlo hace ya mucho tiempo, quería recopilar todas estas canciones que han formado parte de mi vida y de mi infancia, de todos estos años de música, y la verdad que ha quedado un disco espectacular, aunque habrá que decirlo cuando lo escuche el público, claro. Es un disco muy especial, muy especial.

Dada la ductilidad de su voz ¿se atrevería con el jazz?

Para cantar Jazz tendría que prepararme un poco, estudiar inglés, pero la verdad es que en todos mis discos el jazz ha estado presente. Para este nuevo disco hemos contado con un músico de jazz, Horacio Icasto, y los arreglos de los temas también lo ha hecho él. El jazz siempre ha estado presente en mi música, un jazz más español si quieres, pero siempre hay ambiente de jazz, me gusta rodearme de músicos de jazz, nutrirme de ellos porque me gusta mucho. No descarto algún día incluir clásicos del jazz, yo me atrevo con todo, pero tendría que mejorar mi inglés. Es algo que me encantaría en el futuro.

Estudió para ser profesora en los colegios, pero ahora que es una profesional del canto con experiencia ¿enseñaría a cantar?

Estudié educación física, y me gustaba mucho enseñar educación física en equipos, eso me encantaba. No sé si estaría capacitada para dar una clase de canto, o decirle a alguien como se tiene que mover o como tiene que hacer las cosas. Soy totalmente autodidacta, no sé qué podría enseñar. Podría explicar mi experiencia, lo que yo siento cuando canto, pero de otra cosa no podría hablar.

¿Qué tipo de hábitos de salud sigue para estar en forma?

Suelo ir a correr y me gusta cuidarme. No bebo, ni fumo. Muchas veces queremos tomar medidas drásticas, y de repente estamos un mes sin cometer ningún exceso, y después caemos, pero lo mío es habitual, no llevo una vida en la que tenga hábitos o vicios, están aparte en mi vida. Ni el tabaco, ni el alcohol, es raro que me veas tomando vino, como mucho una copa en una cena.

¿Practica algún deporte?

Quiero empezar a hacer Pilates, siempre he hecho baile y Spinning, y todo tipo de deportes. Siempre me han gustado, lo que pasa es que como viajo mucho, gracias a Dios, no puedo seguir esa dinámica de los ejercicios, porque hay que practicar cuatro o cinco veces por semana y es complicado cuando no vives en el mismo sitio. Procuro caminar, correr un poquito, a veces monto a caballo aquí, cuando estoy en Cádiz, e intento hacer lo que puedo.

 


 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page