ESTÁS LEYENDO...

Pasta de dientes. A cada problema su solución

Pasta de dientes. A cada problema su solución

Elegir la pasta de dientes correcta es un desafío en toda regla. Fluoradas, blanqueadoras, periodontales, antisarro, protectoras del esmalte para combatir la sensibilidad… Desde la más básica a la más específica, la oferta de dentífricos es múltiple. Para ir descartando, el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV) recomienda elegirla en función del estado de la boca del paciente, del problema que se quiera corregir y, por supuesto, de la edad.

1.  Pastas anticaries: las pastas que se recomiendan para prevenir las caries son aquellas que tienen una cantidad de flúor. ¿Pero cuánto debe llevar? Según el ICOEV, es aconsejable que el dentífrico tenga una cantidad de flúor superior a 1.000 partículas por millón (ppm), con el objetivo de aumentar la resistencia del esmalte, actuar frente al crecimiento de bacterias que producen el sarro y, además, permitir remineralizar la capa del esmalte y hacerla más fuerte. De hecho, comprar aquellos que estén por debajo de mil partículas por millón es equivalente a cepillárselos sin pasta en lo que a protección de caries se refiere.

En el caso de los niños, el contenido de flúor de la pasta de dientes a utilizar viene determinado por el riesgo de caries y la edad del niño, ya que en los menores la ingesta de pasta es muy común. Las pastas dentales con menos de 1.000 ppm. de flúor no han demostrado tener efectos preventivos  y por eso se recomienda su uso como herramienta de aprendizaje al inicio del cepillado con la salida de los primeros dientes. En menores de 6 años, se recomienda pasta de 1.000 ppm. En cantidad de mancha o grano de arroz hasta los 3 años y cantidad como un guisante hasta los 6 años. A partir de los 6 años se recomienda pasta de 1.450 ppm. en cantidad de un guisante.

2.     Para la sensibilidad dental: la sensibilidad dental se produce por desgaste del esmalte. En estos casos, la pasta dentífrica se utiliza con el objeto de tapar los poros del diente que provocan dolor, al encontrarse el nervio cada vez más cerca de la superficie y haciéndose muy notables los cambios bruscos de temperatura.

3.     Pastas para combatir las enfermedades periodontales como la gingivitis (que provoca el sangrado de las encías). En estos casos se utiliza una pasta de dientes más fuerte que incluya una parte de flúor para combatir las caries y además, algún antiséptico. Eso sí, no deberán utilizarse más de 15 días seguidos.

4.     Pastas blanqueadoras: su efecto es muy limitado ya que por sí solas no son muy efectivas. Sí son recomendables como apoyo de un tratamiento de blanqueamiento dental realizado en consulta.

Y en cuanto a colutorios…

⊕ Los colutorios sin alcohol constituyen el complemento perfecto después del cepillado, así como el uso de seda dental y de cepillos interproximales. En el caso de niños menores de 6 años su uso no está recomendado.

⊕ Los colutorios con clorexidina actúan como antiséptico eliminando e impidiendo el desarrollo de bacterias de la boca. Su uso debe ser indicado por un profesional sanitario y suele estar indicado, antes y después, tras una cirugía de implantes, exodoncias, extracciones así como  gingivitis, periodontitis y lesiones graves de la mucosa.







Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.