ESTÁS LEYENDO...

Paulina rubio.

Paulina rubio.

 ?La música es la medicina
para el alma, para el estrés, la tensión o el trabajo?

Dura
como el jade y resplandeciente como el oro azteca. Paulina Rubio es
sorprendentemente simpática y versátil, exhala energía en cada movimiento,
seducción natural sin afectación y esconde una rara timidez compatible con una
extraordinaria habilidad para saber gustar. Tiene cuerpo de bailarina y maneras
de estrella, en un semblante de niña ¿hay alguien que pueda resistirse a este
sabor mejicano llamado Pau?

Paulina es hija de una de las más célebres
estrellas cinematográficas de México, Susana Dosamantes.
Criada entre México, Los Ángeles y España, desde niña se acostumbró a ser
ciudadana del mundo, viajando con su madre y conociendo un sinfín de
escritores, arquitectos, cantantes y cineastas de prestigio. Comenzó a estudiar
canto y danza, y, con apenas 10 años, fue elegida para formar parte de
grupo infantil Timbiriche. Después de pasar casi una década como parte de este
famoso grupo mexicano, publicó un álbum en solitario (La Chica Dorada) al que seguirían tres discos más ( 24 Kilates, El
Tiempo es Oro y Planeta Paulina
). En 2000 su disco Paulina la consagró como una de las estrellas internacionales más
importantes en la música latina, convirtiéndola en una de las reinas del Pop latino tras vender más de tres millones
de copias en todo el mundo. Sumergida en un aluvión de premios, allá por el
2001 comenzó sus amoríos con Ricardo Bofill Jr., lo que la convirtió en pasto
de las revistas del corazón, hasta que todo terminó
entre ellos e inició un nuevo romance con Colate, un vástago de la saga Vallejo-Nájera,
familia ?bien? de toda la vida. Su
boda acaba de ser aplazada
por los problemas de la mejicana con el fisco de su país, aunque parece ser que se
celebrará de todas formas en fechas próximas.


Ananda
es el título del último álbum
de esta artista peculiar. Significa felicidad en sánscrito, la lengua sagrada
de los brahmanes indios, y es que lo exótico y lo espiritual forman parte de su
personalidad. Sangre española, portuguesa y azteca corre por sus venas.
Defiende la no violencia, la ecología, la preeminencia de la mujer en el mundo
y quiere dar oportunidades a las nuevas generaciones.

Anteriormente al lanzamiento de
Ananda
disfrutó usted de un año sabático ¿Qué hizo
durante ese periodo de tiempo y porqué decidió tomárselo?

Sabático para mí es despertar en casa, ir al
yoga, navegar, ir con mi madre a un museo, hacer una barbacoa, ir al cine,
pasear con los perros, ver a los amigos, para mí eso es sabático. Te regenera,
y más, si quieres un cambio en tu vida, cerrar una etapa o comenzar otra… Yo,
como artista, lo necesito para cambiar de piel, para encontrar mi centro, para
estar en silencio y saber qué quiero hacer. He hecho de todo, he sido
empresaria de una nueva empresa que es la que ahora lleva todo lo que estoy
viviendo.

¿En qué consiste esta nueva
empresa que ha creado?

Mi empresa tiene 40 empleados: mis músicos,
mis bailarines, gente que trabaja en la ambientación haciendo maquillajes,
coreografías, asistentes personales, ingenieros, iluminadores, cineastas,
fotógrafos, es muy completa. Por ahora me está arrastrando ella a mí, pero va a
tirar para delante en muchos aspectos: apoyando a las nuevas generaciones,
haciendo publicidad. Con todos los años que llevo en esto, y siendo joven, me
tiene que servir de algo toda esta experiencia. Es importante crecer y mirar
hacia el futuro, decidir que quieres hacer cuando te retires.

¿Ya piensa en retirarse sin haber
cumplido los 40 y en pleno éxito profesional?

Como soy una popstar
tengo que tener una fecha de caducidad. También como ser humano, y creo que
tendré la valentía para decir un día: -?Hoy va a ser  mi ultima gira, comienza ahora y termina en
tal fecha?- para dedicarme a otra cosa. No lo veo como algo decadente sino como
resurrección, una regeneración.

¿No comenzó demasiado temprano? ¿fue
usted una niña sin infancia, demasiado precoz?

¡Ay, no! Creo que soy una mujer que tiene una
niña dentro. Si hubieras visto lo que hacía yo con 10 años, entenderías que sí
tuve infancia, y que la sigo teniendo. Tengo una niña dentro porque la siento,
porque la vivo… todo el mundo tiene ese niño con el cual te aconsejas, con el
cual sueñas y de donde sale lo más bonito de ti. El día que matas a ese niño
que llevas dentro te conviertes en un amargado.

¿Y cómo es esa niña que lleva
usted dentro?

Es una niña dulce, soñadora, divertida,
traviesa también.

A juzgar por cómo lleva usted su
carrera y su empresa se ve que lo tiene todo planificado que no hay nada
abandonado al azar…

A mí me gana el corazón más que la cabeza,
entonces…..

Pero planifica lo que hace ¿no?

Sí, pero hay veces que el corazón te gana? ¿no?

¿Dónde tiene usted sus raíces, con qué lugar se identifica?

En el mundo. En todas partes del mundo. Las raíces las tengo: soy de
España, soy de México, soy de EEUU, soy del mundo. Mi apellido materno, Dosamantes-Rull, es un apellido compuesto, es portugués. Tengo
una mezcla española, portuguesa, mejicana y por eso soy así, medio exótica.

Usted ha dicho que la mujer es mejor que el hombre ¿en qué fundamenta
estas palabras?

Pues porque damos a luz ¿te parece poco? (risas) ¿Algo más?… (risas)… Porque somos el núcleo de la
familia, somos las que conciliamos, las que criamos, las que educamos, las que
no matamos ¿algo más o ya te quedó ahí??

¿Y si fuese una mujer con
poder político y pudiese solucionar los problemas de la tierra, que sería lo
primero que eliminaría?

La violencia. Quitaría la violencia. El
problema fundamental es el petróleo, creo yo… Dejaría que se desarrollaran
las nuevas tecnologías, proveernos de una nueva forma de energía para los
coches, para los aviones. Ahora no dejan que la tecnología crezca porque con
esta guerra por el petróleo sube el crudo.

¿Podría usted vivir sin
los focos, sin las entrevistas las giras de promoción y los lanzamientos?

Sí, y de hecho lo hago. Me encanta África,
Méjico o India por eso, porque me gustan los campings,
estar en una reserva ecológica o ir a Arizona con los apaches. Me gusta ir a Tepotzlán, donde están las pirámides de Méjico, o me gustan
los masai de Mali o
Mauritania… África tiene mucho que me llena… las estrellas, la luna, el
fuego, los tambores…

Recomiéndeme un viaje por
un lugar que haya visitado y otro oculto por su país…

Te puedo recomendar ir a Chiapas, en Méjico.
Es precioso poder ver a los indígenas, son superamables,
amigables, cero violencia y cero guerra. Para un viaje fuera de Méjico te recomendaría
el desierto, el Sáhara. De París a Mali puedes volar directo todos los días. Allí se puede
hacer un viaje con los Tuareg, los hombres del
desierto que te hacen el pan debajo de la arena, con el sol. Lo he hecho varias
veces.

¿Qué sensaciones le
produce sus frecuentes viajes con su velero por el mar?

Encuentro que me regenera. Me limpia la
mente, me da ganas de seguir por el mundo, conocer otros mares que quizás no
conozco, es como si abriera las ventanas en una habitación para que entrara
oxígeno.

¿Y qué es lo que hace con
el dinero que gana, además de viajar?

El dinero proporciona tranquilidad,
a veces, pero no siempre. El dinero es para gastarlo o para ahorrarlo y
gastarlo después en viajes o en compartirlo. No soy la típica mujer que guarda
el dinero debajo del colchón y no se lo quiere dar a nadie, soy superespléndida. Lo invierto en propiedades, me gustan los
bienes raíces. Los terrenos, las casas, las propiedades en general.

Sabemos que tiene casa en Madrid ¿cómo es un día anónimo en la capital
de España?

Voy a hacer yoga en las mañanas. Después, a
lo mejor, vuelvo a casa y organizo una comida con algún amigo o amiga, o como
en casa. Por las tardes tomo alguna clase o voy a caminar. Por las noches me
gusta escuchar música o estar con alguien con quien pueda tener un debate. Me
gustan los conciertos, el teatro, el arte en general. Me gustan las noches
tranquilas con una buena cena o un buen vino.

¿Cuáles son esas cosas a
las que se dedicará una vez se retire?

Me voy a dedicar al entretenimiento, a la
producción, a impulsar a las nuevas generaciones, a la publicidad, al teatro,
al cine….

Ha dicho ya que quiere
cumplir 80 años y estar rodeada de nietos, lo que significa haber tenido hijos,
¿tendrá tiempo suficiente para tenerlos?

Pronto. En algún momento, pero pronto. Lo
quiero, lo deseo, pero no tengo prisa. Dos, tres o cuatro hijos. Nietos? todo.

Sabemos que le
gustan los percebes, un manjar al que se acostumbró de niña, puesto que pasó
algunos veranos en Galicia ¿por qué le gustan tanto los percebes?

Porque me ponen (risas). Siempre
me han gustado. De chiquita los veía como Aliens,
como monstruos, pero me gusta todo lo que es comida. Pasé parte de mi infancia
en Trasanquelos, no en Coruña capital. Fue el
destino, mi madre es mejicana pero estuvo casada con Carlos Vasallo Tomé
durante muchos años, y los Tomé son de Galicia y pasábamos todos los veranos
allí.

Hablando de gastronomía ¿le gusta el
vino? ¿ha visitado alguna bodega de éstas que se han abierto hace poco?

Todavía no, pero me gusta mucho la uva. Últimamente suelo hacer rutas que
me van enseñando a degustar los buenos vinos y la buena gastronomía. Conozco
los italianos y los de California, pero me gustaría ir a La Rioja, por ejemplo.
Ahora van a abrir una bodega alucinante en la Rioja y me gustaría ir. Estoy
entrando en esa edad?

Finalmente ¿Cómo se ve el mundo desde su posición de rockstar o popstar
como usted dice?

El mundo lo veo más como un ser humano, como
una mujer que ama lo bonito: un atardecer, un niño entrando al colegio, un
viejito recibiendo al nieto o dos personas que van a ser padres. Veo caótica la
situación, creo que hay mucho caos. En todos los libros sagrados dicen que
estamos viviendo un Apocalipsis, pero soy positiva. Creo que en lugar de crear
más violencia y más mal rollito, estoy cantando y la música es la medicina para
el alma, para el estrés, la tensión o el trabajo…



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page