ESTÁS LEYENDO...

Penélope cruz. llegó, vio y venció.

Penélope cruz. llegó, vio y venció.

En la meca del cine todos se la disputan y aunque sólo tiene 27 años, ha recorrido un largo camino hasta llegar a ser la más internacional de nuestras actrices. Es, además, muy bella, tiene un atractivo y encanto especiales y sale con uno de los chicos más guapos y famosos del cine americano, Tom Cruise. ¿Qué más se puede pedir?

Con una sólida filmografía en España, Belle Époque de Fernando Trueba, Oscar a la mejor película de habla no inglesa de 1994, le supuso el primer reconocimiento importante más allá de nuestras fronteras. La siguiente cita de Penélope con el Oscar fue en el año 2000, cuando junto a Antonio Banderas entregó el premio a Almodóvar por “Todo sobre mi madre”. A partir de aquí todo ha ido rodado, protagonizando Woman on Top, Todos los caballos bellos, Blow, La mandolina del capitán Corelli o Vanilla Sky.

A pesar de su aparente fragilidad, Penélope esconde una gran fuerza interior. Para ella, su vida espiritual ocupa un lugar muy importante en el día a día: “soy budista y acudo a yoga dos veces a la semana. Pero esto es algo tan íntimo que no me agrada comentarlo en público”, declara.

Su secreto para triunfar: la obstinación de que hace gala, virtud o defecto que, según ella, le viene dado por el hecho de ser tauro, cuya principal característica es la terquedad. Aunque dice tener las mismas necesidades de cualquier persona, su agenda dista mucho de ser la de cualquier ciudadano de a pie. “Han sido 10 años de un trabajo continuo. Ha habido momentos en los que me he sentido tan exhausta que pensaba que no podría seguir así. Ahora lo que necesito de verdad es un descanso. Por lo menos en seis meses no pienso iniciar ningún rodaje”, afirma. Estar en casa con sus amigos y su familia es lo que le ayuda a “recargar pilas”. “También he dejado de fumar, regulo las comidas, duermo las horas suficientes y me tomo tiempo para mi misma, lo que no deja de ser importante”.

En Tom, además del amor, ha encontrado un claro ejemplo a seguir. Lo que más admira de él es su capacidad de trabajo y sus dotes de alquimista para transformar lo negativo en positivo. “Nunca se queja de nada. A su capacidad de trabajo hay que añadir sus cualidades como hombre:Tom es honesto, generoso y un padre maravilloso”, afirma.

A Penélope, que dice estar en un momento de crecimiento como actriz, cuando se le pregunta sobre su instinto maternal desvía la atención hacia la Fundación Sabera. “Ya hemos podido proporcionar hogar y escuela a 80 niñas en las afueras de Calcuta, y esperamos que en unos cuatro años podamos albergar hasta 500 niñas”, comenta. “De todas formas, aunque me gustaría ser madre, ahora simplemente no estoy preparada para iniciar una familia”, declara.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page