ESTÁS LEYENDO...

Perder peso en la menopausia: 5 reglas de oro

Perder peso en la menopausia: 5 reglas de oro

Cómo perder peso en la menopausia

A partir de los 45 años, e incluso antes, el cuerpo de la mujer empieza a cambiar y el proceso de envejecimiento no solo se manifiesta a nivel facial. Tal y como explica la doctora Montserrat Quirós, directora del Centro Médico Estético MQ, “el peso comienza a oscilar y nos cuesta perder esos 2-3 kilos que solemos coger en vacaciones y que antes rebajábamos sin problema. Además, la grasa se empieza a acumular en las zonas más conflictivas: abdomen, cartucheras y flancos”. La experta nos da algunas claves para perder peso en la menopausia y recuerda que las mejores estrategias que tenemos son el deporte y la alimentación, “pero más que la dieta, debemos aprender una serie de reglas que nos ayudarán a optimizar nuestro cuerpo”.

1.      Repartir la ingesta de comidas en 5 tomas (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena). “Siempre cuesta seguir esta pauta, pero resulta vital para mantener activo el metabolismo y, por consiguiente, maximizar la quema de calorías y, también, para que el cuerpo tenga sensación de saciedad, evitando así los picos de ansiedad”, afirma la experta.

2.      Hacer una carga inteligente de carbohidratos. Los hidratos de carbono son el combustible de nuestro cuerpo y, por lo tanto, resultan esenciales, pero deben consumirse acompañados de actividad física o, de lo contrario, se almacenarán en forma de grasa. “Por este motivo deben ingerirse en el desayuno y el almuerzo y reducirlos progresivamente durante el resto del día. Tres recomendaciones en este sentido: buscar siempre hidratos de carbono de origen natural; no tomar pan durante la comida y la cena y, si queremos optimizar resultados, eliminar los hidratos durante la cena”.

3.      Aumentar la ingesta de proteínas. Tanto las proteínas (de origen animal y vegetal) como las verduras deben constituir la base de la dieta en esta etapa de la vida y, fundamentalmente, de los platos de la comida y la cena. “Las verduras aportan vitaminas, minerales y fibra, mientras que la proteína ayuda a mantener el tono muscular. Un batido de proteínas durante el desayuno es un complemento perfecto y aporta vitalidad a lo largo del día”.

4.      Tener a mano snacks sanos. Como dice la experta, controlar la alimentación genera estrés, especialmente en el tramo que va de la tarde a la noche. “Para combatirlo es importante mantener la rotación de 5 comidas (de ahí la necesidad de almuerzo y merienda) y siempre tener a mano algún snack sano como un puñado de frutos secos sin tostar, fruta o una barrita de proteínas”.

5.      Conocer la métrica de las comidas. Es muy importante tener clara cuánta cantidad de alimentos podemos ingerir. “Como regla general, tanto para la comida como para la cena, debemos tomar como medida un plato llano y cubrir 1/3 con alimentos cuya base sea proteína y 2/3 con verduras. Como postre, siempre fruta fresca y, como bebida, preferiblemente agua”. La doctora Quirós recomienda combinar estas directrices con ejercicio físico: “Una media hora, 2-3 días por semana, pudiendo elegir entre caminar a buen paso, correr a ritmo suave, gimnasia de mantenimiento, nadar, yoga, pilates, etc.”.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.