ESTÁS LEYENDO...

Permite distinguir entre los distintos perfiles de...

Permite distinguir entre los distintos perfiles de consumidores, y en países como en EEUU se admite como prueba complementaria en la concesión de licencias de conducir

El análisis del cabello es uno de los métodos más eficaces para determinar el consumo de drogas e informar sobre el estado y la historia de dependencia a dichas sustancias, según se desprende de un artículo publicado en la revista científica Schironia, que edita el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM). Un equipo de investigadores españoles de la Facultad de Farmacia y el Centro de Espectrometría Atómica de la Facultad de Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid han analizado las ventajas de usar el cabello como marcador biológico.

Los investigadores aseguran que se puede distinguir entre los distintos perfiles de consumidores, ya que el tiempo de permanencia de la droga se prolonga durante meses, frente a las horas de las muestras de sangre o los apenas dos o tres días de la orina.

El análisis del cabello en los casos de consumo de cocaína ofrece una fiabilidad diagnóstica del cien por cien frente a la información obtenida en las entrevistas personales. Además, la toma de esta muestra resulta más sencilla que otros métodos.

A pesar de que el análisis de drogas en el cabello aún no goza de valor legal, en algunos países como en Italia y en Estados Unidos se admite como prueba complementaria en la concesión de licencias de conducir. El cabello no sólo nos proporciona una información fiable del consumo de drogas, sino que puede utilizarse para monitorizar otras sustancias en el organismo como agentes insecticidas, herbicidas, aditivos de comidas, agentes carcinógenos, tóxicos ambientales y todo tipo de drogas terapéuticas.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page