ESTÁS LEYENDO...

Personas anticoaguladas, ¡ojo al cambio de hora!

Personas anticoaguladas, ¡ojo al cambio de hora!

Personas anticoaguladas, ¡ojo al cambio de hora!

5 claves para que el cambio de hora no afecte a las personas anticoaguladas

El próximo domingo 25 de marzo adelantaremos una hora los relojes. Este nuevo horario supone cierto desajuste tanto físico como psicológico, que conlleva modificar los hábitos de vida. Para que esto no afecte a las personas anticoaguladas y a quienes pueden estar en riesgo de sufrir un ictus, Boehringer Ingelheim nos propone cinco claves.

1. No alteres los hábitos alimenticios. Las personas anticoaguladas deben prestar especial atención a sus hábitos nutricionales, tanto por los riesgos de una alimentación deficiente como por la alteración en la toma de la medicación, que puede conllevar saltarse o atrasar una comida.

2. Organiza los horarios de la toma de medicamentos. El cambio de hora puede propiciar una alteración en la hora de toma de la medicación y olvidarse de cuándo debe tomarse la dosis. Para evitar confusiones, actualiza puntualmente todas las alarmas y relojes. También resulta útil poner a la vista pequeñas anotaciones en lugares frecuentes, como el baño y la cocina, recordando la hora de la toma.

3. Aprovecha el aumento de horas de luz para realizar ejercicio cardiosaludable. Los beneficios de realizar 30 minutos al día de ejercicio, como recomienda la OMS, son múltiples, ya que además de mejorar nuestro estado de salud, también influye en nuestro humor, reduce el estrés y mejora el sistema circulatorio.

4. Mejora tu estado de ánimo. Según la OMS, el estrés aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, por lo que es importante disminuirlo y afrontar las situaciones con una mentalidad positiva. Así que, con la llegada del buen tiempo, haz una escapada a la naturaleza, apúntate a nuevas actividades colectivas como tocar un instrumento, darnos un masaje o quedar con amigos…

5. Y sobre todo… Duerme lo suficiente y disfruta de un sueño placentero. La modificación del huso horario veraniego supone la reducción de hasta un 10% la eficiencia del sueño. Un aspecto a considerar ya que, según estudios, la falta de horas de sueño o no descansar adecuadamente puede incrementar un 27% la posibilidades de sufrir un ictus. Así que las personas anticoaguladas deben propiciar un sueño reparador. Antes de dormir evita el uso de aparatos con luz artificial que nos puedan estimular, como tablets, teléfonos móviles o la televisión y sustituirlos por una lectura en papel. De igual manera, una cena ligera facilita la digestión al estómago y una mejor conciliación del sueño.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.