ESTÁS LEYENDO...

PLANTAS MEDICINALES ¡Saltan las alarmas!

PLANTAS MEDICINALES ¡Saltan las alarmas!

PLANTAS MEDICINALES ¡Saltan las alarmas!

Los expertos de la Sociedad Española de Patología Digestiva te aconsejan no automedicarte ni abusar de los suplementos dietéticos y plantas medicinales. Tu hígado puede correr un serio peligro.

Tomar suplementos y productos de herboristería se está poniendo de moda como ayuda, por ejemplo, a muchas dietas de adelgazamiento. Sin embargo, los expertos de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) advierten que abusar de medicamentos no prescritos y de productos naturales no es inocuo, ya que muchos se metabolizan en el hígado y tienen el potencial de dañarlo, lo que se conoce como hepatotoxicidad. Aunque es poco frecuente, cuando sucede puede ser muy grave y ocurre con una incidencia anual de entre 2,9 y 19 casos por cada 100.000 habitantes.

¡Cuidado con!

La hepatotoxicidad se puede producir por el consumo de fármacos prescritos por el médico, pero también por automedicación o por el consumo de cualquier otro producto que se metabolice a través del hígado como los preparados de herboristería, los suplementos dietéticos o las hormonas que se consumen en los gimnasios.

Amoxicilina + ácido clavulánico: campeones de la hepatotoxicidad

Muchas familias de fármacos causan hepatotoxicidad, pero la combinación amoxicilina/ ácido clavulánico, un antibiótico muy prescrito, es el que más la provoca, con un caso por cada 2.500 a 3.000 personas. Según señala el doctor Raúl Andrade Bellido, responsable del Comité Científico de la SEPD y director de la Unidad de Gestión Clínica de Aparato Digestivo y Hepatología del Hospital Universitario Virgen de la Victoria, además de catedrático de la Universidad de Málaga (UMA),  la amoxicilina/ácido clavulánico (que es el que causa más casos de toxicidad hepática, en uno de cada 2.300 sujetos que toman el tratamiento”, explica el experto, que añade: “aunque esto ocurre con una frecuencia baja, el paciente que lo sufre puede tener un fallo hepático agudo grave.”  En relación a la hepatotoxicidad, “se abren ahora nuevos desafíos, porque se están comercializando fármacos muy efectivos, que son una novedad terapéutica en tumores, como la inmunoterapia, que actúan estimulando la inmunidad del sujeto, pero que tienen como efecto adverso que pueden provocar una hepatitis de carácter inmune, que es una enfermedad también grave.

Un pionero registro español de casos de hepatotoxicidad

A día de hoy, no disponemos de un perfil de riesgo claro para el desarrollo de la hepatotoxicidad. Conocer este perfil de riesgo forma parte de lo que llamamos medicina personalizada y nos permitiría evitar los fármacos que podrían provocar hepatotoxicidad en un sujeto”, destaca el doctor Andrade. Desde hace más de veinte años funciona el Registro Español de Hepatotoxicidad, que se puso en marcha en 1994 en Málaga, y que es de ámbito estatal. En la actualidad, este registro reúne más de 1.000 casos reportados de toda la geografía española y más recientemente desde Latinoamérica. Este es un registro pionero en el mundo, donde sistemáticamente se incluyen los casos de toxicidad hepática, gracias a la colaboración de una red de especialistas españoles, un modelo que ha sido imitado posteriormente por el National Institute of Health, de Estados Unidos.

Productos homeopáticos

Es una idea errónea, muy extendida, que los productos “de la naturaleza” tienen efectos beneficiosos y no son tóxicos. Esta es una idea muy arraigada, difícil de combatir. Pero hay que advertir a la población de esta circunstancia para que se comporte con precaución respecto al uso de estos productos”, afirma el doctor Andrade. “A los médicos nos preocupa el altísimo consumo –no solo en España, sino también en otros países occidentales- de productos homeopáticos, de los llamados “naturales”, bajo la premisa de que siempre son beneficiosos, sin que los estudios científicos hayan demostrado su eficacia y con potencial de causar una toxicidad hepática elevada.

 “La enfermedad hepática tóxica debe sospecharse en sujetos que toman medicamentos, u otros productos como las hierbas y suplementos dietéticos cuando presentan una inflamación hepática aguda. En estos casos, hay que evaluar potencial de toxicidad de todos los agentes que el sujeto consuma”, recuerda el doctor Andrade.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.