ESTÁS LEYENDO...

Poco volumen o tenerlo caído, principales complejo...

Poco volumen o tenerlo caído, principales complejos de las mujeres respecto a su pecho

Datos del estudio desarrollado por la farmacéutica Allergan, ‘Aumento de pecho: las españolas opinan’, revelan que para el 39% de las mujeres que no se siente a gusto con su pecho, el principal motivo es tener poco volumen, y para un 30% su mayor preocupación es tenerlo caído. Este es el caso con el que se identifican las mujeres de mayor edad, entre 46 y 60 años, mientras que las más jóvenes, entre los 18 y los 45 años, sienten que su pecho es pequeño.

Cabe destacar que el 46% de las españolas encuestadas se ha sentido acomplejada por su pecho alguna vez y casi el 40% usa habitualmente sujetador con relleno o con efecto “push up” porque le aporta seguridad. Y es que, para la gran mayoría (81%) de las mujeres, en el caso de hacerse un aumento de pecho, lo haría para sentirse bien consigo misma.

Aumento mamario, intervención líder

Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), el aumento mamario continua liderando la primera posición de intervenciones de cirugía estética con un 26,31%2  y “la edad más frecuente se sitúa entre los 25 y los 30 años aunque cada vez hay más mujeres en torno a los 20 que deciden realizársela”, afirma el Dr. Vicente Paloma Director del Instituto Paloma, en Barcelona. “Lo que si debemos de tener en cuenta es que la mujer haya completado su madurez física y psicológica”, añade el experto.

Desde la SECPRE se advierte que sólo el 34,83% de los pacientes que se realizan a una intervención de Cirugía Estética se informa sobre la cualificación del médico. En los últimos congresos de este año, numerosas sociedades científicas y expertos destacan como cada vez hay más intrusismo en la profesión y recuerdan al paciente que debe cerciorarse de que el especialista posea el título oficial y homologado que le cualifica como Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

En este sentido,  el Dr. Paloma añade: “Hay tres factores, al menos, que debemos tener en cuenta como paciente. El primero es que el profesional esté adecuadamente formado y en ese sentido debemos comprobar que es miembro de la SECPRE; el segundo factor es la experiencia que haya desarrollado en la intervención que nos queremos realizar. La pericia del cirujano vendrá marcada en gran medida por la experiencia adquirida durante su trayectoria profesional; el tercero, y no por ello menos importante, es la confianza que nos inspire en la entrevista en la consulta”.

Actualmente se practican entre 18.000 y 19.000 intervenciones de este tipo al año. El Dr. Paloma destaca que el principal objetivo es lograr un resultado natural, proporcionado y ajustado a las expectativas de la paciente, y destaca la importancia de que el profesional le ayude a tomar las decisiones sobre la prótesis a utilizar intentando siempre velar por un resultado que sea adecuado y armonioso. El procedimiento dependerá de diversos factores, “como la ubicación de la prótesis en un plano profundo, la forma, volumen y características de la prótesis y, por supuesto, de la pericia del cirujano que realiza la intervención”, determina el experto.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.