ESTÁS LEYENDO...

Por cada celíaco diagnosticado, hay 5 sin diagnost...

Por cada celíaco diagnosticado, hay 5 sin diagnosticar

Por cada celíaco diagnosticado, hay 5 sin diagnosticar

 

El celíaco puede presentar sintomatología atípica, mínima, o incluso ausente

La enfermedad celíaca es una patología autoinmune que produce una intolerancia permanente al gluten en individuos predispuestos genéticamente y que provoca una lesión grave en la mucosa del intestino delgado del celíaco, con una atrofia de las vellosidades intestinales, y mala absorción de nutrientes. Así se ha puesto de manifiesto en las Segundas Jornadas Nacionales de Digestivo, que se celebran el 6 y 7 de abril en Santander organizadas por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), a través del Grupo de Trabajo de Aparato Digestivo y la delegación de la Sociedad en Cantabria.

“Aunque es un proceso con una base genética bien definida, puede aparecer en cualquier edad de la vida, afectando tanto a niños como a los adultos. Algunos factores que pueden influir en su aparición son la ausencia de lactancia materna, la edad de la introducción del gluten o la presencia de infecciones gastrointestinales como la infección por rotavirus”, indica la Dra. Lourdes Martín, miembro del Grupo de Trabajo de Aparato Digestivo de SEMERGEN. Es, por tanto, una patología compleja, multifactorial, causada por una serie de factores hereditarios, inmunológicos y ambientales.

Asimismo, es una patología frecuente que afecta a alrededor del 0,3 al 1% de la población mundial. Puede aparecer en cualquier etapa de la vida, más del 70% de los nuevos pacientes son diagnosticados con más de 20 años. Afecta más a mujeres que a hombres (2:1). En España es de 1,4% en niños y 0,3% en adultos. La prevalencia se incrementa en familiares de primer grado (1 de cada 22); en familiares de segundo grado (1 de cada 39).

Infradiagnosticada

Uno de los problemas de esta enfermedad es el infradiagnóstico, ya que por cada celíaco diagnosticado hay un promedio de cinco casos sin diagnosticar, debido a la sintomatología atípica, mínima, o incluso ausente. “Este retraso o ausencia en el diagnóstico sí tiene consecuencias para la salud del individuo celíaco, pues se relaciona con una mayor progresión de la enfermedad, complicaciones como osteoporosis y un riesgo aumentado de fractura, infertilidad, aumento del riesgo de patología intestinal maligna y disminución del crecimiento, pubertad retrasada y problemas dentales en niños”, indica la Dra. Mercedes Ricote, coordinadora del Grupo de Trabajo de Nutrición de SEMERGEN.

Existen diferentes líneas de investigación en búsqueda de nuevos tratamientos de la enfermedad celíaca centrados en métodos que se dirigen hacia la vacuna y el uso de enzimas que descomponen el gluten y sus componentes inmunoagravantes antes de que el gluten llegue al intestino delgado. Actualmente, se está viendo el importante papel que tiene la microbiótica intestinal o mejor dicho su alteración en la patogénesis de algunas enfermedades digestivas. Se están identificando, cuales son los cambios en la microbiótica intestinal que pueden influir en determinadas patologías.

Por ello, la mejor estrategia desde Atención Primaria para mejorar las tasas de diagnóstico es la búsqueda activa de casos en pacientes con síntomas sugestivos y prestar especial atención a los grupos de riesgo.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.