ESTÁS LEYENDO...

¿Por qué tengo pérdidas de orina?

¿Por qué tengo pérdidas de orina?

En el Día Mundial de la Incontinencia (14 de marzo) los expertos de Intimina nos explican las causas de las pérdidas de orina

Los músculos del suelo pélvico se encuentran situados alrededor de la uretra, y debajo de la vejiga, controlando ésta. Desde Intimina aseguran que son muchas las consecuencias que pueden provocar perdidas de orina, pero en la mayoría de los casos, la incontinencia se produce por el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico tras el embarazo, el parto o la llegada de la menopausia. En concreto, las pérdidas de orina son muy comunes durante la gestación y tras dar a luz. Con los cambios hormonales, la presión que ejerce el bebé sobre la musculatura y el esfuerzo que se ejerce durante el parto, es muy probable que los músculos del suelo pélvico se resientan y se debiliten.

“Actividades cotidianas como toser, reír, levantar peso o, incluso, correr, pueden provocar pequeñas fugas debido a la debilidad de la musculatura”, afirman los expertos de Intimina. Asimismo, y durante la menopausia, la falta de producción de estrógenos por parte de los ovarios puede provocar alteraciones y un cambio en la posición de la vejiga, reduciendo la eficacia de la musculatura que la mantiene cerrada.

Por otro lado, el sobrepeso es otro de los factores que pueden provocar pérdidas de orina, por lo que mantener un peso adecuado puede ayudar a reducir una presión añadida en los músculos pélvicos y abdominales.

El suelo pélvico se compone de una serie de músculos, nervios y tejidos conectivos formando una hamaca entre el hueso púbico y la base de la columna vertebral. Éstos sostienen los órganos internos (la vejiga y el útero) y a la vez ayudan a mantener el control sobre la vejiga y los movimientos intestinales. La función del suelo pélvico es fundamental. Sin embargo, y según un estudio elaborado por Intimina, cerca de un 31% de las mujeres desconoce para qué sirve.

Además de la menopausia, el embarazo o el sobrepeso, adoptar posturas incorrectas, cargar peso, hacer ejercicios de alto impacto, o tener problemas de espalda pueden ocasionar una disminución de la actividad del suelo pélvico y, en consecuencia, provocar que éste no funcione correctamente. En concreto, un 40% de las mujeres desconoce que los deportes de alto impacto, como por ejemplo el running o el tenis, debilitan la musculatura pélvica.

Suelo pélvico fuerte para evitar pérdidas de orina

“Por esta razón, mantener una postura correcta y no hacer esfuerzos indebidos es una medida básica para mantener un suelo pélvico fuerte”, afirman los expertos de Intimina. Aunque un porcentaje muy reducido de mujeres de entre 18 y 25 años afirma tener pérdidas de orina (7%), es importante prevenir esta patología y ejercitar la musculatura pélvica a edades tempranas. “Cuanto antes se comiencen a ejercitar, antes se notarán sus beneficios y se evitarán problemas futuros. Una buena forma de comenzar a ejercitarlo es practicar una rutina de Kegel”, afirman los expertos de Intimina.

Estos ejercicios, creados por el Doctor Arnold Kegel en 1940, consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la musculatura pélvica.  Aunque los ejercicios de Kegel parecen sencillos, son algo más que apretar y relajar músculos. Para obtener todos los beneficios al ejercitar los músculos, existen entrenadores inteligentes de Kegel para ayudar a la mujer. Estos dispositivos usan la biorretroalimentación para registrar la fuerza del suelo pélvico cada vez que se realiza el ejercicio, seleccionando automáticamente una rutina apropiada basada en la fuerza resistencia y rendimiento”.   

Es el caso del KegelSmart de Intimina, una buena opción para realizar estos ejercicios. Se trata de un dispositivo innovador e inteligente, fabricado en silicona de grado médico, que reconoce la fuerza de los músculos del suelo pélvico. Tras un reconocimiento, seleccionará el nivel de ejercicio que se adapte a las necesidades de la mujer, indicando la rutina a realizar con suaves vibraciones.  

 

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.