ESTÁS LEYENDO...

Problemas psiquiátricos: su reflejo en la piel

Problemas psiquiátricos: su reflejo en la piel

Problemas psiquiátricos: su reflejo en la piel


‘De la mente a la piel’ es el título del primer volumen de una trilogía que aborda las principales patologías psiquiátricas y su reflejo en la piel. Parte del hecho de que la dermis es un órgano vulnerable, en el que se somatizan con facilidad los trastornos de una mente enferma.

La doctora Aurora Guerra, Jefa de Sección de Dermatología del Hospital 12 de Octubre y presidenta de la Sección Centro de la Academia Española de Dermatología (AEDV) es la autora de este libro perteneciente a la trilogía Dermatología Psiquiátrica.  La presencia de trastornos mentales en la población general es elevada y afecta a entre el 10 y el 30 por ciento de la población a través de patologías como la depresión, la ansiedad, la esquizofrenia, la adicción a sustancias o el deterioro cognitivo. En muchos de estos casos, explica la doctora Guerra “la necesidad de atención psíquica se presenta a través de síntomas  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentossomáticos que frecuentemente se localizan en la piel, evidenciando que es un terreno privilegiado para observar la relación entre soma y psique”.

• Así por ejemplo, nos encontramos con la dermatitis artefacta o ficticia: lesionarse la piel para pedir ayuda es una de las herramientas que los pacientes con trastornos facticios suelen poner en práctica, explica la doctora Guerra.
• Otra de las patologías que derivan de un trastorno psiquiátrico y se manifiestan directamente en la piel, es la tricotilomanía, una alopecia traumática ocasionada por el propio paciente al arrancar sus cabellos o partirlos. También se localiza en las cejas, barba, axilas y pubis.
• Las personas que padecen el síndrome de Munchaüsen reproducen fidedignamente una enfermedad conocida, -explica la doctora Guerra-.
• Otro de los problemas son las alucinaciones cutáneas, como el llamado delirio de parásitos en la que el paciente cree que tiene bichos, y se rasca para quitárselos.
• Las personalidades adictivas a las drogas y sus complicaciones cutáneas, y la alteración de la imagen corporal que acompaña a la anorexia, la bulimia o la tanorexia son casos comunes. En todos ellos “el dermatólogo ha de saber sobrellevar el mecanismo para que llegue al psiquiatra y se cure, porque son síntomas asociados a trastornos mentales” explica la experta.


Un camino de ida y vuelta


Pero a igual que en la piel se manifiestan los problemas mentales, personas que están mentalmente sanas y que padecen un problema en la piel, como psoriasis y acné, pueden llegar a aparecen trastornos como la depresión. Y es que la apariencia física influye directamente en cómo nos percibe y nos acoge la sociedad, lo que motiva que las personas con patologías dermatológicas puedan ver alterado su aspecto físico y sufran consecuencias sobre su estado psicológico. “Se ha de tener en cuenta que muchas veces se crea un círculo vicioso por lo que si sólo se cura la piel, no será un tratamiento completo e integral”, puntualiza la experta, por eso resulta fundamental el abordaje multidisciplinar.


Patologías de mujeres


En general, las mujeres son las que se ven más afectadas por este tipo de  patologías. En cuanto a la edad, dependería del tipo de patología, por ejemplo “los trastornos delirantes aparecen en la edad madura y ancianidad con preferencia, sin embargo los trastornos relacionados con los impulsos suelen darse en la época de la adolescencia y juventud”, señala la doctora. Aunque con frecuencia, concluye “este tipo alteraciones son crónicas y la patología se manifiesta a lo largo de su vida”.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?