ESTÁS LEYENDO...

Proponen diseñar un plan nacional para mejorar el ...

Proponen diseñar un plan nacional para mejorar el dolor crónico infantil

Proponen diseñar un plan nacional para mejorar el dolor crónico infantil

El dolor infantil no ha recibido históricamente la misma atención que el de adultos pese a que recientes estudios epidemiológicos estiman que la tasa de prevalencia del dolor crónico en niños y adolescentes asciende al 37% de la población en nuestro país. El estudio ‘Situación actual y propuestas de mejora del tratamiento del dolor crónico infantil en España’, realizado por la Cátedra de Dolor Infantil Universidad Rovira Virgili-Fundación Grünenthal, es el primero que aborda dicha situación desde distintas perspectivas: la clínica, por parte de médicos de Atención Primaria y pediatras, y la social, por parte de padres/madres y profesores.

Este estudio propone, entre sus conclusiones, la construcción de una estrategia nacional específica para niños y adolescentes y trasladarla a planes definidos a nivel regional para mejorar el abordaje de esta dolencia en España. Según los autores de este informe, reconocer el dolor infantil como una patología en sí misma es una prioridad, ya que en la actualidad se encuentra infravalorado por las autoridades, los profesionales sanitarios y la sociedad en general. Por ello, promueve sensibilizar sobre esta cuestión, crear sistemas de registro sistemático y obligatorio del dolor, facilitar la implantación de protocolos de valoración específicos para población infantil y seguir desarrollando instrumentos de valoración del dolor.

Además, los autores del estudio lamentan la falta de coordinación de los equipos médicos y defienden la necesidad de la creación de Unidades de Dolor Infantil (hoy en día la Unidad de Dolor Infantil (UDI) del Hospital Universitario La Paz de Madrid es la unidad de referencia en España para para el abordaje específico del dolor de niños y adolescentes).

El dolor crónico infantil es el que experimentan niños y adolescentes y que persiste más allá del tiempo de curación esperado (más de 3 meses). Se manifiesta de forma continua o recurrente en dicho periodo y no resulta fácilmente tratable con los métodos tradicionales aplicados para el manejo del dolor y tampoco fácilmente curable. De hecho, el dolor crónico genera repercusiones cuyo impacto se desarrolla en el largo plazo, y en ocasiones puede llevar a que estos niños y adolescentes desarrollen discapacidades relacionadas con dicho dolor, así como problemas en el futuro, representando una amenaza real para la calidad de vida relacionada con la salud.

A pesar de la gravedad de estas secuelas, el estudio sobre la situación del tratamiento del dolor infantil en España concluye que muchos niños y adolescentes con dolor crónico en nuestro país no están siendo suficientemente tratados por falta de formación o escasez de recursos materiales y organizativos. Los profesionales sanitarios se enfrentan, por tanto, al reto de convertir el dolor crónico infantil en una prioridad de sus prácticas cotidianas.

En este sentido, el profesor Jordi Miró, director de la Cátedra Dolor Infantil Universidad Rovira i Virgili-Fundación Grünenthal y coordinador del proyecto, ha destacado, durante la presentación del estudio, la importancia de una estrategia de qué hacer y cómo: “Saber qué hacer y hacerlo no son sinónimos. Si no se aportan los recursos materiales y humanos para implementarla, las mejoras en el sistema seguirán en manos del voluntarismo. Necesitamos una estrategia con propuestas basadas en evidencias, que debe ser soportada, promovida y financiada por las administraciones responsables”.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.