ESTÁS LEYENDO...

Los geriatras presentan una propuesta para la vacu...

Los geriatras presentan una propuesta para la vacunación de adultos y mayores

En el marco del 58º Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), organizado en Sevilla del 8 al 10 de junio bajo el título ‘El Futuro es hoy: calidad y equidad en la atención de los mayores’, se ha presentado en primicia la primera propuesta de Consenso sobre la vacunación de adultos sanos y con enfermedades crónicas. Dicho documento ha sido elaborado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) “con el objetivo de establecer recomendaciones de vacunación en adultos y mayores que sirvan de guía en la práctica asistencial a los profesionales sanitarios, para promover su aplicación en todos los niveles de atención sanitaria, así como aumentar las actuales coberturas de vacunación en adultos existentes en España”, explica el doctor José Antonio López-Trigo, Presidente de la SEGG.

En este documento, que servirá como base para el estudio y desarrollo del documento oficial de Consenso, se  destaca que la vacunación es una de las estrategias coste-efectivas más importantes en la prevención primaria de las enfermedades infecciosas con que cuenta la salud pública en la actualidad. Asimismo, se señalan los amplios beneficios logrados gracias a la introducción de programas de vacunación masiva destinados a la infancia. “Gracias a ellos se han alcanzado importantes coberturas de vacunación y se ha disminuido significativamente la incidencia y morbimortalidad de las enfermedades inmunoprevenibles. Sin embargo, la vacunación del adulto no recibe las mismas prioridades, cuando en muchos casos, su sistema inmune está debilitado y teniendo en cuenta las previsiones de envejecimiento de la población. Por ello, resulta prioritario trabajar en la correcta vacunación sistemática del adulto”, resalta el doctor López-Trigo.

Si además tenemos en cuenta el rápido envejecimiento de la población, “el desarrollo de estrategias eficaces de vacunación en el adulto sano y con enfermedades crónicas se convierte en uno de los principales retos, y  requiere una respuesta conjunta por parte de profesionales y decisores sanitarios”, señala el doctor Amós García Rojas, Presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV). Teniendo en cuenta que en el año 2050 España será uno de los tres países más envejecidos del mundo, y el 36,5% de la población tendrá más de 65 años, el doctor García Rojas sostiene que “es necesaria la adaptación de un calendario de vacunación sistemático para el colectivo mayor de 65 años y los grupos de riesgo, para evitar su riesgo de infección frente a enfermedades prevalentes y preservar su calidad de vida”. Añade que “además de contribuir al desarrollo de poblaciones más activas y participativas, se contribuirá a la reducción de costes asociados a hospitalizaciones, consultas en Atención Primaria, pruebas diagnósticas y otros recursos sanitarios necesarios en caso de enfermedad”.

Causas y consecuencias de la baja tasa de cobertura vacunal en el adulto
Las principales causas de esta baja tasa de vacunación en adultos provienen de la ausencia de vacunación o vacunación incompleta en la infancia por la no disponibilidad de la vacuna, la ausencia de administración de dosis periódicas de recuerdo para mantener la protección, la confianza generada al reducirse la circulación del agente infeccioso o la falta de educación sanitaria, entre otras.

Estas bajas tasas de vacunación del adulto pueden traer consigo consecuencias de gran transcendencia en el ámbito de la salud pública, pudiendo llegar a desplazar enfermedades propias de la infancia a la edad adulta provocando mayores complicaciones; además no debemos olvidar que los adultos son una fuente de infección para colectivos sin protección como es el caso de los lactantes, y que se pueden dar brotes en colectivos de adultos no inmunizados o con bajas coberturas de vacunación; sin olvidar que en los países desarrollados la mortalidad por enfermedades inmunoprevenibles es mayor en los adultos.

Principales vacunas recomendadas en el adulto
Las SEGG recomienda que la correcta protección de los adultos sanos y con enfermedades crónicas pasa por la vacunación sistemática frente a la Gripe, Tétanos, Difteria, Tosferina, Varicela, Herpes Zóster, Neumococo, Meningococo C, Hepatitis B y Virus del Papiloma Humano, con particularidades de pauta según edad. Mientras, para los adultos y mayores que presentan determinadas condiciones médicas u otras situaciones de riesgo (embarazadas, inmunocomprometidos, diabéticos, insuficiencia renal, etc.) recomienda la vacunación frente a la Gripe, Difteria, Tétanos, Tosferina, Varicela, Herpes Zóster, Neumococo VNC13, Neumococo VNP23, Meningococo C, Meningococo B, Haemophilus Influenzae b, Hepatitis B y Hepatitis A, dependiendo del grupo de riesgo en el que se  encuentre.

“Para la elección de las vacunas a incluir en el calendario, se han analizado los datos disponibles en nuestro país sobre morbilidad, mortalidad, letalidad y discapacidad de las diferentes enfermedades inmunoprevenibles que afectan a la población adulta española”, explica el doctor López-Trigo. El doctor Luis Salleras Sanmartí, Presidente del Comité de Vacunas de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), explica el porqué de la inclusión de algunas de estas patologías en el calendario del adulto. La protección frente a la gripe es crítica entre este colectivo “ya que es un virus muy contagioso y con graves consecuencias para los mayores de 65, las embarazadas y las personas de todas las edades en grupos de riesgo. De hecho, en España se cobra entre 1.500 y 4.000 defunciones cada año”. En Andalucía, la tasa de vacunación antigripal se sitúa en el 60%, por encima de la media nacional, que se sitúa en el 56%.

Por otro lado, el doctor Salleras  se ha referido a la importancia de la prevención frente al Herpes Zóster de todos los mayores de 60 años ya que cuentan con un sistema inmunitario más debilitado, lo que aumenta su riesgo de infección y agrava las consecuencias sobre su estado de salud. Asimismo, “los enfermos crónicos –especialmente personas con Diabetes o EPOC- deben ser protegidos frente al Herpes Zóster ya que presentan entre un 30% y 50%, respectivamente, más de probabilidades de sufrir un Herpes Zóster. En estos casos, contraer un Herpes Zóster puede significar el agravamiento de la patología de base y una pérdida significativa de su independencia”. Concluye recordando que “la vacunación no solo consigue prevenir las enfermedades infecciosas, sino también mejorar globalmente la calidad de vida del paciente crónico”.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.