ESTÁS LEYENDO...

Puesta a punto de la cabeza a los pies.

Puesta a punto de la cabeza a los pies.

Ni todo está perdido ni hay tiempo que perder. El verano está a la vuelta de la esquina e, irremediablemente,  la mayor parte de los centímetros de nuestra piel van a salir a la luz. De ahí que sea tan importante someter a nuestro cuerpo a una peculiar ITV que nos permita lucir el mejor de nuestros aspectos bajo el sol. ¡Manos a la obra!

EL PLAN INTEGRAL

TRASERO  

Lo queramos o no, la parte más posterior de nuestra anatomía sale de su escondite en esta época del año, de ahí que haya que intentar que presente el mejor aspecto posible. Ante todo, hay que extremar los cuidados de la piel de esta zona: la flacidez y la celulitis son sus principales enemigos.

Cuidados básicos:

– La exfoliación semanal es imprescindible para eliminar las células muertas de las nalgas y combatir las espinillas que pueden aparecer en esta zona.

La mejor terapia para reducir volumen es activar la circulación. Hay que aprovechar el momento de la ducha para aplicar chorros circulares de agua fría.

– Dar largas caminatas por la playa es excelente para fortalecer los glúteos. Lo mejor es andar a paso ligero sobre la arena seca.

– Siempre que te acuerdes, haz el siguiente ejercicio: contrae los glúteos, cuenta hasta tres y afloja suavemente. Y no te olvides de subirte al patín de pedales de la playa  y darle con todas tus fuerzas.

ESPALDA

Además de una postura adecuada, una piel cuidada y uniforme es el secreto para lucir tanto el bañador como esos vestidos y camisetas que dejan la espalda al aire.

Cuidados básicos:

– En la ducha, frota la espalda con una lufa o banda de crin.

– Para reparar ese aspecto blanquecino que presenta esta zona tras el invierno se puede recurrir al autobronceador (mejor, con ayuda). Otra solución exprés es maquillarla con polvos de sol, que se aplican con una brocha bien gruesa.

– Hay que elegir con cuidado el protector solar, ya que las lociones demasiado grasas pueden favorecer la aparición de granos. Lo mejor es decantarse por un producto oil free (libre de aceite), con un factor de protección elevado (15 como mínimo).

– Si el invierno ha dejado su huella en esta zona en forma de granos y espinillas, lo mejor es que antes de exponerte al sol te apliques una mascarilla que absorba el exceso de grasa. Si se trata de acné, debes tratar la zona (siempre por la noche) con una pomada que contenga peróxido de benzoilo.

VIENTRE

Para lucir ombligo es imprescindible conseguir un vientre lo más plano posible. La postura, los embarazos, los gases, el juego hormonal y la retención de líquidos suelen ser los responsables de un vientre abultado, así que lo primero de todo es mantener a raya la causa.

Cuidados básicos

– Evita los factores hinchantes: bebe mucha agua y huye de la cerveza y las bebidas con gas, causas frecuentes de hinchazón estomacal. Si la causa del volumen en la tripa es el estreñimiento, aumenta la ingesta de alimentos ricos en fibra y bebe todos los días en ayunas un gran vaso de zumo de naranja.

– Aplica todos los días sobre la zona del vientre una crema específica o, en su defecto, una hidratante corporal con efecto reafirmante con masajes circulares en el sentido de las agujas del reloj.

-Recurre a un clásico que nunca falla: los abdominales.

BRAZOS

A medida que se van cumpliendo años y el fantasma de la flacidez empieza a acechar, los tirantes comienzan a considerarse materia reservada.

-Cuidados básicos:

– Un ejercicio muy sencillo para mantener la tonicidad es formar un ángulo recto con los brazos y unir las palmas de las manos frente al pecho. Presionar una mano sobre la otra durante varios minutos al día.

-Si la celulitis se ha instalado a la zona próxima a la axila, se pueden aplicar los mismos productos y cuidados que se utilizan en otras zonas del cuerpo para tratar este problema. Los masajes y las duchas de agua fría obran auténticos milagros.

– La exfoliación semanal y la hidratación diaria (preferiblemente con un producto reafirmante) son muy importantes.

– La mejor forma de evitar que los brazos cedan a la acción de la gravedad es nadar tanto como sea posible, especialmente a estilo crol.

HOMBROS Y ESCOTE

Son dos de las zonas más sensibles del cuerpo, ya que sobre ellas incide directamente la acción de los rayos solares. Por eso suelen ser las primeras en quemarse y, lo que es peor, pueden llegar a pelarse.

Cuidados básicos

– Una buena exfoliación semanal y un plus de hidratación los dejan en condiciones óptimas para enfrentarse a la acción del sol.

– El caballo de batalla del escote son las manchas solares. Para prevenirlas, lo mejor es aplicarse semanalmente una mascarilla tipo peeling.

– También se pueden extender a estas zonas las curas intensivas que se aplican sobre la cara (ampollas, mascarillas revitalizantes, etc). Conseguirás un efecto tensor y mejorarás notablemente tu aspecto.

– Las fricciones con un guante de crin en la ducha y la aplicación de una crema corporal hidratante con movimientos circulares después son los mejores cuidados diarios que se pueden prodigar a estas zonas.

CODOS Y RODILLAS

La piel de los codos es más áspera que la del resto del cuerpo y la de las rodillas posee pocas glándulas sebáceas, por lo que suelen acumular gran cantidad de células muertas. Pese a ello, son dos zonas que se suelen quedar abandonadas a la hora de la puesta a punto, y sin embargo es muy importante para el resultado final que luzcan en todo su esplendor.

-Cuidados básicos.

– Aplica diariamente sobre ambas zonas una hidratante corporal, con movimientos circulares.

– La exfoliación es muy importante, fundamentalmente para mejorar el aspecto rugoso y envejecido que suele presentar la piel de estas zonas.

– En caso de que se necesite un extra de hidratación, se puede utilizar una crema específica para el cuidado de manos. 

CELULITIS: EL ENEMIGO NÚMERO 1

Se estima que el 90 por ciento de las mujeres occidentales padecen algún tipo de celulitis, independientemente de su peso, altura e incluso del hecho de que sean más o menos sedentarias. Las piernas, y especialmente los muslos, son las zonas preferidas por las células grasas o adipocitos para campar a sus anchas, pero también se puede encontrar celulitis en los glúteos, la tripa e incluso en la cara interna de los brazos. Hasta hace poco tiempo se creía que la llamada piel de naranja estaba producida por la acción de las toxinas procedentes del alcohol, la nicotina, la cafeína y las carnes rojas, las cuales, al no poder ser procesadas por el organismo, eran empujadas hacia los almacenes de grasa, Sin embargo, en 1998, un grupo de expertos de la Universidad de Rockefeller, en Nueva York estudiaron el fenómeno de la celulitis por primera vez, y llegaron a la sorprendente conclusión de que las toxinas no estaban implicadas en su formación sino que se trataba, simple y llanamente, de la misma grasa existente en otras zonas del organismo y que, cuando se trataba de celulitis, permanecía acumulada dentro de la piel debido, según demostraron estudios posteriores, a dos factores: a la acción de los radicales libres y a una mala circulación.

Aunque la única forma de erradicarla totalmente es mediante la cirugía, sí se puede hacer mucho por reducirla, evitar la aparición de nuevos acúmulos de grasa y, sobre todo, mejorar el aspecto de la piel. Para ello, la solución más fácil es el empleo de las cremas anticelulíticas, que incluyen ingredientes drenantes, lipoactivos (disuelven las grasas) y reafirmantes. La clave para que funcionen es la constancia (dos veces al día mejor que una), y seguir una serie de pasos para optimizar su efectividad:

– Limpieza: es preferible la ducha al baño, para evitar así que los músculos se relajen al entrar en contacto con agua caliente. La ducha debe ser templada, y se puede utilizar alguno de los jabones anticelulíticos disponibles en el mercado.

Exfoliación: la eliminación de las células muertas favorece una mejor absorción de los principios activos del producto, además de mejorar el estado de la piel proporcionándole una textura más uniforme.

Aplicación de una crema: aunque cada tratamiento tiene sus peculiaridades, como regla general se debe extender el producto con movimientos circulares y siempre de abajo hacia arriba, para activar así la circulación sanguínea.

Además de los productos específicos, hay una serie de pautas de vida que favorecen la mejora de la piel y previenen la aparición de la celulitis futura:

– Procura tener un buen ritmo intestinal: el estreñimiento está directamente relacionado con la aparición de celulitis. Incluir fibra en la dieta, beber lo suficiente e intentar establecer una rutina diaria de hábitos intestinales es fundamental para aliviar este problema.

– Mantente activa: gimnasia, natación o, simplemente, caminar a ritmo enérgico media hora al día puede ser muy efectivo para mantener los adipocitos (células grasas) a raya.

– Evita ciertos alimentos que provocan retención de líquidos, favorecen la mala circulación y ralentizan el flujo linfático: azúcar, grasas saturadas, trigo, carbohidratos refinados, alcohol, cafeína y alimentos salados.

– Incluye en el menú diario alimentos antioxidantes, ricos en fibra, diuréticos y antiinflamatorios, tales como piña, espárragos, legumbres, salvado y avena, brécol, pescado azul….

Para los casos más rebeldes o aquellos que precisan de una ayuda extra, en las clínicas de estética se aplican numerosos tratamientos destinados fundamentalmente a disolver los acúmulos de grasa que dan lugar a la celulitis:

Drenaje linfático: es un suave masaje destinado a activar la circulación linfática y facilitar el retorno venoso. Es muy efectivo para combatir la retención de líquidos y aliviar las piernas cansadas.

Endermología: se emplean aparatos específicos para combatir la celulitis dura (compacta y difícil de pellizcar, se instala en nalgas y cartucheras). Estas máquinas emplean un sistema de rodillos que succionan la piel para deshacer los nódulos grasos, ablandarlos y mejorar la textura de la epidermis.

Mesoterapia: es la infiltración de medicamentos mediante inyecciones subdérmicas. En el caso de la celulitis, el profesional (siempre un médico acreditado) infiltra sustancias lipolíticas (combustionan las grasas), drenantes (eliminan el líquido acumulado en los tejidos) o reafirmantes.

Presoterapia: se trata de un drenaje linfático realizado mediante unas botas con cámaras de aire, que se van vaciando y llenando proporcionando un masaje mecánico. Es un auténtico bálsamo para las piernas cansadas y para los problemas de circulación.

(Para más información sobre cualquiera de estos tratamientos, consultar en la Sociedad Española de Medicina Estética (www.seme.org) Tel. Secretaría Técnica: 902159015)

UNA DIETA PARA PERDER EXCESOS

Tres o cuatro kilos: esa es la cantidad media de peso que una gran mayoría de mujeres desea perder cuando se aproxima el verano y que, en muchas ocasiones, son consecuencia directa del mayor aporte calórico y la vida sedentaria propias del invierno. Frente a las dietas milagro o exprés que proliferan en esta época, la doctora Mar Mira, directora de la Clínica Mira, de Madrid, especializada en Nutrición y Estética, nos propone la siguiente dieta hipocalórica, con la que se pueden perder de 3 a 4 kilos de forma saludable en 4-6 semanas, cuidando la ingesta de nutrientes esenciales y siguiendo una alimentación equilibrada:

DESAYUNO: Elegir una de estas tres opciones:

– Café o té y 3 galletas integrales.

– Café o té con leche desnatada y 40 gr de pan integral con margarina vegetal o aceite de oliva.

– Yogur desnatado y fruta.

COMIDA: Elegir entre una de estas tres opciones:

– Espárragos blancos con vinagreta; 200 gr de pollo sin salsa.

– Verduras rehogadas; 200 gr de merluza (o pescado similar) al horno.

– Coliflor, col o brécol hervido; 150 gr de ternera asada o a la plancha.

CENA: Elegir entre una de estas tres opciones:

– Parrillada de verduras; pavo o pollo en fiambre o a la plancha.

– Sopa juliana o puré de verduras; revuelto de huevos con espinacas y setas o champiñones y espárragos.

– Ensalada de tomate y queso fresco con aceite y finas hierbas; pescado al horno o a la plancha.

MEDIA MAÑANA Y MERIENDA: Frutas y lácteos desnatados.

A TENER EN CUENTA:

– Las cantidades son libres, similares a las que se tomarían en una ración normal.

– Las verduras pueden ser sustituidas por otras, excluyendo guisantes y habas.

– Se deben respectar las cantidades aproximadas de carnes. Estas también pueden sustituirse por otras carnes magras, a excepción del cerdo.


LO MÁS IN: EL CHOCOLATE

Las delicias gastronómicas se han convertido en los últimos tiempos en los ingredientes estrella de los tratamientos estéticos y entre ellos destaca el chocolate, un manjar que, aplicado de forma tópica, aporta innumerables beneficios cosméticos: hidrata y tonifica la piel del rostro y el cuerpo; revitaliza los cutis más fatigados, retrasa la aparición de arrugas gracias a sus propiedades antioxidantes, activa la microcirculación cutánea, relaja los músculos y elimina la tensión…. Debido a ello, cada vez son más las casas cosméticas que lo incluyen como componente de sus formulaciones, mientras que en los institutos de belleza crece día a día la demanda de la chocoterapia un tratamiento en el que, tras la exfoliación de todo el cuerpo, se aplica de la cabeza a los pies, mediante un suave masaje, una capa de chocolate batido y caliente, dejándolo actuar durante 20 minutos. El resultado es no solo un estado de mayor relajación sino también una piel renovada y rehidratada, algo que resulta muy recomendable para las epidermis más secas.


SPAS URBANOS: UN LUJO AL ALCANCE DE TODOS

Para someterse a un plan integral de renovación de cara al verano, nada mejor que visitar un SPA o balneario urbano, esto es, centros que emplean la hidroterapia tanto como tratamiento de ciertas patologías como con fines estéticos. El gran reclamo de los servicios de estética que ofrecen estos centros es que están basados en ingredientes naturales. La aromaterapia rige las limpiezas de cutis, los distintos tipos de depilación, los masajes y las envolturas. Además de los servicios puntuales, lo más aconsejable es someterse a un circuito, en el que combinan varias de estas técnicas y que duran entre hora y media y tres horas. Así, se ofrecen circuitos adelgazantes (distintos tipos de baños, saunas, masajes, chorros a presión, drenaje linfático); circuitos desintoxicantes (hidromasaje con algas, chorros a presión, envolturas, masajes con aceites esenciales) o circuitos reafirmantes (baños turco, chorros a presión, hidromasaje con sales, eslectroestimulación).

Más información: Asociación Nacional de Estaciones Termales (915490300); Sociedad Española de Hidrología Médica (Tel.: 915546871); http://www.termasworld.com/ (incluye una guía de Spas urbanos en toda España).



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page