ESTÁS LEYENDO...

¿Qué se cuece en la farmacia?.

¿Qué se cuece en la farmacia?.

Aunque no ofrece la
variedad de opciones que, por ejemplo, se puede conseguir en un supermercado,
la oficina de farmacia es un lugar de referencia cuando se trata de adquirir
nutrientes específicos que se necesitan para subsanar algún déficit, tratar
determinada  dolencia o, simplemente,
incrementar el bienestar.

Cápsulas, jarabes, líquidos, granulados,
fórmulas en polvo… estas son algunas de las presentaciones en las que se
puede encontrar en la farmacia los productos alimenticios. ?Cada día son más las
personas sanas que acuden a la farmacia para adquirir preparados alimenticios,
tanto para situaciones particulares como para el consumo habitual; de hecho,
los alimentos suponen un  8,57 por ciento
del total de los productos de
parafarmacia que se
encuentran en las oficinas de farmacia?, explica Aquilino García, vocal de
Alimentación del  Consejo General de
Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Según el informe
?Alimentación en la oficina de farmacia?, elaborado por este organismo, dentro
de este grupo de productos, los que cuentan con mayor  presencia en la farmacia son los complementos
alimenticios para adultos, seguidos de los alimentos tradicionales y los
productos a base de plantas y sus extractos. Se distinguen dos categorías, en
función del tipo de consumidor al que van dirigidos: los destinados a personas
sanas y los que están específicamente formulados para  subsanar situaciones especiales.

Sin receta pero con
?consejo?

Estos productos no precisan receta médica y,
respecto a los alimentos que se adquieren en otros establecimientos, presentan,
según el Vocal de Alimentación, el gran valor añadido del consejo del
farmacéutico. ?Éste no sólo es el especialista de los medicamentos sino que,
además, es un técnico de la alimentación y nutrición y, lo que lo hace aún más
importante: se trata del profesional de la salud más cercano y accesible a la
población. Son diez millones de consejos en alimentación los que anualmente
ofrecen los farmacéuticos desde las oficinas de farmacia, independientemente de
las dispensaciones. Esto no es posible en aquellos establecimientos en los que,
simplemente, se ?venden? los alimentos?.

En cuanto al tipo de información que los
usuarios deben demandar del farmacéutico, Aquilino García señala que ésta debe
ajustarse a una serie de premisas: ?Ha de ser individualizada, dependiendo de
las necesidades de cada individuo, explicando en cada momento las
características del producto, sus bondades, posibles interacciones, la forma de
tomarlo, la cantidad, etc. Hay que tener muy en cuenta la medicación que está
tomando la persona que consulta así como asegurarse de que ésta ha comprendido
bien las explicaciones, sobre todo si se trata de personas mayores. Tanto los
productos alimenticios como la información que de ellos se imparta deben reunir
los requisitos de calidad, seguridad y fiabilidad?.

Para todos los gustos
y necesidades

Dentro de la categoría de productos
alimenticios para personas sanas hay varios subgrupos. Tal vez el más popular
sea el compuesto por los alimentos para el control de peso, los cuales están
formulados de tal forma que pueden sustituir total o parcialmente la dieta
diaria. Sin embrago, y pese a que estos son los que acaparan más titulares en
los medios de comunicación, hay otras categorías igual de importantes y que
vienen a solucionar muchas de las necesidades nutricionales de colectivos muy
concretos:


1-Alimentos
infantiles:

-Señas de identidad: Se trata de aquellos productos destinados a
satisfacer las necesidades específicas de los lactantes y los niños de corta
edad que gozan de un buen estado de salud, como complemento a su dieta o para
facilitar su progresiva adaptación a los alimentos normales.

Qué se ofrece en la farmacia: Su
presentación más habitual es en forma de polvos o copos para reconstruir con
agua, leche o caldos. También están disponibles en forma de brick
con el producto ya preparado, listo para consumir, o en tarritos.

Lo que hay que saber: Aunque
actualmente las farmacias ya no tienen la exclusividad para la venta de estos
productos, lo cierto es que adquirirlos en estos establecimientos presenta la
ventaja de contar con el consejo del farmacéutico, algo que es muy de agradecer
sobre todo cuando se trata de padres primerizos o en los casos en los que el
niño presenta algún problema relacionado con la alimentación: intolerancia al
gluten o a la lactosa, alergia a alguno de los componentes de las fórmulas
infantiles, etc.


2-Alimentos para
deportistas

Señas de identidad: Son aquellos
productos que incluyen en su formulación nutrientes específicos para
incrementar la resistencia y la potencia física y reparar la fibra muscular.

Qué se ofrece en la farmacia: Por un
lado, bebidas isotónicas para reponer los electrolitos perdidos por el sudor y,
por otro, productos que suponen un aporte de aminoácidos, proteínas, vitaminas
liposolubles del grupo B; hierro y calcio, elementos todos ellos de los que
puede ser deficitario el deportista

Lo que hay que saber: Aunque las
necesidades nutricionales de las personas que hacen deporte habitualmente varía
en función de la intensidad, duración y tipo de ejercicio físico, en general
deben consumir una dieta en la que estén presentes las proteínas y relativamente
alta en carbohidratos, para optimizar la disponibilidad de glucógeno muscular
(el combustible principal durante el ejercicio intenso) y obtener así mayor
resistencia. La ingesta de grasas debe suponer un 25-30 por ciento de las
calorías totales: el exceso puede derivar en obesidad, mientras que el defecto
puede llevar a la carencia de vitaminas liposolubles.


3-Alimentos para
personas de edad

-Señas de identidad: Se encuadran dentro de esta categoría
aquellos productos adaptados a las necesidades nutricionales de las personas mayores
(con poca sal, sin grasas animales ni exceso de colesterol…). Su
característica principal es que son ricos en todos aquellos nutrientes que
suelen ser deficitarios a estas edades: calcio, magnesio, hierro, cobre,
manganeso, vitaminas B12, B6 y riboflavina.

-Qué se ofrece en la farmacia: Platos precocinados,
condimentos, sazonadores controlados en grasas, sales y azúcares; leches,
cremas y sopas pobres en sodio y enriquecidas con calcio y otras vitaminas o
minerales.

-Lo que hay que saber: La dieta del anciano debe cumplir
una serie de requisitoss: ser poco abundante en
cantidad; de fácil digestión; con bajo contenido en grasas animales; y
atractiva, de forma que estimule su apetito.


4-Alimentos
tradicionales

Señas de identidad: Son aquellos que
han demostrado su acción beneficiosa sobre el organismo humano desde hace mucho
tiempo y de los que posteriormente se ha estudiado su composición para conocer
a qué principios inmediatos se deben tales reacciones.

Qué se ofrece en la farmacia: Aceites y
grasas de origen vegetal (de onagra, de ajo) o animal (de pescado); fibra alimentaria (una de sus variantes, el chitosán,
ha cobrado gran protagonismo en los últimos tiempos); complementos alimenticios
a base de algas; edulcorantes; sustancias naturales como el ginseng
o el guaraná?

Lo que hay que saber: Muchos de los
alimentos adscritos a esta categoría han sido objeto de numerosos estudios e
investigaciones científicas que han puesto en evidencia sus múltiples
beneficios para la prevención y curación de las patologías más frecuentes entre
la población: el aceite de onagra se utiliza en el tratamiento del síndrome
premenstrual y, también, para la prevención de la hipertensión, las
enfermedades cardiovasculares, las alteraciones de la piel y los dolores
articulares; los aceites de pescado son ricos en ácidos grasos esenciales, lo
que los convierte en una opción muy recomendada para prevenir cardiopatías; la
fibra se emplea para corregir el estreñimiento, combatir la obesidad y tratar
la hipercolesterolemia; el chitosán, combinado con la
vitamina C, actúa como un antioxidante protector del epitelio intestinal?


5-Complementos
alimenticios para embarazo y lactancia

-Señas de identidad: Son productos que aportan las sustancias y
nutrientes que deben estar presentes en la dieta de la madre para prevenir
problemas asociados a su déficit como abortos, anomalías congénitas del feto,
falta de desarrollo mental, etc. Especialmente importante en este sentido son
los suplementos de ácido fólico, un nutriente que sólo está presente en alimentos
muy concretos (algunos de los cuales no están aconsejados durante el embarazo)
como la verdura de hoja verde, el hígado o el riñón, de ahí que en la mayoría
de los casos sea necesaria la suplementación.

-Qué se ofrece en la farmacia: Complementos alimenticios que
suponen un aporte de todos aquellos nutrientes que son fundamentales en la
gestación: proteínas, vitaminas del grupo B, D3 y, sobre todo, ácido fólico.

-Lo que hay que saber: Todos estos complementos son muy
importantes en aquellos casos en los que, por alguna razón, la futura madre no
puede consumir los alimentos que los contienen: gestantes vegetarianas (no
toman proteínas de origen animal); personas con alergias (a través de la leche
materna pueden transmitir al niño los alergenos), etc.


6-Complementos
alimenticios

Señas de identidad: Son aquellos
productos cuyo fin es complementar la dieta normal y que consisten en fuentes
concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tienen un efecto
nutricional o fisiológico. Están comercializados de forma que permiten una
dosificación determinada y deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias.

-Qué se ofrece en la farmacia: Vitaminas y minerales de todo tipo
y también otros productos que incorporan ingredientes activos como aminoácidos,
plantas, etc.

-Lo que hay que saber: El estilo de vida actual (comidas
rápidas, horarios irregulares) ha convertido a estos productos en
imprescindibles, debido a la necesidad de complementar la dieta diaria con
ellos para equilibrar las necesidades de vitaminas, minerales y otros
ingredientes necesarios.

La alimentación
?especial?

La segunda categoría de alimentos son aquellos
que están destinados a situaciones específicas, esto es, a personas con
problemas, por lo que están clasificados como ?de usos médicos especiales?.
Incluyen, por un lado, los productos dietoterápicos y
por otro los destinados a la nutrición enteral.

Dentro de los primeros se agrupan todos
aquellos productos para regímenes nutricionales específicos: alimentos sin
gluten; con contenido reducido de aminoácidos o sin ellos; con contenido
reducido de calorías; ricos en calorías; con variaciones cuali-cuantitativas
en grasas, carbohidratos, proteínas, sales o iones: hipoalergénicos y
específicos para diabéticos.

La nutrición enteral
es una modalidad que cuenta cada vez con más demanda, de ahí que exista
actualmente una amplia variedad de preparados. Las fórmulas enterales
se basan fundamentalmente en la mezcla de los tres nutrientes energéticos:
proteínas, grasas e hidratos de carbono, enriquecidos con las cantidades
necesarias de otros nutrientes no energéticos, por lo que constituyen una base
nutricional completa que permite que sean la única fuente nutricional a largo
plazo. Además, la nutrición enteral domiciliaria
supone para el enfermo una atención más humanizada que la que recibe en el
hospital, lo que redunda en su mejoría  y
en su bienestar.

Los ?superventas?

Según se refleja en el informe del Colegio de
Farmacéutico (que supone un estudio comparativo de todos los alimentos
codificados desde junio de 1999
a junio del 2006), los productos alimenticios que han
experimentado un crecimiento más notorio en los últimos tiempos son aquellos a
base de aceites vegetales y de pescado. Otros alimentos ?en alza? son la fibra,
los productos a base de polen y la jalea real. Les siguen de cerca los que
están compuestos a base de plantas y sus extractos, con o sin vitaminas. El
consumo de las isoflavonas de soja, uno de los
nutrientes ?de moda? crece lentamente, pero se mantiene.



?Son muy importantes también los alimentos
infantiles, los alimentos para situaciones especiales, la dulcería y las
bebidas con electrolitos?, comenta Aquilino García.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page