ESTÁS LEYENDO...

¿Quieres adelgazar? conoce tu metabolismo.

¿Quieres adelgazar? conoce tu metabolismo.

Si a un lado están los que
comiendo poco todo les engorda, al otro están los que por más que comen, siguen
manteniendo su peso intacto. El por qué de las injusticias en la báscula

Si hay
algo personal e intransferible en nuestro organismo, es el metabolismo. El
mejor o peor aprovechamiento de los nutrientes es lo que caracteriza a un
metabolismo con tendencia a engordar o a adelgazar, un fenómeno en el que no
interfiere nuestra voluntad, sino la genética, además de una serie de variables
como el sexo, la propia condición física o determinadas condiciones climáticas.

Qué es el metabolismo

Cuando
hablamos de metabolismo estamos hablando de un conjunto de procesos o
reacciones químicas, encargadas de transformar los alimentos en energía
(calorías) para nuestras células. Podríamos clasificar los nutrientes en tres
grupos: hidratos de carbono (pan, pastas, legumbres, patatas?), proteínas
(pescados, huevos y carnes fundamentalmente) y grasas o lípidos (aceites,
carnes, margarinas?). La transformación de cada grupo por su metabolismo
correspondiente se hace de manera independiente, aunque íntimamente relacionada
entre sí, de manera que si algo no va bien en alguno de ellos, pueden
producirse problemas metabólicos como la diabetes, el exceso de colesterol, los
problemas de sobrepeso o de obesidad en el individuo.

Variables de eficiencia

Además
de la genética, existen una serie de variables que influyen en la mayor o menor
eficacia del metabolismo: 

  1. La condición y el ejercicio físico: cuanto mejor sea la
    forma física, el organismo consumirá más grasa con la misma actividad.
  2. La dieta diaria: sin hidratos de carbono
    el organismo se queda sin glucosa, no pudiendo metabolizar las grasas.
  3. El sexo: debido a las hormonas, las mujeres
    ahorran más glucosa y usan menos proteínas.
  4. Las condiciones climáticas: ahora que ha llegado
    el buen tiempo, los esfuerzos en días calurosos provocan un mayor consumo
    de glucosa, por lo que conviene aumentar el consumo de hidratos de
    carbono.
  5. La propia morfología del individuo.
  6. Costumbres sociales como la alimentación o el
    sedentarismo
    también influyen en la mayor o menor eficacia del
    metabolismo.

Tres mejor que uno

Como
hemos visto, no hay un solo metabolismo, sino tres, estrechamente relacionados
entre sí y que confluyen en el llamado Ciclo de Krebs: el metabolismo de los glúcidos
(hidratos de carbono), el de los lípidos o grasas y el de las proteínas. El
producto final de la transformación de los glúcidos es la glucosa, que a su
vez, sirve de base para el metabolismo de las proteínas y de las grasas. Todos
estos nutrientes, una vez metabolizados y transformados en calorías (combustible
necesario para el mantenimiento de los procesos vitales), sirven de alimento a
las células, permitiendo el mantenimiento constante de la actividad vital. El organismo
puede utilizar esta energía como combustible, o almacenarla como reserva en los
tejidos o distintos órganos de nuestro cuerpo. Por ejemplo, en el metabolismo
de los glúcidos, la glucosa en que se han transformado los hidratos de carbono puede
ser quemada por las células para producir energía, o ser almacenada, bien en
forma de glucógeno, bien en forma de grasa. Cuando la glucemia (concentración
de glucosa en la sangre) es relativamente baja, como ocurre durante las horas
de ayuno, o cuando las necesidades energéticas del organismo son elevadas, como
ocurre durante el ejercicio físico, la mayor parte de la glucosa sanguínea es
captada por las células de los distintos tejidos para ser quemada. Por el contrario,
tras las comidas, cuando la glucemia se eleva, la mayor parte de la glucosa se
tranforma en glucógeno o en grasa cuando los depósitos de glucógeno están
saturados. Por ejemplo, en ayunas, si el metabolismo funciona bien,
probablemente se queme, pero de no ser así se almacenará acumulando grasa en
los tejidos y órganos.

Cómo se comportan los
alimentos

Cada
alimento necesita de una determinada carga de energía para ser metabolizado:
por ejemplo, si los hidratos de carbono son los mejor aprovechados por nuestro
organismo al ser los que menos cantidad de energía necesitan, las proteínas (carnes
y pescados) son las menos rentables, ya que son las que más energía necesitan.
Por su parte, las grasas, aunque constituyan la mayor reserva de nuestro
organismo, necesitan de mucha energía para ser metabolizadas. Los nutrientes
mejor aprovechados por el metabolismo son los hidratos de carbono, puesto que
requieren menos energía para su obtención final. En cambio, los alimentos ricos
en grasa tienen un contenido energético mucho mayor. Esto es lo que se conoce
como acción dinámica específica de los alimentos. Para facilitar los cálculos
del valor energético de los alimentos se toman unos valores estándar para cada
grupo: un gramo de glúcidos libera al quemarse unas 4 calorías, mientras que un
gramo de grasa produce 9. Pero no todos los alimentos que ingerimos se queman
para producir energía, sino que parte de ellos se usan para reconstruir tejidos
o facilitar reacciones químicas. Las vitaminas y los minerales, por ejemplo,
así como los oligoelementos, el agua y la fibra se consideran nutrientes que no
aportan calorías.

No hay dos iguales

En
lo que se refiere al metabolismo, no hay dos iguales: cada ser humano necesita
su propia cantidad de calorías para vivir (Tasa de Metabolismo Basal o TMB), lo
que viene determinado por:

v     
El metabolismo basal:es
el mínimo de energía necesaria para mantener la funciones vitales básicas. Para
medir la TMB, la persona ha de estar en reposo físico y psíquico, en ayunas de
12 horas y a una temperatura ambiente de 20 º. La tasa metabólica depende de
variables como el peso corporal, la relación entre masa de tejido magro y
graso, el tipo de piel o incluso la aclimatación a una temperatura determinada.
La TMB también es algo más baja en las mujeres que en los hombres (mayor
cantidad de grasa en la piel).

v     
La edad: a medida que crecemos
disminuye la intensidad de nuestro metabolismo, es decir, necesita de menos
energía para metabolizar los alimentos, o lo que es lo mismo, el aporte
calórico necesario para el mantenimiento de las funciones vitales es menor, ya
que los procesos químicos internos se ralentizan. Si los niños tienen tasas
metabólicas muy altas, los ancianos la tienen muy reducida.

v     
El
mayor o menor esfuerzoo ejercicio al que sometemos al
organismo.

v     
La
acción dinámica específica de los
alimentos
, o cantidad de energía que un alimento necesita para ser
metabolizado.

v     
El
índice de desaprovechamiento de los
alimentos
: por ejemplo la fibra se desaprovecha casi por completo.

La mejor dieta:

estimular el metabolismo

A
la hora de plantearnos una dieta de adelgazamiento, conviene saber cuál es
exactamente nuestro gasto calórico, es decir, la energía que consumimos para
realizar nuestras funciones internas. Normalmente el gasto calórico de una
persona que tiene una actividad física fuerte es mucho mayor que el de una
persona sedentaria. Si ingerimos más calorías de las que necesitamos por
nuestra constitución y desgaste físico, engordaremos. Para saber cuánto gasta
nuestro cuerpo en un día en relación a nuestra talla, peso y actividad habitual
(gasto calórico total), prueba con la siguiente
fórmula: multiplica el factor fijo
(cifrado en 0,9 para las mujeres y en 1 para los hombres) por la actividad física (que oscila entre baja (30-35 kilocalorías),
mediana (40-50 kilocalorías), y fuerte (50-60 kilocalorías)) y por tu peso en kilos. El resultado
obtenido será el aporte calórico que necesitas por día según tu peso y
actividad fisica. Si te has decidido a adelgazar, puedes bajar el número de
calorías, pero eso sí, teniendo en cuenta que nunca deberás reducir el número
de calorías por debajo del mínimo que necesita tu organismo para mantener sus
funciones vitales (Gasto para el Metabolismo
Basal).

Esto último se calcula multiplicando el factor
fijo
(cifrado en 0,9 para todo el mundo) por loskilos de peso y por 24 horas. Una vez conocido esto considera
que es imprescindible seguir una dieta que contemple siempre la inclusión de
las tres moléculas vitales que son los hidratos de carbono, las proteínas y los
lípidos, con objeto de estimular al metabolismo. Cualquier dieta que excluya
uno de estos nutrientes y que se limite a reducir el número de calorías, a la
larga puede ser contraproducente, ya que cuando el cuerpo se acostumbre a la
carencia,  reducirá el gasto energético.
Conviene pues, ingerir estos tres grupos de alimentos pero de una manera
equilibrada y sin excederse. Tampoco sirven aquellas dietas que excluyen el
desayuno o la cena. El desequilibrio bioquímico que se consigue a la larga provoca
la acumulación de sustancias nocivas en el organismo. Por ejemplo, un estudio
realizado por investigadores del Centro Médico Universitario de Utrecht
(Holanda), ha demostrado que la reducción calórica excesiva se asocia con un
riesgo aumentado de cáncer de mama.

*Fórmula para calcular el
gasto energético

Factor fijo x actividad
fisica x kg de peso

Ejemplo: una mujer de 66
kilos con una actividad física baja, deberá consumir al día:

0,9 x 35 x 66 =
2079 calorías

*Fórmula para calcular el
gasto para el Metabolismo Basal

Factor fijo x kg de peso x
24 horas

0,9 x 66 x 24 = 1425 calorías.

El régimen de adelgazamiento
a seguir nunca deberá contemplar un aporte calórico inferior a 1425 calorías
por día.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page