ESTÁS LEYENDO...

Recupera la forma con… la electroestimulació...

Recupera la forma con… la electroestimulación.

Una técnica con múltiples aplicaciones, aunque quizás la más conocida para el público general sea en el campo de la estética. Pero lo cierto es que sus beneficios son reconocidos también en la actividad deportiva y como apoyo terapéutico en el tratamiento de lesiones y problemas circulatorios.

Se trata de un sistema que permite reproducir el mecanismo natural de contracción y relajación muscular que se realiza a través de un aparato llamado electroestimulador. Mediante el mismo se envían una serie de impulsos eléctricos que excitan el nervio motor transmitiendo esta excitación a las fibras musculares y produciendo un verdadero trabajo muscular, proporcionando unos beneficios para el cuerpo humano. Esta técnica copia el proceso que se produce cuando se realiza deporte, donde el cerebro envía una señal a los músculos para que estos se activen. En el caso de la electroestimulación, el aparato envía una señal a un electrodo colocado en la piel produciendo del mismo modo una contracción del músculo.

La principal ventaja que tiene este sistema es que permite actuar a un nivel muy localizado, potenciando la actividad de aquellas zonas que más lo necesitan. Todo ello sin cansancio físico. La electroterapia tonifica, endurece el músculo y proporciona elasticidad en un proceso que actúa desde los tejidos más internos hasta los más externos. Además produce un efecto de relajación y favorece la lucha contra el estrés, apreciándose una sensación general de bienestar.

Sus aplicaciones son múltiples, desde el tratamiento del dolor, dependiendo del tipo y la zona a tratar, hasta el tratamiento de trastornos vasculares ya que produce una intensificación de la circulación. Además su eficacia ha sido probada con éxito en la rehabilitación tras una lesión o periodos de inactividad e inmovilidad, y en el campo del deporte como mejora de la potencia y rendimiento muscular.

En el campo de la estética las aplicaciones son múltiples. Las técnicas de electroestimulación permitirán recobrar y mantener la firmeza corporal, mayor firmeza y elasticidad cutánea y una mejora visible de la silueta. El sedentarismo, la falta de tiempo para hacer ejercicio provocan una infrautilización muscular y una disminución de la fuerza y firmeza de la piel, además de tender al aumento de grasa. Existen diferentes programas de electroestimulación para atajar estos problemas:

  1. Tonificación:
  2. destinado a preparar los músculos para empezar a trabajar con el programa siguiente, además de ser usado como tonificante de los mismos.

  3. Firmeza:
  4. recupera la firmeza y la función de sostén de los músculos. Este programa da muy buenos resultados en brazos, abdominales, glúteos y piernas.

  5. Definición:
  6. una vez que los músculos han recuperado la firmeza, la aplicación de este programa consigue dar forma y moldear la zona tratada.

  7. Cutáneo-elástico:
  8. actúa sobre la piel, mejorando la circulación y la elasticidad. Se aconseja en personas que han perdido peso para devolver a la piel su elasticidad natural.

  9. Afinamiento:
  10. Se trata de un programa destinado únicamente a la zona abdominal y las zonas de grasa que la desdibujan.

  11. Calorilisis:
  12. el objetivo es conseguir quemar el máximo de calorías, aunque para consolidar este efecto es necesario seguir una dieta adecuada.

  13. Adipostress:
  14. Programa complementario a los tratamientos de la celulitis.

.

Aunque la electroestimulación no presenta ningún riesgo alguno para la salud, está contraindicado en los siguientes casos:

    • Pacientes portadores de marcapasos
    • Pacientes que han padecido episodios de trombosis
    • Enfermos de epilepsia
    • Afectados por hernia inguinal o abdominal
    • Las mujeres embarazadas no deben aplicarse los electrodos en el abdomen
    • No debe utilizarse como reafirmante de la piel de la cara.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page