ESTÁS LEYENDO...

RIESGO CARDIOMETABÓLICO, EL RETO DEL SIGLO XXI

RIESGO CARDIOMETABÓLICO, EL RETO DEL SIGLO XXI


El riesgo cardiometabólico (RCM) agrupa una serie de factores modificables que pueden predisponer a algunos individuos a desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular. No se trata de una enfermedad en sí misma sino de un grupo de trastornos metabólicos que, de forma individual o en combinación, pueden incrementar el riesgo de padecer estas enfermedades. Lo cierto es que estos factores, además de aumentar en incidencia han crecido en número, y a los ya tradicionales, se unen nuevos marcadores asociados al estilo de vida actual.


 

 Riesgo Cardiometabólico, el reto del siglo XXI




 

Factores de RCM Emergentes:



·
       


Adiposidad intraabdominal (exceso de grasa en el interior del abdomen)



·
       


Nivel bajo de colesterol HDL (colesterol bueno)



·
       


Nivel alto de triglicéridos (tipo de grasa existente en la sangre)



·
       


Insulina-resistencia (incapacidad del organismo para responder o utilizar la insulina correctamente)



·
       


Inflamación (niveles bajos de adiponectina y/oniveles altos de proteína C-reactiva)


 

Factores de RCM Clásicos:



·
       


Hiperglucemia (nivel de azúcar alto en la sangre)



·
       


Hipertensión (presión arterial alta)



·
       


Hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol LDL o colesterol malo)


 

OBESIDAD

La obesidad clínica severa o mórbida es una enfermedad caracterizada por el exceso de depósito de grasa corporal. La padecen los pacientes cuyo peso corporal oscila entre un 50 y un 100% por encima del ideal, o bien, lo supera en 45 kg. Es un problema de salud muy importante que amenaza la vida de los pacientes y, en ningún caso, se trata de un problema estético que pueda resolverse con cirugía plástica o estética. Los datos detallados a continuación, lo corroboran.

De las personas obesas, las que presentan un exceso de adiposidad abdominal son las que tienen mayor riesgo de desarrollar dislipemia, diabetes tipo 2 y, finalmente, enfermedades cardiovasculares. El diagnóstico se realiza midiendo el perímetro de cintura. Mediciones superiores o iguales a 102 centímetros en hombres y a 88 en mujeres revelan obesidad abdominal.


 

Un nuevo tratamiento,
el rimonabant, mejora múltiples factores de riesgo cardiometabólico en pacientes obesos o con sobrepeso. Se trata de un bloqueador selectivo de los receptores del sistema endocannabinoide, sistema fisiológico del organismo del control del equilibrio energético, del metabolismo de la glucosa (azúcar) y de los lípidos (grasas), así como de la regulación del peso corporal. La hiperactividad del sistema endocannabinoide puede provocar la acumulación de grasa en las células y en el hígado. Rimonabant, al bloquear los receptores CB1 provoca como principales beneficios una disminución de la ingesta de alimentos, una pérdida de peso y una mejoría de los factores de riesgo cardiometabólico como la reducción de los niveles de azúcar en sangre, el aumento de los niveles bajos de colesterol HDL bueno y la reducción de los niveles altos de grasa (triglicéridos) en sangre.


 

ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR (ECV)

Es el término con el que se conoce una amplia variedad de patologías que afectan al corazón y los vasos sanguíneos, como la cardiopatía isquémica, la enfermedad cerebrovascular, la hipertensión arterial y la enfermedad vascular periférica. Incluye también otras enfermedades como la cardiopatía reumática (daño en el corazón provocado por fiebre reumática) y cardiopatía congénita (malformaciones de la estructura del corazón en el nacimiento). La ECV va acompañada de accidentes como infarto de miocardio, angina e ictus.


 

Las enfermedades cardiovasculares son responsables de la tercera parte de todas las muertes en el mundo (cada año fallecen 17 millones de personas por esta causa). Además de su elevada mortalidad, también son una importante causa de incapacidad y cronicidad, de tal modo que se prevé que en el año 2020, constituirán la mayor causa de incapacidad en todo el mundo. En España, el infarto de miocardio supone la primera causa de muerte en hombres, y el ictus (infarto cerebral) la segunda causa en mujeres.



 


Según los resultados del estudio ONTARGETTM,
publicados en  la revista científica New England Journal of Medicine


,


telmisartan,

un antagonista del receptor de la angiotensina II, ARA II
,

suponeuna nueva opción terapéutica en la reducción del riesgo de muerte, infarto de miocardio, ictus y hospitalización por insuficiencia cardiaca en pacientes de alto riesgo. Según explica el Dr. José Luis Zamorano, jefe de la Unidad de Imagen Cardiovascular del ICV (Instituto Cardiovascular) del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y presidente de la Asociación Europea de Ecocardiografía e Imagen Cardiaca de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), ONTARGETTM demuestra el beneficio de telmisartan en pacientes de alto riesgo, y su mejor tolerabilidad frente al tratamiento estándar con ramipril, que presenta mayor número de efectos adversos.  El beneficio de telmisartan es comparable al obtenido con ramipril, fármaco considerado como mejor en la clase los IECAs en prevención cardiovascular.



 

COLESTEROL


El colesterol es una grasa normal que circula por la sangre y que es necesaria para muchas funciones del organismo. Las partículas LDL –también llamadas colesterol malo- pueden encontrarse en cantidad excesivamente alta en la sangre, bien por un exceso de grasas en la alimentación, bien porque el organismo produce y/o absorbe más colesterol del necesario. Si, además, no hay suficiente colesterol HDL –o colesterol bueno- que “retira” el colesterol de las arterias, éste se acumula en sus paredes dando lugar a la aterosclerosis. Estas acumulaciones de colesterol van creciendo y pueden llegar a cerrar el paso de la sangre por los vasos sanguíneos (arterias). Si la sangre no llega adecuadamente al corazón puede producirse un infarto de miocardio o una angina de pecho; si no llega al cerebro puede producirse un ictus o infarto cerebral.


 

Las estatinas son la primera opción terapéutica
que se debe usar para conseguir un buen control del colesterol LDL, comúnmente denominado “colesterol malo”. Sólo una vez agotada esta vía podría utilizarse otras opcionesen pacientes con los que, a pesar de las medidas anteriores, no se consigue un buen control o con aquellos que no toleran bien el tratamiento. Esta es una de las principales conclusiones que se derivan del estudio ENHANCE, que acaba de ser publicado por el New  England Journal of Medicine.


 

DIABETES

Los diabéticos de tipo 2 no producen insulina suficiente o no pueden utilizarla de manera adecuada. Una enfermedad prácticamente asintomática en sus fases iniciales lo que provoca que, con frecuencia, las personas que la padecen presenten complicaciones en el momento del diagnóstico. Los actuales hábitos de vida sedentarios y el incremento de las tasas de obesidad en los países desarrollados son algunos de los factores que influyen en la incidencia de la diabetes mellitus tipo 2. Aproximadamente, el 12% de la población española sufre esta patología, que aumenta significativamente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.


 

Recientemente se celebraban las Jornadas de Actualización Terapéutica Diabetes Tipo 2, donde se abordaban los nuevos estudios que han surgido en el campo de la terapéutica, y muy especialmente los
nuevos fármacos
, como las incretinas y las gliptinas. El mecanismo de la regulación de la glucosa se realiza a través de unas hormonas llamadas incretinas, que se activan cuando se ingieren alimentos y estimulan la liberación y aumento de la insulina y la reducción de la producción de glucosa. Entre los tratamientos actuales que se incorporan al arsenal terapéutico contra la diabetes están los miméticos de incretinas (que imitan el efecto de las incretinas) y los inhibidores de la DPP-4 (gliptinas). La DPP 4 es una enzima responsable de que se active o bloquee la producción de la glucosa. Su inhibición mejora la capacidad natural del organismo para regular los niveles de glucosa.


 

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La hipertensión, o tensión arterial alta, es una elevación sostenida de los niveles de presión sanguínea (la fuerza con que la sangre circula por el interior de las arterias de nuestro cuerpo). La hipertensión arterial es asintomática y esta ausencia de síntomas puede hacer que la enfermedad sea infradiagnosticada y que su tratamiento no sea el óptimo. Se calcula además que 7 de cada 10 pacientes no alcanzan su objetivo de presión arterial, en su mayoría por incumplimiento terapéutico.

Si la presión arterial se regula adecuadamente, la incidencia de accidente cerebrovascular se puede reducir prácticamente a la mitad, la de infarto de miocardio un 25% y la de insuficiencia cardíaca un 50%.


 

Un nuevo tratamiento para la enfermedad
contribuye a facilitar la toma de medicación de los pacientes, gracias a la combinación de los dos principales antihipertensivos. Así ofrece los mecanismos de acción complementarios de valsartán (antagoniza el receptor de la angiotensina II –ARAII- una hormona que hace los vasos sanguíneos se cierren y se estrechen) y de amlodipino (bloquea la entrada de calcio en las paredes de los vasos sanguíneos).


 




COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page