ESTÁS LEYENDO...

RINOSINUSITIS, resfriados de invierno

RINOSINUSITIS, resfriados de invierno

Cuando el resfriado dura más de cinco días, se puede hablar de rinosinusitis aguda, cuyos síntomas más característicos son la inflamación de la mucosa nasal o la pérdida de olfato. Un simple resfriado puede provocar esta enfermedad que padecen más de un millón de españoles.

En España se producen cada año 1.800.000 nuevos casos de rinosinusitis aguda, una enfermedad que padece alrededor del 2% de la población con resfriado. La fecha de mayor incidencia es el invierno, debido a la conjunción de frío y cambios de temperatura, produciendo síntomas característicos de la enfermedad como congestión y obstrucción nasal, picor y estornudos. Además, la rinosinusitis aguda puede verse acompañada de otros síntomas secundarios como la conjuntivitis, tos seca, dolor de cabeza, inflamación de la mucosa nasal, pérdida de olfato, problemas de sueño y afectación de los oídos o la garganta, entre otros.


 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosMás de cinco días


Los repentinos cambios de temperatura de los meses de invierno afectan al organismo y traen consigo la aparición de resfriados y molestias en la garganta. Estas afecciones se suelen curar tras un periodo de tres a siete días. Sin embargo, si el resfriado dura más de cinco días y menos de 12 semanas, puede tratarse de una rinosinusitis aguda, en la que generalmente existe como base un proceso inflamatorio, no infeccioso, por lo que, según los especialistas, debe tratarse con corticoides intranasales.
Además, es importante resaltar que el resfriado es la causa más importante de absentismo laboral y escolar. Se calcula que la población española adulta suele tener cada año una media de dos resfriados, registrándose las cifras más altas de prevalencia en los meses del invierno, dado que el contagio es mucho más fácil por permanecer durante más tiempo en espacios cerrados, y expuestos a un nivel bajo de humedad que facilita la sequedad de la mucosa nasal y con ella el virus. En el caso de los niños, la mayoría suele tener su primer resfriado en los primeros doce meses de vida, que habitualmente se repite varias veces a lo largo del año hasta que cumplen tres o cuatro años de edad.

Inflamación, que no infección

Cuando se quiere poner punto y final a los catarros que derivan en rinosinusitis aguda, hay que tener en cuenta que su componente principal es la inflamación y no la infección. En este sentido, el doctor Joaquim Mullol, coordinador de la Unidad de Rinología y Clínica del Olfato del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínico de Barcelona, apunta que “la rinosinusitis debería tratarse sintomáticamente con corticoides intranasales. Sin embargo, la realidad muestra que frecuentemente se utilizan de entrada antibióticos, que no tienen ningún efecto y que además suponen un coste mayor de tratamiento”. Según el estudio PROSINUS, el coste del tratamiento de la rinosinusitis asciende a 800 euros anuales por paciente, provocado fundamentalmente por el uso excesivo de antibióticos. De hecho, se estima que el 60% de los médicos de Atención Primaria y un 43% de los otorrinolaringólogos prescriben antibióticos de entrada y otros tratamientos, como los mucolíticos, sin que se consiga el efecto deseado. Además, el mal uso de los antibióticos produce resistencias en el organismo, por lo que cada vez es más difícil tratar a la población en casos graves.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page